Cartas de lectores

21 Abr 2018
1

Las tarifas reales

Necesitamos que las empresas que prestan servicios a la comunidad, EDET, Gasnor y la SAT, publiquen el precio real de la unidad de medida (energía eléctrica, gas y agua) sobre la cual facturan, para que podamos saber cuánto pagamos los usuarios y cuánto ayuda el Estado. Es simple: deben publicar que EDET factura $ 1 el watt, el Kw; Gasnor factura $ 1 el m3, y la SAT factura $ 1 el litro, el Hl, así sabremos cuánto menos pagamos nosotros y cuánto se hace cargo el Estado. Todo esto para que las empresas cobren el precio real. Entonces así sabremos cuánto necesitamos para hacernos cargo del 100% de la factura de los servicios. La idea es que los responsables de EDET, Gasnor y de la SAT dejen de hacer lobbies y de publicar tablas que ni siquiera ellos saben explicar. Pedimos por favor que se dirijan directamente a nosotros, los usuarios que pagamos, y nos digan la verdad con palabras que podamos entender. Los usuarios somos cautivos y no tenemos la alternativa de otro prestador, ya que se trata de un único prestador o monopolio. Por eso, la claridad del mensaje sobre lo que realmente debemos pagar por lo que usamos, evitará los dolores de cabeza por los distintos reclamos contra las facturas de dudosa legalidad.

Roberto Nicolás Córdoba (h)

[email protected]


Entradas a la ciudad

Pedimos al intendente o al Gobernador que se limpien las entradas a la ciudad. Resulta inaudito e incalificable ver el estado en que se encuentran. La suciedad nos representa como pueblo: “los tucumanos son sucios”; esa es la frase que suena por las otras provincias, esa es la expresión de los turistas. Toda la suciedad que tenemos en las entradas, que mostramos a todos los demás. Todos piensan: “si así es afuera, cómo será por dentro” y pasan de largo. El puente Barros, la selva que se levanta a sus costados son deplorables y eso que es el camino por el cual entran personajes de todo el mundo a visitar al Lord Mayor de la Capital y al Gobernador. Con la suciedad que mostramos no hay proyectos de turismo, proyectos de salud o ningún proyecto bienintencionado que pueda funcionar sin limpieza y buenas imágenes. ¿Qué hacemos con el turismo para hacer conocer San Javier y sus bondades, El Cadillal y sus aguas, nuestro preciado parque 9 de Julio? ¿Los llevamos en avión, en el nuevo helicóptero o los desviamos desde el Mercofrut hasta la Capital para que no pasen por La Costanera, se agarren la cabeza en signo de admiración y lleven la noticia de nuestra suciedad a otras ciudades? Intendente, Gobernador, ¡hagan limpiar! ¿Es mucho pedir? Los tucumanos merecemos vivir en un Tucumán orgulloso, digno y sin basurales.

Pedro Martínez

[email protected]


Donan valiosas fotografías

Como apasionado de la historia del azúcar, celebro la donación desinteresada del álbum titulado “Ingenio San Pablo, Nougués Hnos (1920)”, al Museo de la industria Azucarera, de parte de la familia Area. Se trata de un obra destacada del fotógrafo del ferrocarril Central Córdoba, Juan Guarneri, cuyo laboratorio estaba en Buenos Aires, en la calle Paternal 56. Su trabajo de tomas de imágenes empezó en 1918 durante la remodelación general del ingenio. Luego la sección fotográfica se realizó en plena zafra azucarera, con fecha 25 de julio de 1920. Se trata de un tesoro de imágenes basada en el movimiento de los tres turnos de obreros de la fábrica, desde el cerco hasta la producción en sí. Aproximadamente hay 80 fotografías de una calidad única en blanco y negro, en un álbum cubierto por tapas de cuero, en hojas de cartulina y con letras doradas. Entre las vistas panorámicas están las tomas en los galpones de tornería, carpintería, trapiches marca Fives Lille y Aitken, y la usina Siemens. Párrafo aparte merecen las fotos que reflejan la actividad social, el hospital, los baños públicos, la escuela para adultos y las escuadras de fútbol del Club Atlético San Pablo. Al respecto, el administrador del ingenio San Pablo y estancia Bouvier, Emilio Müller, apoyaba incondicionalmente todo lo relacionado con el esparcimiento de los obreros azucareros. Años más tarde, contaba la leyenda que Müller, en funciones laborales ya en uno de los ingenios del norte argentino, había sido asaltado y herido por delincuentes cuando llevaba en su maletín una importante suma de dinero de un ingenio salteño-jujeño. Seria interesante que los tucumanos que poseen material vinculado con la industria madre de nuestra provincia sigan el ejemplo de generosidad de la familia arriba mencionada, donando ese material para seguir agrandando este museo modelo, que es orgullo de todos los tucumanos.

