Cartas de lectores

18 Abr 2018
2

unidiversidad.com

Trámite de un ex combatiente

A través de esta carta quiero expresar mi impotencia por un trámite en la Anses por una jubilación anticipada para ex combatientes de Malvinas, expediente 024-20-14480379-6-433-1. Fue presentado en la UDAI Yerba Buena el 15/06/17, y después de 10 meses de consultas, de presentar un pedido de pronto despacho y dos consultas verbales en el sector de liquidaciones, me informan que el expediente será rechazado de plano porque “el certificado de ex combatiente expedido por la Armada Argentina está vencido, tiene fecha de octubre de 2016”. Los directivos de la Anses desconocen que ser ex combatiente Malvinas es para el resto de tu vida, que no tiene vencimiento. Puede que esté desactualizado, pero con todo lo que afrontamos durante y después de la guerra, ahora tiene vencimiento como si fuera una inspección técnica. Si me rechazan el trámite volveré a presentar la documentación que ellos exigen y después de 10 meses volverá a estar vencido el certificado. Será el cuento de nunca acabar. Me pregunto: ¿será un beneficio haber ofrendado mi vida a la Patria y haber regresado con vida? La Ley 27.329 es interpretada y aplicada según los antojos de los directivos de la Anses. Si después de 36 años no somos reconocidos y amparados por las leyes que nos benefician, deberíamos eliminar la conmemoración del 2 de abril, porque al día siguiente no nos recuerda ningún argentino.

Carlos Herrera

[email protected]


Deserción escolar

El 13/4 se publicó un informe sobre las cifras de la deserción escolar proporcionadas por el Ministerio de Educación de la Provincia. Si no estoy equivocada en mi análisis, partimos de datos erróneamente clasificados porque se toma la deserción escolar en general; y esta terrible realidad de las aulas secundarias afecta principalmente a la escuela pública y no a las privadas -en donde la crisis reviste otras aristas de interpretación-. Es allí, en las escuelas públicas, donde la deserción se ha instalado con una voracidad fantasmagórica y vaticina continuar carcomiendo los cimientos de la educación. Es clara la referencia de intentar separar los tantos: es en estas aulas en donde la pobreza atraviesa toda posibilidad de permanencia, donde los jóvenes viven a diario la tragedia de permanecer mientras los padres tengan trabajo, mientras haya para comer, mientras alcance para comprar uniformes y calzado y mientras las condiciones miserables de las existencias más vulnerables no sean cercadas por el abismo de la drogadicción, la delincuencia, el embarazo adolescente y tantos otros. Así vista, la problemática educativa sobrepasa las meras especulaciones que ven a la crisis de la escuela como resultado del desfasaje generacional que imposibilita a los educadores para responder a los nuevos intereses y necesidades de los adolescentes y de las sociedades, como el uso pedagógico de las Tics. Mientras en los países del primer mundo se está retornando a las aulas tradicionales por los estremecedores casos de autismo, violencia y aislamiento generados por la tecnología, y el Papa Francisco nos habla de restablecer la “artesanía del diálogo” en las universidades, aquí seguimos sosteniendo parámetros incompletos. Las miradas fragmentadas, los datos inexactos, las visiones parciales, agudizan la incomprensión y a veces pasan a ser intentos poco éticos de girar el núcleo del problema hacia lugares inapropiados..

Graciela Jatib


Monteagudo 340, 3er piso, Depto 4


San Miguel de Tucumán


LA DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO

No siempre lo que hacen los demás, o la mayoría, es lo recto o lo que se conforma a la razón, a los sentimientos o a las creencias profundas de los pueblos y personas. Creo es el caso de la discusión sobre la despenalización del aborto. Una de las posiciones, la que lo defiende, es temeraria en afirmar que la persona humana nace recién en la semana catorce de gestación. Tal aseveración, si bien dice estar fundada en lo científico, suena más bien a una afirmación caprichosa. La ciencia, como método experimental, estaría introduciéndose en un terreno extraño a todo objeto de experimentación. El meollo de lo que se discute, a mi criterio, es una opción de preferencia entre la vida, la seguridad o la conveniencia de una madre en estado de gestación, o la de mantener la vida del embrión humano que actualmente vive en su vientre. La vida humana existe desde que empieza a existir, y esto que no es simple tautología, se vio reflejado en las vivencias de casi todas las sociedades humanas de que se tenga memoria. Todo hombre en su conciencia profunda debe pensar que la vida tiene algo de inexplicable -un misterio, diríamos los creyentes-. Nacimos tal vez como una simple bacteria o célula elemental, luego fuimos un insecto y hoy lucimos con la belleza y la evolución del hombre actual. La Biblia y los escritos sagrados de las religiones milenarias del mundo explican que el hombre fue creado por alguien lógicamente superior a él. Si nos situamos en teorías evolutivas, aquellos que adhieran a esta visión seguramente se preguntarán con frecuencia sobre la mecánica que llevó a esculpir lo que es el hombre actual, hecho desde la nada, y cómo fue concebido este plan ordenador para no terminar en un caos. Estas breves consideraciones que anteceden me llevan a pensar en dos cuestiones: una, donde está la vida humana, que merece una consideración y protección irrestricta desde el inicio de su existencia; y otra, en el que una mujer se ve como arrojada a un abismo de desesperación por su condición de mujer con un embarazo no querido. El mismo hecho natural -el embarazo- que es motivo de la mayor alegría en la familia de los hombres, en otras circunstancias es motivo de desdicha, y que al igual que una grave enfermedad, impulsa a ponerle fin de inmediato. Este último caso puede ser evitado mediante una respuesta humana generosa que la dignidad de la mujer exige, para con ello no quebrantar el compromiso de la especie humana con la vida.

