“Vimos un descuento del 70% y nos vinimos corriendo”

El “Black Friday” llegó luego de que el Gobierno flexibilizara el control al comercio Los centros comerciales y las grandes tiendas de las principales ciudades llegaron a anunciar descuentos de un 80%.

01 Dic 2019
1

INVASIÓN DE VENEZOLANOS. Las tiendas recibieron una multitud de gente que quiso aprovechar las ofertas. reuters

CARACAS.- Los venezolanos acudieron en masa a los centros comerciales de Caracas el fin de semana para aprovechar los descuentos del “Black Friday”, lo que ocurre por primera vez en el país petrolero luego de que el gobierno del presidente Nicolás Maduro flexibilizó este año los controles al sector privado.

Durante sus primeros seis años de mandato, Maduro intentaba mantener bajos los precios de los bienes de consumo, a pesar de la inflación galopante, mediante estrictas regulaciones y fiscalizaciones a las tiendas. Este año, el país miembro de la OPEP, que enfrenta sanciones financieras de EEUU, ha dejado a los comerciantes operar con menos limitaciones.

“Mi hermana lo vio en las redes sociales y dijo: Mira hay un 70% de descuento en el Sambil, y nos vinimos corriendo”, dijo Elizabeth Díaz, una trabajadora bancaria de 42 años, que reside en las ciudad de Los Teques a 35 kilómetros del centro comercial Sambil de Caracas, donde esperaba en una fila frente a una juguetería para comprar regalos para sus tres nietos.

Los centros comerciales y las tiendas en las principales ciudades del país anunciaron descuentos de hasta 80% en productos desde zapatos hasta equipos electrónicos, con la esperanza de que el flujo de compradores pueda compensar la disminución de ventas causada por seis años de contracción económica. En enero, el Gobierno empezó a ofrecer más libertad a los empresarios al flexibilizar controles cambiarios y de precios tras casi dos décadas de regulaciones. La medida ha llevado a una mayor circulación de divisas en la economía, los venezolanos buscan dólares, porque la moneda local, el bolívar, se deprecia rápidamente por la alta inflación.

Pero los cambios aún no han reanimado la economía. La inflación acumulada a septiembre fue 4.680% y la actividad comercial cayó 39,2% en el primer trimestre del año, respecto al mismo período del 2018, según los datos más recientes del Banco Central.

Los controles causaron fallas de abastecimiento en los supermercados y llevaron a los venezolanos a realizar largas filas para adquirir los productos básicos, pero con la relajación las tiendas están mejor surtidas, aunque con artículos cuyos precios no están al alcance de quienes ganan el salario mínimo, equivalente a unos 10 dólares mensuales.

“La demanda ha bajado 50% en lo que va de año, así que decidimos hacer el Black Friday para que la gente se anime y subir un poco las ventas”, dijo Rosmary Mogollón, de 42 años, que trabaja en una zapatería en Maracaibo, la segunda ciudad más grande de Venezuela, afectada por los frecuentes apagones y escasez de gasolina.“Es una forma de que la gente se olvide de las colas de gasolina y de toda la crisis”, dijo María Sakhr, empleada de una juguetería en la ciudad occidental de Barquisimeto, que ofrecía descuentos del 20% en los productos. (Reuters)

Temas

Venezuela
Comentarios