Un buen vino para festejar

Cardenales plantó bandera en su territorio y se adjudicó el título del “C” ante Mendoza RC.

15 Abr 2018
1

EL ENMASCARADO. Andrés Odstrcil, autor del segundo try de Cardenales, lanza la ovalada buscando a un compañero. la gaceta / Foto de José Nuno

Es cierto que no hay mal que dure 100 años, pero en Cardenales no estaban dispuestos a esperar tanto. Los tres años que pasaron desde la final del Torneo del Interior 2015 fueron una sala de espera suficientemente larga, acentuada con la amarga temporada 2017, por lo que el equipo “purpurado” tomó el toro por las astas y salió a cortar de raíz el problema.

Como en aquel título del Interior, la víctima llegó desde la tierra del buen vino: Mendoza RC, como para no dejar dudas de su procedencia. Y Cardenales terminó brindando con el de sabor más dulce: el del triunfo y la consagración.

Lo justificó desde todo punto de vista el dueño de casa, que se impuso con claridad (32-12). De la cosecha “cardenalicia”, 22 tantos le correspondieron a Francisco Granata, el mayor puntuador de la Primera del club en la última década.

Empujado por su público desde los cuatro costados de una cancha repleta, “Nales” salió a asegurarse el festejo desde el primer minuto. Cocinó a tackles a su rival, le cerró los espacios y no le dio tiempo ni a pensar. El trabajo de los forwards se complementó bien con el de los tres cuartos en un combo al que los mendocinos no le encontraron antídoto. Un try de Facundo Cabrera y tres patadas de Granata dibujaron el elocuente 13-0 parcial.

La segunda mitad se jugó en campo de Cardenales, pero allí fue donde sacó a relucir el anfitrión su vocación defensiva. No obstante, siguió haciendo diferencia en el tanteador con la efectividad de Granata en los lanzamientos a la hache. Y a poco del final, la historia tomó carácter de irreversible, cuando una pelota recuperada en defensa habilitó un vertiginoso contragolpe que “el enmascarado” Andrés Odstrcil se encargó de definir en el ingoal contrario.

La temporada recién comienza y todavía queda un largo camino por delante para saber si será o no un año de recuperación para “Nales”; sin embargo, ganar un torneo superando a buenos equipos de otras provincias es una buena forma de empezar.

Una de cal y otra de arena

Huirapuca y Lince cerraron la fase de grupos del Torneo del Interior A, fuera de casa. Habiéndose clasificado ya ambos con anterioridad, su único objetivo pasaba por quedar lo mejor posicionados posible de cara a los playoffs.

Por primera vez, los concepcionenses sufrieron para ganar: lo hicieron por apenas tres tantos (35-32) en cancha de Marista. “Huira” terminó así invicto y como mejor equipo de la fase clasificatoria.

Lince, por su parte, no la pasó bien ante CRAI, que lo goleó 51-29. Los “Grises” finalizaron en la segunda posición de la Zona 1. Los cruces de cuartos de final deben ser confirmados por la UAR, aunque en principio, Huirapuca enfrentaría a Peumayén y Lince a Liceo de Mendoza.

En Esta Nota

Cardenales Rugby Club
Comentarios