“Debemos poner nuestro esfuerzo en entendernos”

Los ex intendentes Rubén Chebaia, Rafael Bulacio y Raúl Topa compartieron la oportunidad de analizar el debate en LA GACETA. Faltan alternativas y coordinación para viejas problemáticas, coincidieron.

16 May 2019
1

Rubén Chebaia, Rafael Bulacio y Raúl Topa compartieron la oportunidad de analizar el debate en LA GACETA LA GACETA / FOTO DE JOSÉ NUNO

Entre competencias y coordinaciones  

Los temas que exceden a la capital

Por Rafael Bulacio, intendente por FR entre 1991-1995

Todo debate público entre candidatos a cargos electivos es positivo, sobre todo si lo que está en disputa es la intendencia de San Miguel de Tucumán. Por eso mismo, hay que cuidar las formas. Mario Leito (candidato del Frente Justicialista por Tucumán) me pareció muy agresivo. Por momentos, daba la impresión de que no encajaba en esto. Y cuando se es excesivamente agresivo, tengo la impresión de que se termina no cayéndole bien al televidente, es decir, al ciudadano. Con respecto a la agenda de cuestiones que los organizadores del debate les plantearon a los candidatos, los temas han sido sumamente interesantes y oportunos. En particular, opino que hay algunas problemáticas que sí le competen  a la Municipalidad, pero no de manera exclusiva. Una de ellas, aunque no siempre se lo advierta de esa manera, es la cuestión del tránsito. Diariamente, desde el oeste, a San Miguel de Tucumán ingresan un promedio de 30.000 vehículos, que se suman al parque automotor que de por sí ya cuenta la ciudad más poblada de la provincia. Señalo esto porque entiendo que, cuando se debatió acerca de cómo ordenar el crecimiento de la Capital, se omitió por parte de todos los postulantes un asunto que, a mi criterio, es fundamental: coordinar el Gran San Miguel de Tucumán a nivel metropolitano. Hay estudios profundos, referidos a los más diversos niveles, pero evidentemente, la memoria institucional se ha perdido al respecto. En este contexto se encuadra también la situación de los accesos a San Miguel de Tucumán, que fue una de las preguntas planteadas por la audiencia y que tomó la candidata de FR (Nadima Pecci). Esos ingresos a la capital se encuentran sucios, descuidados y en estado deplorable: esa es también una problemática que debe atenderse desde la coordinación metropolitana. Esa es una verdadera advertencia para la futura gestión, esté a cargo de quién esté.

Otro tema que me pareció muy importante, y que fue planteado por el intendente (Germán Alfaro) es la necesidad de recuperar, modernizar y poner en valor el Mercado del Norte. En mi gestión, los proyectos que teníamos para ese inmueble se vieron completamente frustrados porque la Justicia otorgó a los puesteros un recurso de no innovar y no se pudo avanzar en nada. Si esa cuestión se soluciona, será una obra muy importante para la ciudad y para los propios tucumanos. Finalmente, hay un tema de obras públicas que no compete a la Municipalidad, pero que sí la padecen sus vecinos: el de las cloacas. La red de es de 1890 y le siguen conectando barrios y edificios gigantescos.

Faltaron ideas nuevas y diagnósticos  

Personalidades a la vista de todos

Por Rubén Chebaia, intendente por UCR entre 1983 y 1987

Celebro la realización de este debate. Eso sí: he visto que hay demasiada exaltación a la hora de la discusión, cuando de lo que estamos hablando es de la ciudad que es nuestra, en la cual todos vivimos. De hecho, seguiremos aquí después de las elecciones, gane quien gane. Si queremos vivir juntos debemos poner todo nuestro esfuerzo también en entendernos: para eso, justamente, deben servir los debates. Tal vez por esa crispación, entre otros motivos, no ha habido de parte de los candidatos lo que para mí es trascendental: el diagnóstico. Cuando hay diagnósticos certeros, y se los mantiene en el tiempo, de allí surgen los pronósticos.

Observo de la misma manera que si bien se han desgranado numerosos proyectos, tampoco se ha hablado acerca de los recursos para concretarlos.

