Feriado en casa: aprovechá la basura del fin de semana y armá tu compost - LA GACETA Tucumán
Sociedad

Feriado en casa: aprovechá la basura del fin de semana y armá tu compost

Feriado en casa: aprovechá la basura del fin de semana y armá tu compost

Todo lo que tenés que saber para prepararlo.

12 Oct 2020 Por Camila Carceller

Te levantaste esta mañana y viste toda la basura del fin de semana. Es feriado, tenés todo el día por delante y te ponés a limpiar. ¡Pará! Todavía no tires las bolsas. Agarrá un recipiente y aprovechá para comenzar tu compost. 

¿Qué es un compost? Es un fertilizante natural creado a partir de una mezcla de desechos orgánicos y de tierra, que sirve para alimentar mejor a tus plantas y además para generar menos basura que afecte al medio ambiente.

Es importante saber que si bien el compost es un "rejunte" de desechos, no todas las sobras sirven. Hay que tener en cuenta ciertos datos para prepararlo de la mejor manera y que no se eche a perder en el intento. 

"No tiene mucha dificultad, pero sí debemos tener claras tres ideas importantes antes de empezar: que necesitamos un compostador donde hacer crecer nuestro compost, que para que crezca necesitamos tres materias primas y que necesitamos mantener la humedad", explicó Gabriela Reyna, de Tienda de Plantas. 

Qué sí y qué no

Poner:
- Yerba usada del mate.
- Cáscaras.
- Semillas.
- Restos de verduras crudas.
- Cáscaras de huevos.
- Tierra virgen.

No poner:
- Cítricos, porque no les gustan a las lombrices por lo tanto no se descomponen y retrasan el proceso natural.
- Nada cocido. Restos de comida cocida no sirven.
- Nada animal. Ni grasa, ni carnes, ni huesos sirven en el compost.
- Enlatados.

La mezcla de compost casero va a ir creciendo a partir de diferentes tipos de materias primas:
- Hojas secas, ramas, fósforos, cáscaras de maní, papel, cartón
- Desechos húmedos: cáscaras de frutas y verduras, yerba, té, café, restos de poda, etc.

"La clave está en combinar el azúcar, la celulosa y el nitrógeno de los diferentes desechos orgánicos. Es importante que vayamos intercalando capas de diferentes productos húmedos o verdes y secos", mencionó Reyna.

Qué tener en cuenta

La tierra tiene que moverse de vez en cuando y también debe ser regada cada tanto. No permitas que se seque porque no te va a servir. La forma correcta de hacerlo es desde abajo para voltear la mezcla y que todo se integre. Si tu compost tiene lombrices, no hace falta que la toques porque ellas hacen ese trabajo por sí solas. 

Si tenés patio, podés pedirle al jardinero que te separe algo de pasto para tapar el compost, eso te va a ayudar a neutralizar el olor. También podés usar aserrín o viruta de madera. 

titulo

REUTERS

Si podés tené en la cocina a mano dos basureros, uno en el que tires las cosas que te van a servir para el compost y otro para los demás desechos. Eso te va a facilitar la tarea y, al final del día colocás todo junto en el recipiente. Por supuesto que si podés tener tres basureros para separar los tipos de desechos y reciclar, mejor. 

"No pongas el recipiente en el sol, tratá de que siempre esté en la sombra porque a las lombrices no les gusta el calor", resaltó Mariano Corbalán, dueño de Verdor. 

Es necesario tener un equilibrio en el nivel de humedad. Esto hará que la compostera no esté ni muy seca ni muy húmeda así el proceso de descomposición tiene bastante oxígeno.

Otra recomendación es cortar las cosas en trozos pequeños para acelerar el tiempo de descomposición: "porque así les damos más superficie a todos los microorganismos para accionar y trabajar sobre los alimentos", dijo Reyna.

Cuando nuestro compost esté listo para cosechar, la materia estará mucho más oscura, uniforme y ya no se podrán reconocer ni detectar las cosas que tiramos. Te vas a dar cuenta porque ya se habrán transformado en una mezcla distinta con un color y olor más homogéneo.

Lombrices

Son muy importantes en el armado del compost ya que son las encargadas de comer esos desechos y generar la descomposición natural necesaria para que el producto funcione. 

"Las lombrices comen dos veces su peso en desechos, por día, y los transforman en tierra. Podés armar un compost sin lombrices pero vas a demorar entre ocho y 10 meses hasta que esté listo. En cambio si tiene lombrices en menos de dos meses la tierra ya está lista para usar", explicó Corbalán. 

No sirve cualquier tipo de lombriz, solo las californianas y las podés comprar o pedir a algún conocido que ya tenga su compost. 

Dónde armarlo

Lo ideal es que, vivas en casa con patio o en departamento con balcón, siempre lo armes en un recipiente para poder taparlo y evitar inconvenientes. Es que si vivís en casa y lo dejás descubierto o al aire libre, puede ser un atractivo para los roedores y si vivís en departamento y no lo tapás, seguramente el olor nauseabundo de la descomposición te invada. 

Corbalán mencionó que la forma más utilizada es el recipiente de tres pisos. ¿Cómo se hace? Lo podés comprar armado o hacerlo vos con tachos de pintura chicos por ejemplo. Tenés que formar una estructura vertical con tres recipientes del mismo tamaño que vas a colocar uno encima del otro. A los dos de arriba tenés que hacerle agujeritos en la base y comenzás a llenar el tacho del medio con la tierra y los desechos. 

titulo

Una vez que ese piso esté listo para usar, alternás el orden con el primer piso y comenzás a llenar el otro tacho vacío. Los agujeritos harán que las lombrices puedan moverse de un lado al otro sin que vos tengas que trasladarlas y la base servirá como depósito para el agua que caiga de los tierra de arriba. Ese agua podés utilizarlo después para regar tus plantas ya que te ayudará a que crezcan fuertes. 

"Para empezar a probar también podés usar baldes de plástico, tachos de obra o cajas de madera", dijo Reyna. 

También podés hacerlo de la forma tradicional, con un tacho de pintura de 20 litros. No te olvides de hacerle agujeritos en la tapa para que la tierra pueda respirar. 

comentarios