¿Por qué escasean escritoras traducidas al inglés?

Editoriales y traductores masculinos todavía se mantienen alejados de textos femeninos. Las escritoras están marginadas en los currículos académicos. Sin embargo, hay más lectoras que lectores

10 Mar 2019
1

Por Dorothy P. Snyder

PARA LA GACETA - HILLSBOROUGH

Cuando mis traducciones de cuentos de una escritora mexicana fueron aceptadas por una revista prestigiosa en los Estados Unidos, me emocioné. El editor me prometió recomendar a mi autora a su propia editorial en Nueva York cuando el texto “estuviera en su mejor forma”. Mi alegría se transformó en frustración cuando propuso cambios al texto original “por el bien de la lógica” y para “aclarar el entorno”. Con el permiso de mi autora, los acepté.

En un mercado estadounidense donde un 70% de todos los libros publicados son de hombres, el arreglo me parecía necesario. También me parecía sucio.

Las experiencias de discriminación de las escritoras de ficción literaria y sus traducciones son corroboradas por las estadísticas. Según el 2017 VIDA Count, nuestros textos compiten en un ecosistema literario donde las mujeres están drásticamente infrarrepresentadas de manera universal y los hombres dominan en las páginas de las publicaciones que impulsan las carreras literarias. En 2017, “la indiscutible mayoría [de publicaciones encuestadas]...no llegó a publicar ni el 40% de la tirada en publicaciones correspondiente a escritoras.” Los grandes periódicos se quedan muy atrás en sus críticas de libros escritos por mujeres; periódicos como el New York Review of Books (23% de las piezas) y The London Review of Books (27% de las piezas) proyectan la imagen falsa de que las obras más notables son de hombres.

¿Y qué hay de trabajar en las traducciones? El grupo de literatura internacional de la Universidad de Rochester Three Percent informa que las mujeres están más dispuestas a traducir textos de hombres que al revés. Corine Tachtiris, profesora auxiliar de Traducción Aplicada de la Universidad de Massachusetts Amherst, deduce de sus propios datos que “los traductores masculinos traducen obras de autores masculinos con una preferencia de 80 a 20, mientras que las mujeres traducen de ambos sexos equitativamente.”

Causas y perspectivas

¿Por qué los hombres no traducen los textos de las mujeres? ¿Por qué las grandes editoriales estadounidenses, con una fuerza laboral abrumadoramente femenina, dudan de que haya una demanda de libros escritos por mujeres, pese a que la mayoría de lectores de ficción literaria son mujeres?

La elección de libros de lectura en el aula puede ser un motivo que dicte compromisos de publicación, un motivo que puede subyacer a esta semi-invisibilidad de las escritoras es la poca atención que los currículos académicos prestan a la literatura femenina. En los programas de Estudios Hispanos, los hombres del Boom Latino como Borges, Vargas Llosa y Cortázar son perennes, mientras los estudiantes nunca oyen de Marcela Serrano, Elena Garro o Silvina Ocampo. Esto promueve la falacia de que los libros importantes son los de los hombres.

Algunos grupos sin ánimo de lucro están haciendo frente al problema recopilando datos, asignando becas, y comprometiéndose explícitamente a la traducción de textos escritos por mujeres. El Fondo de Traducción PEN/Heim, fundado en 2003 para enfrentar “el desolador bajo número de traducciones literarias publicadas en inglés,“ es marcadamente pro-mujer: un 64% de sus becas se dan a traductoras para traducir un 45% de textos escritos por mujeres.

A pesar de las dificultades, el número de libros escritos por mujeres traducidos al inglés está subiendo. Dice el novelista y editor de la revista The Cincinnati Review, Michael Griffith, “Hace 20 años, el mensaje constante fue ‘inclusión’. Por suerte, hemos evolucionado sustancialmente y las mujeres ya están en el centro de lo mejor de la literatura contemporánea.”

Recoger datos y hacer responsables a las editoriales grandes es fundamental para que la literatura femenina global se visibilice para lectores anglófonos. Pero además a un mayor número hombres les tendrá que importar lo que nosotras estamos diciendo.

© LA GACETA

Dorothy P. Snyder -

Traductora y escritora.

Comentarios