Videntes y no videntes ayudan a los ciegos a ganar autonomía

De manera voluntaria, la ONG adapta materiales didácticos, dicta cursos y talleres de empoderamiento y organiza encuentros.

19 Abr 2018
1

EN PLENA TAREA. Exequiel Figueroa y Yaneth Galovard trabajan en la filial Tucumán de la Red Mate. LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI.-

Sabía que tenía que vencer el miedo si quería viajar solo a Brasil. Unicef y la ONU lo habían invitado a participar de un encuentro de personas líderes con discapacidad en Latinoamérica. Su único problema para poder asistir era su madre. Exequiel Figueroa, que es ciego de nacimiento y entonces tenía 19 años, no tenía permiso de su mamá. Allí tomó conciencia de la importancia de lograr autonomía. “En ese tiempo yo me subía al colectivo solo, pero siempre había alguien de mi familia que me esperaba en la parada”, reconoce. Ahí fue cuando comenzó a capacitarse en autonomía en la Red Mate. “Aprendí a manejarme solo y convencí a mamá de que me dejara ir”, cuenta el joven, que ahora tiene 21 años y estudia música en el Conservatorio de la Provincia.

“Uno de los grandes problemas que enfrentan las personas ciegas para continuar sus estudios es la inaccesibilidad al material didáctico. Conocemos unos 500 chicos de 13 a 30 años y el 50% debería estar estudiando, pero han dejado o están muy atrasados porque no pueden conseguir a tiempo el material para rendir”, plantea Miguel Cantos, profesor de la Escuela Braille, y uno de los que abrieron Red Mate en Tucumán.

El trabajo de la red consiste en recibir el material en copias o libros y digitalizarlo en Word o pasarlo a MP3 para que los interesados puedan escucharlo en su celular o en su computadora o leerlo con un lector de pantalla. Además, la red dicta cursos de empoderamiento a los ciegos o disminuidos visuales, y realiza encuentros donde las personas con y sin esa discapacidad pueden compartir experiencias por medio de la música y de otras actividades.

Exequiel no sólo logró viajar a Brasil sino que se convirtió en un activo voluntario de la red. Estudia Educación Musical y Tecnicatura en Piano en el Conservatorio, y participa del coro de la UNT.

Empezó en un bar

La Red Mate organiza talleres recreativos, juegos corporales y actividades de la vida diaria, incluyendo encuentros con la familia y la escuela. El proyecto surgió en 2008 en Córdoba, en Buenos Aires y Uruguay, casi simultáneamente.

La filial de Tucumán surgió en 2013 a partir de un encuentro que se realizó en Jujuy. Allí se decidió fundar en Tucumán esta sede, explican Exequiel y Miguel, quien también es no vidente de nacimiento.

“En ese tiempo no teníamos ni siquiera una computadora y funcionábamos en un bar de la terminal. Fuimos recibiendo donaciones y ahora logramos alquilar un local en Buenos Aires 757. No contamos con subsidios oficiales. Nuestra única entrada es un aporte voluntario mensual de los socios (unos $ 50) y el cobro de los cursos y festivales. Pero las personas que hacen su aporte a la red tienen descuentos o entrada libre a las actividades”, explican.

Los usuarios de la red son generalmente jóvenes. Envían el material personalmente a la sede o por correo electrónico (como lo hacen los usuarios de otras provincias del NOA) para que sea digitalizado. Hay mucho trabajo y por lo tanto las entregas de los encargos se demoran un poco.

El área de empoderamiento de la red dicta cursos de diferentes temas, como el uso de bastón como herramienta de independencia, los riesgos de la sobreprotección familiar, cursos sobre Sistema Braille, informática y abordaje a la discapacidad visual (para docentes).

La red cuenta con unos 30 miembros activos. Funciona de lunes a viernes de 15 a 19, los jueves y viernes de 9 a 13 y los sábados de 9 a 17.

Yaneth Galovard, de 23 años, estudia profesorado de Religión en Santo Toribio. La digitalización del material le permite seguir su carrera y además le abrió un abanico de nuevas relaciones con otras personas. Ella comenzó como usuaria de la red y ahora es la coordinadora. Dice que su nuevo proyecto será seguir abriendo nuevas redes en otras partes del país.

qué significa “mate”
Trabajo voluntario y gratuito                          MATE es una sigla que significa Materiales y Apoyo Tiflo Educativos. “Tiflo”, en griego, quiere decir “ciego”. La Red Mate es una organización formada por voluntarios videntes y no videntes destinada a facilitar material didáctico para los jóvenes con esa discapacidad que cursan estudios secundarios y universitarios o terciarios. El trabajo que hacen los voluntarios se entrega de manera gratuita.

> Qué significa “MATE”
Trabajo voluntario y gratuito

MATE es una sigla que significa Materiales y Apoyo Tiflo Educativos. “Tiflo”, en griego, quiere decir “ciego”. La Red Mate es una organización formada por voluntarios videntes y no videntes destinada a facilitar material didáctico para los jóvenes con esa discapacidad que cursan estudios secundarios y universitarios o terciarios. El trabajo que hacen los voluntarios se entrega de manera gratuita.

Comentarios