“Vencimos los prejuicios”, le dijo Kim Jong-un a Trump

El presidente estadounidense expresó su confianza en mantener una relación excelente. Los mandatarios mantuvieron una reunión a solas. Antes, el jefe de Estado de EEUU atacó por Twitter a los críticos

12 Jun 2018
1

APRETÓN DE MANOS. En el Hotel Capella en la isla Sentosa, en Singapur, el líder norcoreano y el jefe estadounidense iniciaron una etapa clave. reuters

SINGAPUR.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano Kim Jong-un dieron inicio anoche al histórico encuentro bilateral con un apretón de manos en un hotel de Singapur. Ambos líderes ingresaron al salón del hotel Capella por lados opuestos y tomaron asiento en un escenario adornado con banderas de Estados Unidos y Corea del Norte.

Sentados uno al lado de otro, dieron un minuto para que la prensa tomara las fotografías pertinentes. “Tendremos una relación excelente, no tengo dudas”, dijo Trump, muy serio a los periodistas, mientras el líder norcoreano sonreía ante las cámaras.

“Las viejas prácticas y los prejuicios nos perjudicaron, pero los vencimos a todos y hoy estamos aquí”, destacó por su parte Kim, según la traducción en vivo hecha por su intérprete a la prensa.

En privado

Posteriormente, ambos se sostuvieron conversaciones privadas durante 45 minutos, que fueron sólo presenciadas por sus respectivos traductores. Al término se incorporaron al diálogo funcionarios de las dos delegaciones. Ambos mandatarios buscan reducir las diferencias sobre cómo terminar con una disputa sobre el programa nuclear de Pyongyang.

Mientras Trump era optimista sobre las perspectivas de la primera reunión en la historia de los líderes de ambos países, el secretario de Estado, Mike Pompeo, inyectó una cuota de cautela, diciendo que aún hay que ver si Kim es sincero sobre realmente está disponible para una desnuclearización.

Por la red social

Trump, antes del encuentro, embistió a través de Twitter contra quienes se oponían a la histórica reunión con el líder norcoreano. “El hecho de que vaya a sostener una reunión es una gran pérdida para los Estados Unidos, dicen los que odian y los que pierden. Tenemos nuestros rehenes, pruebas, investigaciones y todos los lanzamientos de misiles se han detenido, y estos críticos, que me han catalogado mal desde el principio, ¡no tienen nada más que decir! ¡Estaremos bien!”, escribió el presidente en Twitter. Medios de comunicación estadounidenses habían expresado previamente dudas de que Estados Unidos podría lograr un progreso decisivo en la cumbre con el norcoreano.

Rivalidad histórica

La rivalidad entre EEUU y Corea del Norte comenzó en los últimos tiempos de la Segunda Guerra mundial y se consolidó ya entrada la Guerra Fría con la Guerra de Corea. Sin embargo, el conflicto internacional por el desarrollo de armas nucleares en el hermético país comunista recién estalló en la primera mitad de los años noventa.

En 1993, el entonces máximo líder de Corea del Norte, abuelo del actual mandatario, Kim Il-sung, inauguró el más próspero período de negociaciones diplomáticas con Washington con una amenaza: anunció que tenía la intención de abandonar el Tratado de No Proliferación Nuclear.

El entonces gobierno estadounidense, encabezado por el presidente Bill Clinton, decidió reaccionar rápido, quizás impulsado por la convicción de los servicios de inteligencia del país, que sostenían que Pyongyang ya había enriquecido suficiente plutonio para producir una o dos cabezas nucleares, capaces de ser colocadas en un misil u otro tipo de arma. (Reuters-Télam)

En Esta Nota

Kim Jong-un Donald Trump
Comentarios