Reclaman insumos al intendente Alfaro

EN TRES SEDES. Parte de los servicios de la Asistencia Pública funcionan en Balcarce al 500. la gaceta / foto de Antonio Ferroni EN TRES SEDES. Parte de los servicios de la Asistencia Pública funcionan en Balcarce al 500. la gaceta / foto de Antonio Ferroni

Las quejas de los trabajadores de la salud de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán por la falta de elementos de bioseguridad derivaron en un reclamo gremial. “Le retacean insumos al personal de enfermería que, en ocasiones, se provee de los elementos de su bolsillo, al igual que los administrativos”, denunció Osvaldo Acosta, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM). Los funcionarios de la Intendencia negaron los faltantes y deslizaron que la protesta se debe a la desinformación.

“Hay un viejo reclamo por condiciones dignas para los servicios de salud de la Municipalidad. La gente trabaja hacinada, y mezquinan barbijos, mascarillas, guantes y otros insumos”, planteó Acosta.

En marzo de 2018, tras una airada manifestación, la gestión del intendente Germán Alfaro había anunciado la remodelación y el mantenimiento del edificio ubicado en Chacabuco al 200. El proyecto quedó paralizado a causa de la crisis económica. Desde entonces, los servicios se dividen en tres sedes: Santiago del Estero 185, Balcarce 532 y San Juan 153. “Los trabajadores vivimos un ataque reiterado de la Municipalidad. A los pedidos constantes se suma que no nos reciben para dialogar y que hace tres meses no nos depositan los fondos de las retenciones sindicales. La deuda se acerca al $ 1,5 millón. Los directivos municipales amenazan a los trabajadores que reclaman porque hay situaciones irregulares: por eso nadie quiere protestar abiertamente”, continuó Acosta.

Marcelo Sagra, titular de la Subdirección de Coordinación Médico Asistencial, desmintió los cuestionamientos del SOEM. “Respecto de la protección de personal, se sigue el protocolo de la Organización Mundial de la Salud, que ha sido refrendado por el Ministerio de Salud de la Nación y de la Provincia”, expresó a este diario. “Realmente no entiendo la queja, quizás se deba a un interés político, al desconocimiento o al temor ante el virus. Si el personal no tiene los elementos de bioseguridad correspondientes a cada caso, no se los va a obligar a atender a ningún paciente. Lo invito respetuosamente al señor Acosta a que venga a mi despacho para escuchar sus inquietudes. Es importante sembrar tranquilidad en el personal municipal de salud y en los vecinos”, agregó.

Voces del personal

Este diario pudo entrevistar a administrativos y personal de enfermería que respaldaron el reclamo gremial, aunque pidieron no dar su nombre por miedo a represalias. “No nos proporcionan guantes y tampoco los barbijos que corresponden. He pedido algodón hace una semana cuando estaba vacunando para la gripe y no teníamos. Una compañera me trajo en mano un poco, pero con eso no me alcanza para los pacientes. No sé qué pasará, pero al alcohol para rebajar y usar con difusor lo compramos nosotros. Otro problema es que proveen kits de bioseguridad a enfermeros, odontólogos y médicos, pero al personal de limpieza lo tienen sin barbijo porque dicen que no trata pacientes”, describió un enfermero.

Respuesta oficial

“Nunca expondríamos a nuestro personal. Trabajamos siguiendo las normas que establece qué elementos debe utilizar cada miembro del personal dependiendo de la tarea. El plantel administrativo tiene determinadas normas, y el personal médico y de enfermería en contacto con pacientes sospechosos o confirmados con la covid-19 tiene otra indumentaria reglamentada”, insistió Sagra. Y agregó: “los barbijos son escasos. El administrativo debe usar un tapaboca que se le suministra. Son los elementos correctos y garantizamos que no haya faltantes para el personal. Respecto del reclamo de los camisolines, esto también depende de la tarea a realizar. Estoy en contacto con la Sociedad Argentina de Infectología y nos guiamos por sus normativas”.

El funcionario explicó que, de acuerdo a las tablas de elementos de bioseguridad que entrega el Ministerio de Salud nacional, el personal administrativo debe mantener higiene de manos; no necesita camisolín; debe usar barbijo y dialogar con pacientes tomando distancia. Ejemplificó que el personal en contacto con pacientes sí debe usar camisolines; protección ocular; guantes y que los respiradores N 95 son permitidos sólo para los enfermos que produzcan aerosol. “No ponemos en riesgo al personal: luchamos contra los faltantes de elementos porque hay escasez. Hay insumos que inclusive compré de mi bolsillo para donarlos. Si el titular del gremio tiene inquietudes, lo invito a mi oficina para que dialoguemos y pueda comentarle las normas sanitarias”, insistió Sagra.

Comentarios