Cartas de lectores

13 Abr 2018

LLAMADO A LA REFLEXIÓN

El lunes pasado se inauguró la nueva plaza instalada en el espacio que ocupaba la ex “Villa Piolín”, sita en San Lorenzo al 2.800. Antes de las 48 hs de dicha inauguración, los caminantes ya debían soportar un olor nauseabundo que emanaba de uno de los tachos que pusieron como cestos para la basura. Enterado de esto, fui a corroborarlo para hacer un llamado a la reflexión al respecto. Y comprobé que dentro de un tacho, ubicado en la esquina de Juan B. Terán y Crisóstomo Álvarez, había una bolsa de residuos negra que contenía algo en su interior que despedía ese mal olor. La gente de Tucumán, especialmente quien hizo esto, tiene que entender que hay desperdicios que son para que los lleve el camión recolector exclusivamente. No se deben tirar cosas que contaminen el ambiente y generen malestar en los lugares públicos. Los tachos puestos para cumplir la función de cestos son eso, cestos, no contenedores. En los contenedores se arroja todo tipo de basura. En los cestos que hay en las plazas hay que arrojar pequeñas cosas que allí se utilizan, como ser papeles de golosinas, botellas de agua o gaseosa, y otros elementos que la gente ocupa mientras pasea. Arrojar residuos contaminantes en ese lugar es una cochinada (con el perdón de los cerdos, que son más limpios), una falta de respeto a los demás y un atentado contra la salud pública. Aprovecho la ocasión para felicitar a las autoridades por haber hecho realidad el sueño vecinal de tener un espacio público cerca de casa, en el cual uno se recrea, hace gimnasia e intenta pasar el tiempo libre saludablemente.

Daniel Chávez

[email protected]


FALTAN POLICÍAS Y CÁRCELES

El martes 9/4, a riesgo de un castigo disciplinario por ser honesto y sincero, un jefe policial declaró en LA GACETA: “esto es una comisaría, no es un centro de detención ni una penitenciaria; nuestro rol es otro”, porque los presos trasladados de la ciudad Capital a la comisaría de Aguilares, a 90 kilómetros de distancia, se habían amotinado, reclamando ser llevados de vuelta por el hacinamiento y precariedad del arresto. Nos dice también que se registraron situaciones similares en las comisarías de San Isidro de Lules, Monteros, Seccional 11a, etcétera, y ello es la consecuencia del olvido rayano a doloso, de parte del gobierno de Tucumán desde hace más de 14 años, en el grave problema que significa. La inseguridad motivó que se incrementaran los homicidios, los robos, los asaltos, consecuencia de la intolerable ausencia de policías en las calles y el malicioso olvido, que determina que en la cárcel no entra un preso más y las comisarías son pocas y se están cayendo por viejas y mal cuidadas. Reiteradamente reclamé que el Gobierno no se decide a utilizar los dineros que acumula para la próxima campaña política, en construir urgente cuatro o cinco cárceles amplias y modernas e incorporar más agentes de policía, previo reclutamiento y dar de baja la teoría de la “colcha corta”, que indica que hoy se cubre aquí y se desampara otro sector, y mañana se actuará a la inversa.

Ángel Ricardo Salguero

[email protected]


RUIDOS MOLESTOS

Como miembros de la ONG Sperantia Tucumán y su Servicio de Rehabilitación de Neuropsicolingüístico, solicitamos la intervención del gobernador, Juan Manzur, y del intendente capitalina, Germán Alfaro, ante la falta de respuestas de diferentes organismos a los cuales nos hemos dirigido con el fin de exigir el cumplimiento de las normas vigentes que regular el orden público y la convivencia, denunciando los disturbios que provocan los concurrentes a los bares ubicados en la intersección de las calles Las Piedras y Chacabuco. Es dichos locales no se respeta el umbral de ruidos molestos ni los horarios de descanso, generando perjuicios en la vida cotidiana de los vecinos. Esta situación no se produce de manera esporádica sino diariamente, noche tras noche. Es sabido que la falta de sueño y la exposición al ruido impactan negativamente en la salud de las personas provocando patologías que, además, afectan económicamente a los damnificados, ya que deben afrontar los costos de su recuperación. Como institución abocada al cuidado de la salud y a la atención y prevención de las discapacidades, y cumpliendo con nuestra responsabilidad civil, hemos denunciado esta situación en diferentes oportunidades y ante diversos organismos, como Defensoría del Pueblo, DicoB y Defensa Civil. Hasta la fecha no obtuvimos respuestas. Consideramos que una manera ejemplificadora de intervenir en esta situación es multando a quienes cometen estas infracciones a indemnizando a quienes padecen las consecuencias de dichos actos, ya que entendemos que una sociedad justa y seria es aquella que tiene conciencia de que el derecho de uno termina donde empieza el derecho del otro. Instamos a ustedes, a los funcionarios, a dar una solución a esta problemática por la que venimos manifestándonos y que es de interés para muchos ciudadanos.

Norma Emilia Griggio

Padre Roque Correa 57


San Miguel de Tucumán


DOS “ENTES”

Para muchas mujeres, el embarazo es un fenómeno de propiedad exclusiva de sus cuerpos; sin embargo, es difícil sino imposible avalar la noción de que el embrión humano sea una simple extensión del cuerpo de la mujer embarazada. El mismísimo cordón umbilical indica que el embrión es un ente distinto al cuerpo de la madre, aunque se alimente del cuerpo de ésta. El hecho de que se pueda implantar un embrión de una persona a otra (mujeres, por ahora) demuestra que la potencialidad del embrión de convertirse en un ser humano completo, es independiente de la identidad del cuerpo de la madre. Somos mamíferos placentarios (con la consecuente carga para la madre biológica) por un accidente de la evolución; de ser mamíferos marsupiales, las hembras llevarían el feto en desarrollo fuera de su cuerpo. Los que han visto a los canguritos, por ejemplo, saben que están vivos y son seres “independientes” aunque no lleguen a estar completamente desarrollados y dependan de su progenitora para su subsistencia. Si aceptamos el eufemismo de que el aborto es la simple interrupción voluntaria de un embarazo (a 14 semanas de gestación, con el desarrollo avanzado de un ser humano que ha de tener conciencia y voluntad propia) para que una joven pueda continuar divirtiéndose, o que una pareja pueda corregir a piacere los errores de una noche, o que los padres puedan seleccionar el mejor “combo genético” para su hijo/a, el aborto “legal y gratuito” que piden algunos/as no será muy diferente del “aborto post-parto” de los antiguos y habremos tirado por tierra millones de años de evolución, miles de años de civilización y siglos de ciencia.

Leonardo Peusner

[email protected]


CRISIS

La presente crisis lo abarca todo, desde lo personal a lo social, desde las afirmaciones hasta las negaciones, desde lo político hasta lo económico. Muestra lo que estaba escondido y destapa las mentiras y las hipocresías que esconde. Fundamentalmente porque, en cuanto se mide el valor de la vida, no se tiene en cuenta a los seres humanos que mueren diariamente, abortados por hambre y miseria, ni los miles de soldados que mueren en las guerras, generadas por la tremenda injusticia social en que estamos sumergidos de muchísimas formas. El actual sistema, que como coche viejo que nos ha traído hasta aquí, está moribundo. Parece necesario atender la esperanza que anida en nuestros corazones de un mundo más justo, donde todos los seres humanos, y no sólo unos pocos, puedan vivir y convivir dignamente. Parece ser tiempo de meditarlo.

Javier Astigarraga

[email protected]

Comentarios