Federico Maximiliano Herrera

Calle Principal 303

San Pablo


La capacitación docente

A los señores funcionarios del Ministerio de Educación de la provincia de Tucumán: ante las continuas sugerencias y pedidos de esa entidad madre de la educación para que todos los docentes de los niveles inicial, primario y secundario se capaciten, y así brindar un mejor nivel de educación a todos los alumnos de las escuelas públicas, los docentes chocamos con la triste realidad de que para todas las capacitaciones hay que pagar, y esos importes son onerosos. Las capacitaciones que brinda el Ministerio de Educación de la provincia si bien son gratis, sólo permiten la asistencia de un solo docente por curso. Seria bueno que no fueran tan restringidos esos cursos gratuitos y se pudiera incluir a los maestros y a los profesores de los diferentes niveles y que puedan asistir en forma numerosa. Otro problema que tenemos los que queremos superarnos, es que esas capacitaciones se dictan en horarios de trabajo del cuerpo docente. Y siempre hay dificultades con los directivos de las escuelas para conseguir los permisos correspondientes. Tanto el ministro como los docentes queremos la excelencia en la educación; pero para eso se tienen que arbitrarse medidas que no traben u obstaculicen la posibilidad de contar con un docente altamente capacitado frente al aula. Un último detalle: el gremio docente cuando debe acompañar nuestros reclamos, siempre falta a clases y por eso figura como ausente.

Luisa Contrera

[email protected]


Un monte cercano al centro

Invito al señor intendente a comprobar que en la calle Delfín Gallo y Muñecas vivimos desde hace un año asolados por alimañas y ladrones en ese monte que, según Espacios Verdes, no puede desmontar. Se niegan las autoridades pertinentes a realizar un trabajo en esa zona. Estamos a 20 cuadras del centro. ¿Qué le queda a la población más alejada, tapada por tupidas vegetaciones? Cada día los funcionarios nos sorprenden más. Ya que nadie se hace cargo.

Carlos Rubén Avila


[email protected]


Una muerte evitable

Mi hermana Berta Esther Panella tenía 71 años. Hoy, tras su muerte, la recuerdo con una sonrisa -ya desvanecida- corriendo entre los viñedos durante una apacible infancia en Mendoza. De muy joven, persiguiendo a sus sueños, viajó a Venezuela, en busca de su futuro que, todos, suponíamos mejor. Así pasó su vida allí. Construyó con no pocas dificultades una familia que se prolongó en hijos y nietos. Era profesora y durante largos años contribuyó a la educación pública de aquel país. Hace poco tiempo, subalimentada como estaba por la crisis humanitaria generada por el régimen de gobierno de Maduro, y sostenida por los militares, mas la deficiente atención médica y la falta de insumos básicos, se llegó de una simple gripe a una neumonía, y así se desencadenó una muerte anunciada. Cuando ya estaba grave, la familia consiguió el apoyo de la Cancillería Argentina para repatriarla en busca de una atención médica mejor. Sin embargo, las autoridades venezolanas negaron la autorización y así se agravó su salud hasta que falleció. El gobierno de Maduro, en este caso, no practicó la piedad ni los derechos humanos. Y a él le digo que mi hermana dio todo por ese país y hoy descansa en paz; y que Dios lo ilumine para que cambie esa difícil situación que viven hoy los venezolanos.

Hugo Roberto Panella

Mendoza 1.197

San Miguel de Tucumán


Lo que era el parque 9 de Julio

El parque 9 de Julio dejó de ser un paseo público para convertirse en una autopista para acortar distancias. Cada cruce de calles internas en horarios pico se torna interminable y sumamente peligroso. Los conductores de las motocicletas no respetan ningún tipo de señal de tránsito y en manada se largan raudamente por las calles y las veredas del paseo. La velocidad y la falta total de controles -viales y de seguridad- hacen de mi querido parque un infierno. Deberían el director de Tránsito (comisario retirado), Domingo Medina, y el Director de Espacios Verdes, Alfredo Alonso, coordinar de una manera positiva y urgente medidas de acción positiva que tiendan a devolver la paz y tranquilidad, a este espacio que fue en algún momento el lugar de esparcimiento preferido por los tucumanos, el paseo público donde se reunían los fines de semana todas las familias.

Estela Figueroa

[email protected]

En Esta Nota

Notas de opinión
comentarios