Cartas de lectores

26 Ene 2020 Por LA GACETA

CAMINO DEL PERÚ

Con todo respeto me gustaría comentar sobre el proyecto que se menciona como un “Sueño postergado para el Camino del Perú”. El viejo Camino del Perú nace a la altura del viejo ingenio San José, se prolonga hacia el norte (hoy calle Juan B. Terán), y se une en la plazoleta “Islas Malvinas” para comunicarse con la ruta 315. ¿Podría este ser una alternativa para descomprimir el transito pesado? Numerosas veces se ha tomado como desvío debido a situaciones extraordinarias que impiden el paso de los vehículos por la ruta (cables cortados, accidentes, cortes de ruta, etc.) pero debido al lamentable estado de las calles se vuelve caótico el traslado vehicular por este sector. Ruego a las autoridades correspondientes que tomen cartas en el asunto.

Susana del Carmen Avila

[email protected]

UN DÍA PARA LA MEMORIA

La tarde del 27 de enero de 1945 las tropas soviéticas llegaron ante el campo de exterminio de Auschwitz. Aunque ya el año anterior habían tenido ocasión de liberar otros campos establecidos por los nazis, lo que allí encontraron superaba lo contemplado hasta el momento. Hasta la una de la madrugada de aquel mismo día, las SS se habían esforzado por borrar huellas de lo acontecido en aquel lugar. Sin embargo, la cercanía del enemigo soviético había impedido que lo consiguieran de manera total. De los 35 almacenes del campo, aún quedaban en pie seis. En su interior, como testigos mudos de aquellos a los que habían arrancado la vida, encontraron entre otros despojos, 368.820 trajes de hombre, 836.255 de mujer y una cantidad inmensa de ropa infantil. Muestra macabra del botín era el almacenamiento de siete toneladas de cabello humano que procedían de los reclusos y que los nazis no habían tenido tiempo de aprovechar. “Recordamos que hace unos 80 años, cuando el pueblo judío se enfrentó a la aniquilación, el mundo nos dio la espalda”, expresó el primer ministro de Israel en su discurso en el Quinto Foro Mundial del Holocausto. Benjamín Netanyahu dijo además: “Las puertas del infierno se abrieron tarde. Muy tarde”. El siniestro plan de exterminio comenzó el 20 de enero de 1942, en Gross Wannsee 56/58, una fastuosa residencia en las afueras de Berlín; cuando se congregaron 15 canallas de la más alta estirpe alemana, SS de un régimen ominoso para decretar allí, con el eufemismo “Solución final”, la  masacre de los judíos de Europa, “reinstalándolos en el Este”, otro eufemismo para obviar la palabra campo de concentración, masacre en cámaras de gas y desaparición de los cuerpos como evidencia de tal crimen vía los hornos crematorios. Hoy en día sobre el Holocausto no sólo se cierne el peligro de convertirse en un dramático episodio histórico sobre el que descienda un manto de silencio, sino también el de que se lo trivialice igualándolo con tragedias humanas importantes pero no semejantes. El hecho de denominar “genocidio” a cualquier enfrentamiento bélico, de calificar como “nazi” al enemigo político (¡que puede incluso estar encuadrado en el marxismo-leninismo!), de buscar comparaciones entre lo sufrido por los judíos durante la Shoa y el enfrentamiento actual entre Israel y los árabes, puede servir para redactar editoriales incendiarios, hinchar la demagogia o incluso atizar la hoguera del antisemitismo pero tiene a la vez un efecto perverso de análisis de la realidad. A fin de cuentas el Holocausto trasciende del mero episodio histórico y encierra en su interior tremendas lecciones morales especialmente acuciantes para el ser humano de hoy en día. Su recuerdo imborrable coloca ante nuestros ojos la responsabilidad ética que tiene el ciudadano medio de oponerse al mal. Porque, citando a Edmund Burke, “el precio de la libertad es la eterna vigilancia”; y porque, parafraseando el libro de los libros, si la sangre de un solo inocente es derramada, como antaño la de Abel, “gritará ante Dios desde la tierra acusando a aquellos que no cumplieron con el deber de ser el guardián de su hermano”; manifiesta César Vidal en su libro titulado “Holocausto”. Por otra parte, tiene vigencia la recomendación de Primo Levi al recordar que cuando la intolerancia hacia el “otro” o el “diferente” se transforma en un objetivo político, el peligro es inminente. Por eso, no conviene bajar la guardia, no deben subestimarse palabras y gestos que contribuyen a fomentar el odio y la violencia. Este año el Día Internacional de la Conmemoración del Holocausto tiene el lema : “Recordando el Holocausto, combatiendo el antisemitismo”. Los países deberían comprometerse a implementar la Declaración de Estocolmo, que concluyó: “Tenemos un compromiso en común de alentar el estudio del Holocausto en todas sus dimensiones, un compromiso a conmemorar sus víctimas y a honrar a los que se opusieron, un compromiso a sembrar las semillas de un futuro mejor en medio del barro de un pasado amargo, un compromiso a recordar a las víctimas que perecieron, respetar a los sobrevivientes que están con nosotros y reafirmar la aspiración común de la humanidad a la justicia y a un entendimiento mutuo”.