José Luis Díaz Robín

[email protected]


Sin gas, sin sanción y sin ayuda

Hace cuatro años que contratamos a una empresa para la extensión de la red de gas en nuestro barrio Bernel. No solo no tenemos gas sino que tampoco tenemos respuestas de nadie. La empresa ya no atiende y a los pocos vecinos que lograron comunicarse les dijeron que la obra no seguía porque “no hay más plata”. Ni Gasnor ni la Enargas hacen nada. Después de decenas de notas no hay ni una sola sanción para la empresa; nadie nos ayuda y seguimos sin gas después de haber pagado todo lo que la empresa había solicitado. Y no sólo eso; hay vecinos que se sumaron y pagaron el total de la obra a un valor actualizado al 2017 (el monto se cuadruplicó respecto de los que pagamos inicialmente) y no les dieron ni contrato ni recibos, y supuestamente ese dinero era para poder “terminar lo poquito que faltaba”. En realidad, falta el 65% de la obra. Una vergüenza.

Daniela Pérez

[email protected]


Banco

Hace exactamente dos meses se inauguró el nuevo local de la sucursal Lules del Banco Nación, edificio que los jubilados esperamos mucho tiempo. Vemos que continúa el temperamento de negarnos las tirillas de nuestros haberes (recibos de sueldo), sino que nos entregan tan sólo el ticket que muestra el monto acreditado en nuestra caja de ahorros. Se debe entender que este último no nos sirve para ser atendidos por nuestras dolencias físicas por nuestros médicos o por los laboratorios de análisis, que en todos los casos nos exigen el último recibo- Es como si los cajeros humanos no tuvieran autoridad para emitirlo cuando nos pagan; hay que ir a los cajeros automáticos. Por otra parte, el nuevo edificio no cuenta con baños para los clientes; otra vez debemos recurrir a los baños de las confiterías, en las cuales debemos consumir para poder utilizar el servicio.

Carlos Alberto Drube


Avenida San Martín 51


San Pablo


Porcentajes e índices

Significado de los porcentajes e índices. Salario de Bronce: sólo sirve para sobrevivir; no para vivir. Salario Vital Mínimo: sirve para vivir e ilusionarse que algún día se ganará la lotería. Salario de los Educadores: es un sueldo racista; si es blanco no tiene futuro (su futuro jubilatorio será menos que el salario vital mínimo). Y si es negro, sólo vive 30 días, después nadie sabe cuanto valdrá. Encuestas: ¿Cuál es el sistema que toman algunos economistas (Lavagna, por ejemplo) para decir que la pobreza bajó del 45% en 2003 al 23% en 2013? Ese 45% casi seguro que no leerá estas cifras y palabras. ¿Por qué será?: no cambiaron ni los intereses usurarios mayores al 3% mensual en los préstamos bancarios; la siempre viva inflación está más allá del 2% mensual; no existen créditos hipotecarios nacionales a 30 años a cuota fija para viviendas... Los distintos sindicatos no poseen democracia electiva y duran como duran los jueces, hasta que mueren. Jamás se ha emprendido un programa nacional para dos temas importantes, que tienen efectos colaterales maravillosos. Uno, dar un porcentaje mayor al 25% en el presupuesto nacional para educación. ¿Acaso no hay fondos? Vean las jubilaciones privilegiadas desde la revolución del 55; vean los sueldos del Poder Legislativo y sus gastos sociales y allí encontrarán el dinero. Dos, faltan grandes obras en todo el país. No hace falta decir cuáles; basta recorrer las rutas y ver la Capital Federal cómo crece unitariamente, como un reino distinto.

Carmelo Felice

[email protected]

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios