Pese al “diálogo”, Nicaragua no puede frenar la violencia

La oposición reanudó la mesa de negociación “bajo protesta” por nuevos incidentes. Seis miembros de una familia fallecieron en el interior de la vivienda en Managua por una bomba molotov. Ola de repudio.

17 Jun 2018
1

AL BORDE DE LA GUERRA CIVIL. Un hombre con un mortero casero, sentado en una barricada en Managua, Reuters

El diálogo nacional de Nicaragua se reanudó ayer “bajo protesta” de la oposición por un ataque de un grupo de hombres armados que quemaron una vivienda, en el que murieron seis personas de una familia.

La oposición acusó al Gobierno de violar el “cese a la violencia” pactado el viernes, al ordenar ataques en varias ciudades, entre ellos el ocurrido en un barrio del oriente de la capital, donde fallecieron cuatro adultos y dos niños de una misma familia. Los ataques de los grupos armados y policías se reportaron en Managua, León (noroeste), Nandaime y Masaya (Sur).

El Gobierno de Daniel Ortega y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia reanudaron el viernes el diálogo nacional, con mediación de la Iglesia Católica, para intentar resolver la crisis que sacude al país desde hace casi dos meses.

El diálogo se había iniciado el 16 de mayo y se suspendió el 23 por falta de consenso sobre la agenda a discutir. Ortega rechazó debatir el tema de la democratización, que incluía entre otros puntos su retiro del poder, una reforma a la Constitución y la convocatoria a nuevas elecciones. Los obispos que median el diálogo hicieron ayer un paréntesis en la apertura de la sesión para condenar el hecho violento que estremeció al país. El canciller y jefe de la delegación gubernamental, Denis Moncada, leyó un informe policial y tomó distancia de lo ocurrido, al atribuir el incendio a “grupos de encapuchados que han estado acechando la zona” y lamentó que se continúe privando de la vida a ciudadanos.

Por su parte, el productor Michael Healy, miembro de la Alianza Cívica, acusó a la policía y a grupos paramilitares de ser responsable de los hechos y dijo que “las pruebas son suficientes y están en todas las redes sociales”. “Le pido al Gobierno que se pare la represión de una vez por todas, eso es lo que está pidiendo el pueblo y eso es lo que ustedes deberían de garatizarle al pueblo”, respondió Healy.

El canal 15 de la televisión transmitió diversos videos filmados por vecinos que registran un fuerte despliegue de policías uniformados y otros hombres encapuchados y armados con fusiles de guerra, antes y durante el ataque a la casa.

“Condenamos este acto de terror q es un crimen de lesa humanidad y q no puede quedar impune”, dijo el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en un tuit.

También el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh, independiente) expresó en un comunicado “su más enérgica condena” por el ataque e incendio, que calificó como un hecho “violatorio de las normas nacionales e internacionales de protección a la niñez”.

La crisis que sacude al país, que ya deja al menos 200 muertos según organizaciones de derechos humanos, comenzó el 18 de abril, cuando estudiantes iniciaron una protesta contra Ortega que se extendió por la violenta acción policial y de grupos de choque afines al Gobierno. Las autoridades confirman hasta ahora sólo 46 fallecidos. (DPA)

Comentarios