Cartas de lectores

24 Abr 2018

Veto al boleto universitario

Es inexplicable que el señor intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, haya decidido vetar una ordenanza cuyo proyecto él dio por aprobado días atrás. En una conferencia de prensa habló y transmitió a los alumnos universitarios de la Capital la noticia de que el municipio les brindaría la posibilidad de viajar en colectivo sin costo alguno. Pero ahora, en una sorpresiva maniobra tira por la borda el alivio económico de muchos jóvenes estudiantes. Acusa una falta de estudio profundo y manifiesta que fue a las apuradas la sanción de la iniciativa por parte del Concejo Deliberante. La responsabilidad absoluta de analizar e investigar un proyecto como el BUG (Boleto Universitario Gratuito) es del municipio que él administra y de los concejales que atendieron la necesidad de los estudiantes. Este es un bochorno institucional poca veces visto. Esto deja a las claras que en el golpe a golpe que propone el intendente con el afán de competir política y electoralmente no mide los costos a la hora de anunciar una propuesta que termina siendo una burda mentira.

Williams Fanlo

Azcuénaga 980

San Miguel de Tucumán


Lo bueno y lo malo

A través de esta carta quiero felicitar a los propietarios de la Línea 12 del transporte público de pasajeros de la Capital por el excelente servicio que le brindan a los usuarios, con coches modelos 2016/17, y todas las unidades con cortinados por los aires acondicionados. Desgraciadamente no puedo decir lo mismo de las empresas 130 y 131 -interurbanas- que uso diariamente para trasladarme desde Tafí Viejo hacia San Miguel de Tucumán, y viceversa. Los inconvenientes comienzan con las frecuencias entre coches que no se cumplen. Continuamos por la falta de higiene en algunas unidades. Cuando se abre la puerta de atrás para que descienda un pasajero se levanta una gran cantidad del polvillo depositado en el piso. Otro trastorno son las ventanillas sin cortinas que posibilitan el ingreso de los rayos del sol a pleno y, por si le faltara algo más, ninguna de las unidades que prestan este servicio cuenta con aire acondicionado. De manera que al mediodía el viaje es un calvario por el calor y la gente apretujada. Y lo insólito es que se paga un boleto que llega a casi $ 17. A los señores propietarios de las línea 130 y 131 les pedimos los usuarios que tomen nota del recambio que hizo la línea 12; somos muchos los que estaremos muy agradecidos si renuevan la flota.

Orlando R. Castañares

Avenida Independencia 896

San Miguel de Tucumán


Hace 10 años partió “Yin Yin”

Este 23 de abril se cumplieron 10 años de la partida de Ramón Delgadino, más conocido como “Yin yin”, un muy apreciado vecino del barrio Floresta de nuestra ciudad, cuya característica más destacada de su vida fue su afición al tango. Amante de la orquesta de Juan D’arienzo y de la prodigiosa voz de Héctor Mauré, aún se extrañan los domingos a la mañana los tangos que resonaban en su casa y pintaban con versos aclamados toda la barriada. Hombre extremadamente sencillo, muy amigo de sus amigos y apreciado vecino, Ramón, en su juventud, antes de constituir su familia, supo recorrer los barrios más afamados de Buenos Aires vinculados al tango. Así conoció muchos lugares frecuentados por gente afín a su placer por el 2 x 4, ya que era un gran bailarín que compartió cenas y desvelos con cantantes que le llenaban el alma con su arte. Para quienes estuvimos a su lado mucho tiempo de su vida, nos es inolvidable el recuerdo del nombre que le puso a uno de sus perros, harto sabido compañeros inseparables y leales nuestros: “Piringundín”. Como un raro prodigio, llegaste al mundo estimado vecino en 1940, cuando el tango despertaba al mundo en Buenos Aires con su música, sus versos, las grandes orquestas y los fenomenales cantantes, dando inicio a lo que con el paso del tiempo se conocería como “la época de oro del tango”. Y vaya si lo disfrutaste y lo difundiste que, a una década de tu partida, todavía te recordamos.