También entiendo que los debates son una oportunidad no solamente para enterarse de las propuestas de los postulantes sino también para conocer la personalidad de cada uno. Y en este segundo aspecto quiero decir que en el programa que acabamos de ver han quedado expuestas palmariamente sus personalidades, lo cual es, a mi criterio, sumamente importante.

De parte de los postulantes no he visto ideas nuevas. Y los viejos problemas de la capital demandan de nuevas alternativas. Por ejemplo, me quedé con las ganas de que alguien planteara, a la hora de debatir el ordenamiento del tránsito y la necesidad de que mejore el transporte público, si no deberíamos aprovechar el hecho de que San Miguel de Tucumán se encuentra atravesada por las vías de un ferrocarril que se encuentra en funcionamiento. Entonces, además de los trenes de carga que transitan no con demasiada frecuencia, se podría aprovechar ese tendido para que transiten también trenes de pasajeros, tanto desde el norte como desde el sur de la ciudad.

Comparto con Rafael Bulacio que hace falta una coordinación metropolitana muy aceitada. Aquí, en materia de infraestructura, la Capital hace lo que quiere, Yerba Buena hace lo propio y lo mismo pasa con Tafí Viejo, Alderetes y Banda del Río Salí. Eso no pasa en otros países: en Estados Unidos, el alcalde de la ciudad más importante de un conglomerado urbano recibe el título de “mayor” porque no sólo administra su distrito sino que también coordina los otros. Si a eso sumamos que nuestra Capital no es una ciudad moderna, como San Juan o Mendoza que fueron rediseñadas tras los terremotos, sino que tiene bastante más de un siglo, debemos tomar conciencia que coordinar el Gran San Miguel de Tucumán es imprescindible.

Faltó hablar de la autonomía municipal  

Confrontación en vez de posturas

Por Raúl Topa, intendente por FR entre 1999 y 2003

El debate me resultó muy interesante. Y, con independencia de ello, me parece un gran aporte para la democracia tucumana. Discutir ideas y proyectos siempre es positivo.

He advertido dos dinámicas bien marcadas dentro del mismo encuentro. Por un lado, observo que los candidatos han estado sumamente enfocados en responder las preguntas que les han sido planteadas  y sus respuestas, justamente, han estado centradas en contestar esos interrogantes.

Por otro lado, durante el debate libre, lamenté que no haya habido ninguna clase de diálogo ni de intercambio de propuestas superadoras. Por el contrario, sólo hubo choques. Y en lo personal no soy partidario de que en el debate libre lo único que impere sea la confrontación. Ese debiera ser un espacio aprovechado para que cada uno exprese posturas, más allá de los proyectos. No se vio eso. Es más: durante varios tramos, no se entendía qué estaban hablando porque los cuatro intervenían al mismo tiempo, sin prestar atención a lo que decía el otro.

Comparto con Rubén Chebaia que una de las omisiones más importantes de los postulantes se refiere a los recursos para materializar los proyectos que expusieron. Y considero que es un tema central porque se refiere a otra dimensión que también estuvo ausente del discurso de los candidatos: la autonomía municipal. Me da la sensación de que nos hemos quedado solamente en la poesía del federalismo. Las municipalidades deben ser autónomas, como lo establecen la Constitución Nacional y la Carta Magna tucumana, o hay que cambiar el sistema y pasar al régimen unitario como el de Chile. Pero no podemos seguir a medio camino, porque la queda a medio camino es la gente.

De lo mucho que se expuso, además de lo que ya han referido Chebaia y Rafael  Bulacio, rescato en particular el requerimiento que hace el intendente (Germán Alfaro) para que la Provincia transfiera a la Municipalidad la propiedad de Campo Norte para convertirlo en el Parque Norte. Durante mi gestión en la intendencia, Parque Norte le fue cedido a San Miguel de Tucumán por el Congreso de la Nación; sin embargo, por razones de las cuales nunca nos enteramos, el entonces presidente Fernando de la Rúa vetó esa norma. De no haber sido así, esos predios ya estarían en manos de la ciudad y conformarían un extraordinario pulmón verde.

En cuanto al debate en torno de la seguridad, mi opinión es que el aporte de la Capital debe circunscribirse estrictamente a brindar infraestructura municipal. Lo demás es, constitucionalmente, competencia provincial.


En Esta Nota

Elecciones 2019
Comentarios