El Mollar: ruidos molestos y excesivo consumo de alcohol entre los jóvenes

La Policía, a través de diferentes operativos, trata de evitar desbordes de los adolescentes en la villa veraniega.

17 Ene 2020
4

FOTO GENTILEZA POLICÍA DE TUCUMÁN

Durante las vacaciones, El Mollar se convierte en el paraíso de los jóvenes. El hermoso paisaje y el hecho de ser más barato que Tafí del Valle son atractivos poderosos para los más chicos. Además, muchos de ellos, menores de 18 años, viajan en grupo sin adultos que los cuiden y se instalan en carpas en los campings o a orillas del dique La Angostura. Pero allí, desde hace mucho tiempo, se ha vuelto un hábito consumir alcohol.

En el marco de los operativos "Verano Seguro 2020", la Policía informó que se están realizando controles para evitar desbordes de jóvenes. "Se decidió intensificar los controles en toda la villa para que los turistas puedan descansar en sus vacaciones. Las órdenes que recibimos de nuestros superiores es evitar el consumo de reuniones en la vía publica después de que se cierren los boliches", explicó a LA GACETA Daniel Tejeda, jefe de la comisaría de El Mollar.

El comisario Tejeda, al mando de los operativos

"El fin de semana pasado, que fue el de mayor concurrencia en lo que va del año, con el apoyo de las diferentes dependencias de la Unidad Regional Oeste, realizamos recorridos y atendimos las quejas de los vecinos que llamaron para hacer denuncias. Solo el domingo a la mañana se aprehendió a 13 jóvenes que estaban generando ruidos molestos en la villa", agregó.

Es que en esta época, por la mañana temprano sobre todo, es frecuente encontrar en El Mollar botellas de vidrio rotas, vasos de plástico desparramados por el piso y latas aplastadas en las veredas; jóvenes que apenas coordinan sus movimientos a causa del exceso de alcohol. Son -en definitiva- restos que quedaron de la salida nocturna.

"No estamos en contra de la diversión de los jóvenes, pero deben atender, al igual que sus padres, que no necesitan molestar a los demás veraneantes o generar incidentes para divertirse", explicó Tejeda. Y agregó: "las fotos son elocuentes. Primero vemos mucha gente atestada en las inmediaciones del dique luego de salir de los boliches, pero al aplicar el barrido preventivo no queda nadie. Los muchachos que no entienden el mensaje se ponen a violar los digestos legales en la zona céntrica, donde familias y vecinos del lugar llaman a la Comisaría indicando esa situación. Por eso se procede a las detenciones".

Comentarios