Daniel E. Chávez

Pasaje Benjamín Paz 308

San Miguel de Tucumán


Están reprobados

La reciente discusión sobre las tarifas ha tenido el dudoso mérito de hacer notar lo mal que anda la educación en la Argentina, al menos en Matemáticas. Me tomo la libertad de dar “un par” de ejemplos. Comencemos con el ministro Aranguren, que se lleva todos los premios de la kermese porque calcula las benditas cuotas tarifarias sobre los tres trimestres más caros, el tercero, cuarto y quinto, como si el año tuviera quince meses. Por otro lado, la gente no es menos culpable: después de oir que se les va a cobrar más y con interés por lo mismo, los que hicieron el ruidazo madre para protestar el tarifazo están celebrando con cerveza artesanal, porque creen que ganaron con el consabido “más es igual a menos”. Y no nos olvidemos del ingeniero Macri, quién aparentemente no sabe que hay un solo “último” en un ordenamiento, porque sigue anunciando que ésta es la última, pese ha que ya lo ha dicho varias veces antes. En fin ... podría echársele la culpa de tanta aberración matemática a los docentes de la escuela pública bonaerense a quienes la gobernadora Vidal “quiere darles, pero no puede” porque el 1.500% de aumento en el Impuesto Inmobiliario no le alcanza para hacer las compras. Pero resulta ser que la elite gubernamental no estudió en la escuela pública, sino en una de las escuelas más exclusivas del país.

Leonardo Peusner

[email protected]


Expulsión de la Iglesia

Suelo asistir los domingos a la misa de las 20.30 en San Roque. La misa del fin de semana, puntualmente, me dejó una de las sensaciones más desmoralizantes y me expulsó espiritualmente del templo antes de que terminase la ceremonia. En el momento de la segunda lectura, muy gentil y elegantemente, subió a hacerse cargo de la misma una jovencita con una blusa sin mangas; en ese momento, con perplejidad y tensión nerviosa, todos escuchamos al sacerdote decirle que se retire, que con esas vestimentas no podía leer. Como si ese atropello no fuese suficiente, subió en su reemplazo un jovencito con pantalones cortos al que, si atendemos al rigor formal de la Iglesia, tampoco le hubiera correspondido leer. Esta acción de total incomprensión del espíritu del Evangelio, de alarmante moral conservadora, sólo consiguió que, a la salida de la iglesia, todos marchásemos murmurando y con una predisposición espiritual adversa. A días de haber celebrado las Pascuas de Resurrección pareciera ser que la transformación visceral que predica el Papa Francisco no es observada ni aceptada por los que todavía siguen haciendo de la iglesia un conjunto de rituales absurdos. Una jovencita que se disponía a leer la palabra de Dios fue expuesta públicamente. Ojalá que el sacerdote, que no se arrepintió en ningún momento, y que, llegado el caso, podría haber esperado y llamado a la joven aparte sin necesidad de avergonzarla ante todos, recapacite en soledad y relea del Evangelio, aquel sitio en el que Cristo, reivindicando la condición de la mujer, expresa: “ninguno te ha condenado y yo tampoco te condeno”. Quisiera preguntarle a este sacerdote porqué se siente con derecho a expulsar de este recinto sagrado a personas que llegan con el corazón dispuesto, demostrando él mismo que tener una sotana no significa estar empapado del espíritu evangélico.

Graciela Jatib

[email protected]


Capacitación de docentes

Un grupo de docentes sin cargos instalaron un estado de situación. Afecta a la docencia en su conjunto. Son los cursos de capacitación con puntaje a precios inaccesibles para el salario docente promedio. Reclaman: “basta de fundaciones que se quedan con nuestros sueldos” y “capacitación universal, gratuita y de calidad”. Una conclusión. No poder aspirar a un cargo a pesar de los sistemáticos intentos realizados. Un padrón que se “corta”, volviendo al primero, entre los de mayor puntaje, sin darle continuidad cuando se realizan llamados. Piden una entrevista a la máxima autoridad. La “carrera” del “puntaje” en un fin en sí mismo y desvirtúa el aprendizaje. Para sobrevivir toman dos cargos y dejan a muchos afuera. Un cargo, equivalente al costo de la canasta familiar, es una salida al “cuello de botella” de los que no pueden ingresar a la docencia. La normalización de la Juntas de Clasificaciones, a través de la elección de representantes docentes, es una perentoria necesidad. El actual “contralor” se reduce a un cruce de información entre Aremyc (Área registro, monitoreo y certificación de títulos y cursos) y las Juntas. La docencia no puede “monitorear” a ellas. Mucho menos al Aremyc. “El ingreso se hará por concurso de antecedentes con el complemento de pruebas de oposición en los casos en que se considere necesario. Los antecedentes que la Junta de Clasificación deberá considerar son los siguientes: títulos docentes; promedio de clasificaciones; antigüedad del título exigible; publicaciones; estudios y actividades vinculadas con la enseñanza; otros títulos y antecedentes” (Estatuto del Docente) ¿Una salida provisoria? Gratuidad de los cursos. Modificar grilla docente. Tope de dos puntos, por año, para capacitaciones en entidades privadas. Puntos ilimitados para las ofrecidas por el Ministerio de Educación. Agilización de la entrega de certificados emitidos por el Ministerio. Continuidad del padrón cuando se realicen convocatorias.

Pedro Pablo Verasaluse

[email protected]

Comentarios