Reuters. Reuters.
20 Junio 2018

El virus de la pasión futbolística llegó a Rusia y contagió a los anfitriones. La fiesta que se desató tras la nueva victoria del seleccionado local comenzó en el estadio y se extendió a lo largo y ancho del país. El triunfo logrado ante Egipto dejó al equipo prácticamente en los octavos de final y las sonrisas se dibujaron en los rostro de los hombres y también de las mujeres, que lucen su belleza en las tribunas (foto) cuando van a alentar a los jugadores. Dos partidos jugados; dos triunfos, ocho goles a favor; una hinchada que provoca admiración y suspiros. A esta altura de la competencia, los rusos son la envidia del mundo entero mientras disfrutan su Mundial con un estilo muy particular. Para ellos todo es perfecto.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios