Hay que denunciar los pedidos de rescate, dudar de los premios y revisar si el auto quedó cerrado

16 Sep 2018
1

“PREMIOS”. Se registraron estafas realizadas mediante llamadas telefónicas.

“Cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía”, reza el refrán. Debe ser aplicado para las ofertas telefónicas de grandes recompensas, pero también hay que dudar de los pedidos de gratificaciones para recuperar vehículos robados. De hecho, para completar el cuadro de modalidades frecuentes de ilícitos, hay que desconfiar, incluso, si el auto quedó cerrado cuando se activó la alarma.

• Rescates

En las últimas semanas, personal de Sustracción de Automotor detuvo a cuatro personas que intentaban cobrar rescates por motos robadas. La modalidad es sencilla: después de haberse quedado con el rodado, publican en las redes sociales para saber si alguien conoce al dueño. Cuando se contactan con la víctima, acuerdan reunirse. Supuestamente, devuelven el bien una vez que la otra parte le entrega una importante suma de dinero. En los dos casos donde hubo detenciones, los damnificados realizaron la denuncia y acudieron con uniformados.

Consejo: “lo primero es poner al tanto a la Policía o a la Justicia para que se organice un operativo y así se logre detener a los responsables del ilícito. La información que se brinde no sólo permitirá recuperar la moto, sino que pondrá punto final a otros hechos”, indicó Ramón Herrera. El jefe de la ex Brigada dijo que se deben tomar muchísimos recaudos. “No se sabe quién es la persona que ofrece entregar la moto. Puede ser una maniobra que incluya quedarse con el dinero también. La gente debe tener en cuenta que está poniendo en riesgo su vida”, agregó.

• Sorteos y premios

En las últimas semanas se registraron varios casos de estafas realizadas, a través de llamadas telefónicas. Una persona se contacta con la posible víctima para informarle que ha ganado un premio o accedió a un súper préstamo de una nueva tarjeta de crédito. Para poder cobrarlo, los supuestos representantes de las empresas piden a los “beneficiados” que se presenten ante un cajero y realicen transferencias bancarias de pequeñas sumas, en concepto de derecho a reclamar el premio o de tasas por el crédito al que accedió.

Consejo: “primero debe resultar sospechoso cualquier tipo de ofrecimiento que sea muy beneficioso para el que recibe la llamada. Después, solicitar a la operadora un número de contacto local para confirmar la información. Pero lo que nunca se debe hacer es brindar datos personales o realizar operaciones financieras a favor de los que ofrecen el producto”, destacó Herrera.

• Inhibidores

Cada vez son más los casos de delitos cometidos por bandas que utilizan los inhibidores de alarma. Con un moderno sistema, los ladrones anulan la señal que activa el cerrado electrónico de los vehículos y, por ende, la alarma se desactiva. Estos ataques se concretaron en estacionamientos de centros comerciales, supermercados y avenidas. Una vez que el propietario del auto se aleja, los ladrones revisan las cosas que hay en su interior.

Consejo: “hay que chequear que el auto se cerró correctamente. Y eso se hace con una maniobra: una vez que activó el cierre, verifique tratándolo de abrir”, sugirió Herrera. También recomendó no dejar cosas de valor en el interior de un auto, si se baja para realizar algún tipo de trámite.

En Esta Nota

Inseguridad
Comentarios