Miguel Ángel Ruiz

[email protected]

EDUCAR PARA LA PAZ

El 26/01/19 escribí algunas reflexiones sobre la necesidad de “Educar para la paz”, motivado por distintas circunstancias de carácter violento que se vivían en la sociedad por aquel entonces. Infelizmente, también en estos tiempos se repiten situaciones de violencia, con muertes inclusive. Mis propuestas para resolver estos comportamientos tribales y primitivos no fueron suficientes para evitar las confrontaciones fraticidas con resultados fatales que se viven por estos días. Decía entonces que somos educados para competir, para ganar, y la competencia es el principio de todas las guerras. En otra, el 1/9/18 intenté explicar por qué nuestra “Argentina está enferma”, porque algunas personalidades perversas, beligerantes, nos habían generado un “pánico moral”. Sí. Completaba mis pensamientos y posibles soluciones en “Anarquía social” el 11/8/18, y el 20/5/19 en “Tristeza nao tem fim” proponía un cambio en los tiempos de la justicia para solucionar la penosa situación en que nos ponen motochorros, asaltantes, asesinos, violadores etc. que han generado inestabilidad emocional en toda la población que hoy vive insegura, sí. Hace pocos días, 2/01/20, en “Oportunismo y canibalismo social”, propuse cambios en el comportamiento de aquellos que apoyan al gobierno y sus opositores. Insistía en la necesidad de considerar que, para salir adelante, solo el trabajo fecundo es el único camino. Hoy apunto a la necesidad de aprender a conversar, sí, conversar respetando todas las posiciones pero buscando llegar a un consenso positivo. ¿Ud.  escuchó que, en algunos grupos, o reuniones familiares, alguien, con tono autoritario, dice “¡Aquí no se habla de política, de fútbol ni religiones”! Ridículo. Esa persona no sabe hablar, conversar amigablemente, buscar acuerdos, generar empatías. No. Solo busca imponer su opinión, con odios, intolerancias destructivas, descalificaciones, etc. Empecemos entonces por el principio: aprender a conversar educadamente, con respeto, y con bases morales, sobre todos los temas de la vida diaria, con propuestas, siempre, para mejorar la situación de todos los habitantes de este país..

Federico Vázquez

[email protected]

COMERCIOS INCLUSIVOS

En la nota sobre “Los proyectos de verano de concejales” (24/01) se hace referencia a la Ordenanza N° 3.849/2007 y respecto al tema de los quioscos inclusivos desde el “Observatorio de los derechos de las personas con discapacidad” llevamos adelante una campaña federal para que se cumpla con las leyes 22.431 y 24.308 que disponen que “El Estado Nacional, los entes descentralizados y autárquicos, las empresas mixtas y del Estado y la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires están obligados a otorgar en concesión, a personas con discapacidad (PcD), espacios para pequeños comercios en toda sede administrativa. Se incorporarán a este régimen las empresas privadas que brinden servicios públicos”. Estas leyes nacionales son muy anteriores a la norma municipal, la diferencia sustancial entre aquellas y la mencionada ordenanza es que  en las primeras el Estado es sujeto obligado hacia las PcD pero en el caso del Ejecutivo Municipal esto no es así, ese “podrá” de la ordenanza nos deja a merced del funcionario de turno, pues no existe un padrón municipal que exhiba cuáles son esos lugares a otorgar en concesión ni el padrón de inscriptos interesados en las mismas. Es decir que en la Ciudad Histórica se desconocen y postergan derechos por indiferencia, oportunismo electoralista y ausencia de políticas genuinamente inclusivas.

Mirian Suárez

mir[email protected]

Potrero del Clavillo

Hace aproximadamente cuatro décadas el presidente Juan Domingo Perón decía que Argentina tenía que ser el restaurante del mundo y que para eso se necesitaba agua y energía, cosas que esta obra proveería. Para la construcción de la presa se aprovecharían las propias montañas para represar el agua y 600 metros aguas abajo se instalarían las turbinas generadoras de electricidad. La obra potenciaría la economía del sur tucumano y zonas aledañas. El proyecto lleva años cajoneado. El agua y la energía siguen siendo importantes, por eso la historia del Potrero del Clavillo parece como reciente. Su concreción significará: generación de energía, riego; agua para uso industrial; protección contra crecidas y turismo. Todo esto eleva el proyecto a un plano de indiscutible. El conjunto de las obras constituirá un circuito turístico de los mejores del país. Es importante que los gobernantes de turno, legisladores provinciales y nacionales, así como personas que hacen a la vida comunitaria del sur, sin distinción de banderías políticas, permitan desarrollar en forma efectiva todas las posibilidades económicas y sociales que el complejo ofrecerá, y hacer realidad la frase “Argentina tiene que ser el restaurante del mundo”. Que estas pocas líneas sean el prólogo para que nos vean unidos para que esta obra se construya. Termino esta carta con una frase de José Hernández de su famoso libro Martín Fierro: “si canto de este modo es por encontrarlo oportuno, no es para mal de ninguno, sino para el bien de todos”

Hugo Radamé Ruiz

[email protected]

Comentarios