Medio millar de ilusiones laborales para jóvenes

Una cadena comercial, que abrirá su moderno centro de negocios en octubre, convocó a miles de chicos y chicas en Yerba Buena.

15 Ago 2019 Por Marcelo Aguaysol

”Tranquilizate; todo va a salir bien”. Lucas Ruiz (25 años) intenta darle confianza a su hermano Diego (18). Con una mano sujeta las reposeras sobre las que pasaron en vela la fría noche a las puertas de la cadena comercial que Gómez Pardo inaugurará, posiblemente a principios de octubre, en la avenida Perón al 1.900 de Yerba Buena. En la otra mano, el joven agarra con fuerza los dos números (188 y 189) que le dieron para entregar en alguno de los 10 selectores que ayer recibieron los curriculum vitae. Los nervios de Diego tiene su razón de ser: acaba de terminar la secundaria y es la primera vez que sale a buscar un empleo. Diego cuenta a LA GACETA que ya trabajó en mantenimiento, en seguridad y en obras de otros comercios. “Desde chico nuestros padres nos enseñaron a ser independientes y, por eso, venimos a postularnos para tener un empleo estable”, dice Lucas.

Como él otros 10.000 jóvenes acudieron ayer a la convocatoria de la cadena de supermercados, con filas que han llegado a los dos kilómetros de extensión lineal y que hoy puede repetirse esa postal. “En mis 30 años de actividad en cuestiones vinculadas con la seguridad, jamás he visto una respuesta de esta magnitud”, asegura a nuestro diario Carlos Castillo, jefe de Seguridad en Gómez Pardo y con amplia trayectoria en la fuerza policial provincial.

INVADIERON LA CIUDAD JARDÍN. Los jóvenes se instalaron desde las 18 del martes en el local de Gómez Pardo, que aún está en construcción. Ayer a las 8 arrancó el proceso de preselección de postulantes para distintos puestos. la gaceta / fotos de hector peralta

La cadena comercial ofrece unos 500 empleos para jóvenes de entre 18 y 35 años. Las hileras de personas desnudan una de las realidades socioeconómicas de la crisis: la de un aglomerado urbano en la que el desempleo trepó al 10,6% en el primer trimestre, con poco más de 42.000 personas sin posibilidades de acceder al mercado laboral. El flagelo es mucho más agudo en la franja etaria de hasta 29 años: la desocupación alcanza al 21%, sin distinción de sexo.

Elvio Gómez viajó desde Delfín Gallo a buscar la oportunidad que no se le presenta desde hace un año y medio, cuando quedó sin empleo. Desde las 23 del martes se instaló en Yerba Buena junto con su esposa, Natalia Ovejero, y su pequeño hijo, Maxi. “Dios quiera que se nos dé”, dicen al unísono. El joven fue otra víctima de la crisis que obligó el cierre de otra cadena comercial de alcance nacional. “No tenemos pretensiones”, aclara. “Le pedí tanto a Dios que me ayude...”, dice ella.

la gaceta / foto de marcelo aguaysol

En la platabanda de la avenida Perón, un grupo de amigos comentaba el proceso de selección y las tensiones que sintieron al momento de pararse frente a los selectores. “Está duro para conseguir trabajo. Dios quiera que esta sea nuestra oportunidad”, afirma Tania Ramos, que tenía el turno 127, mientras sus amigas y amigos comienzan a guardar las colchas con las que se taparon la noche anterior. Ellos se enteraron de la convocatoria a través de las redes sociales.

La fila avanza de a 10 postulantes. Las preguntas son puntuales. Si tienen hijos; si poseen medios para movilizarse hasta el local comercial; si tienen tatuajes y la disponibilidad horaria para desempeñar tareas. Las entrevistas no duran más de dos minutos. Ayer, cerca de la noche, los selectores continuaban con su tarea. La orden era terminar hasta el último de los que se presentaron antes de las 13 de ayer. El resto tendrá que esperar hasta las 8 de hoy para presentar sus curriculum.

la gaceta / foto de marcelo aguaysol

Los mates cebados contribuyen a pasar las horas. Y también sirven para hacer amistades. Mariela Carrazana dice que así conoció a una pareja de chicos que se postuló para algún puesto. Él era tucumano y ella venía de Santa María (Catamarca). “La convocatoria se fue expandiendo de boca en boca y desde hace tres meses que busco y busco un trabajo y no lo encuentro”, dice Carrazana, que le tocó el número 66. Más antigua es la búsqueda laboral de su hermano Jorge Carrazana, que hace un año y medio se quedó sin trabajo en la empresa BGH en Tierra del Fuego. “Uno se la rebusca como puede. No se encuentra nada. Hago changas, generalmente en la construcción. Esta puerta se abre y nos hace renacer la esperanza”, relata.

Los jóvenes no pierden de vista el celular. En las páginas web de medios periodísticos siguen de cerca los anuncios que realizó el presidente Mauricio Macri que favorecen a los asalariados, a los beneficiarios de planes sociales y a las pequeñas y medianas empresas (PyME), entre otros sectores. En medio de los postulantes también estaban algunos empleados de la cadena de supermercados de Emilio Luque. Ellos aún se mantienen en la incertidumbre laboral. También son víctimas de la crisis.

Sigue hoy: las posiciones que se quieren cubrir

En el aviso que circuló en redes sociales, la cadena comercial de Gómez Pardo difundió que busca cubrir los puestos de cajeros, repositores, cocineros, limpieza, mantenimiento, repositores, seguridad y marketing, entre otras funciones. La convocatoria se cumplirá desde las 9 y hasta las 13 de hoy. Ayer, los postulantes dejaron sus curriculum vitae y fueron sometidos a un breve cuestionario para conocer sus perfiles. Se trata de un proceso de preselección para los 500 lugares ofrecidos.

Comentarios