Cartas de lectores

12 Abr 2018

ABORTO (I)

Estoy harta de quienes nos engañan, ya que hacen mucho daño. Luis Novaresio es periodista, por lo que públicamente le digo lo que muy claramente explicó la médica genetista Ana María di Leonardo, quien dijo: “la vida es desde la primera célula, en la primera célula está hasta el color de los ojos del bebé”, dijo que ya es persona, que no hay que tocarlo, porque hay vida desde el primer momento, ya es persona y podríamos ser cualquiera de nosotros. “Es necesario que se conozca que sí hay vida desde la primera célula”. Señores: están matando a un ser humano. Lo dijo la experta en genética, no cualquiera, que con la primera célula empieza la vida. Y también dijo la experta en genética: “Lo fundamental es que se conozca y no se hable como si se conociera, porque se hace mucho daño; no hagamos más historia: no hay que tocarlo porque ya es persona. Señores, están matando un ser humano”. Que Novaresio no hable como si conociera porque hace mucho daño. Déjenlos nacer, señores están matando un ser humano.

María Ofelia Sal

[email protected]


ABORTO (II)

Es concreto: no importa cuánto se debata ni cuáles sean las leyes que puedan ser promulgadas; lo único cierto es que, desde lo concreto e instalado, todo seguirá igual. Pero yo pregunto: a los que luchan por las vidas, desde su misma concepción. ¿Qué pasa con todos esos niños que, recién nacidos, o los que transitan sus primeros años de vida, carecen de las necesidades elementales: comida, salud, ropa, asistencias necesarias “normales”, una familia, que los contenga y eduque, una sociedad que no los rechace, sociedades y gobiernos que adviertan que existen. Dónde están los que luchan por la vida -acaso, esa es la vida que les ofrecen a los que llegan a este mundo, un mundo perverso e indiferente. Yo defiendo el derecho a la vida, pero más allá de mis deseos inapelables y de mi vocación por la vida y su calidad, reniego de todos estos falsos idealistas que no se hacen cargo de nada, como tampoco de las necesidades básicas y normales para que cada niño que nazca tenga, desde ese momento, todo lo necesario para poder desarrollarse dentro de lo que bien podríamos llamar “normal”. Pero esta palabra no existe. De no ser así, no tendríamos tantos niños que sufren y mueren de hambre o de atenciones médicas. ¿Dónde está la Iglesia a la hora y en la hora de estas verdades? Sí aconsejan y opinan. Pero, ¿dónde están ellos, en las villas miserias, donde la pobreza y las necesidades más espantosas toman el viso de natural? Mil y una leyes habrán de promulgarse, pero mientas no cambie la esencia y la calidad de vida del pueblo, mientras las familias no sufran ni sean encuadradas dentro de los indigentes o los millones de pobres que somos, los millones de argentinos que habitamos nuestro país, ninguna ley tendrá valor si antes no revierten los graves problemas socioeconómicos que tenemos, en lo que a salud de los niños se refiere. Aprendamos que la realidad es una sola y después de ella ¡nada! Que sea humano y razonable.

Héctor Leonardo Bravo

[email protected]


ABORTO (III)

Felicito a LA GACETA por la excelente cobertura del inicio del debate sobre despenalización del aborto, mediante el video de la reunión de la Comisión respectiva de la Cámara de Diputados de la Nación. Allí se mostró una organización sui generis, con expositores claramente comprometidos a favor y en contra, higiénicamente distribuidos en turnos diferentes. Se produjo lo que temíamos aquellos que pensamos que, en realidad, nadie quiere debatir nada, en tanto cada bando está en completo acuerdo en que tiene razón. Vulnerando, seguramente sin querer, la hospitalidad de la casa, un expositor manifestó que los diputados no están facultados a disentir sobre el proyecto aludido, sino que tienen obligación de votarlo tal cual es. Qué queda entonces para los que sobre un tema de tan trascendental importancia social, pensamos que se debe apelar a una consulta popular, para saber qué es lo que piensa el soberano. Otro expositor se mostró honrado por haber sido consultado, por lo tanto creemos que no pondrá obstáculos a que el resto de los ciudadanos también lo seamos. Actrices manifestaron la loable iniciativa de haberse organizado para defender su posición, excelente actitud que no les permitirá ofenderse si también el pueblo se organiza para exigir consulta popular. Ante el giro de los acontecimientos, otro expositor se apuró a pontificar que este no es un caso para consulta popular -lo llamó referéndum- por cuanto es una ampliación de derechos tan evidente, que el pueblo deberá aceptarla sin rechistar. No se por qué no terminaron de convencerme. Insisto en que es un caso típico de consulta popular, así sea no vinculante.

José Félix Risso

[email protected]


Ciencia y técnica

El viernes 6 se reunieron en Tucumán, convocados por el Ateneo Cientificos Tucumanos (ACT), representantes de distintas instituciones del campo científico y universitario en un espacio de reflexión y debate. La propuesta: Deconstrucción del Sistema Científico-Tecnológico Argentino. La doctora Virginia Albarracín del ACT planteó la deconstrucción como tipo de pensamiento que parte de la discusión de conceptos y la reflexión crítica, además de asumir deconstrucción como base de la construcción, partiendo de presentar algunos puntos para la discusión. Los puntos en común desarrollados por los panelistas plantearon el contexto de recorte presupuestario y su impacto en las distintas instituciones: disminución de presupuestos y partidas, de investigadores, despidos de planta, desfinanciación de unidades ejecutoras, infraestructura y proyectos. Deconstruir el lenguaje implica discutir las afirmaciones sobre que “el malestar es porteño e ideológico” y reafirmar que el malestar es federal como lo señalaron las distintas provincias en estos últimos días. Algunos datos señalados por la responsable de la Secretaría de Ciencia, Arte e Innovación Tecnológica de la UNT, Cristina Apella, dan cuenta de que el principal aporte de los financiamientos de investigación (70%) proviene de otros organismos nacionales tales como Conicet, Agencia, etcétera. Asimismo reconoció la necesidad de recuperar el rol de la universidad en el desarrollo de estrategias y políticas para promover la investigación en las diferentes unidades académicas. En el Conicet, el panorama actual del ajuste presupuestario se evidencia no sólo en el presupuesto de investigadores o proyectos sino también en los mecanismos institucionales, tanto en el desconocimiento de procesos democráticos de elección de miembros del directorio o la modificación en forma inconsulta de los llamados de investigadores y becarios. El doctor Daniel Campi convocaba a la comunidad científica a reconocernos como actores políticos comprometidos con nuestro tiempo. Desde el emergente gremio universitario Sidiunt se destacó la reducción y reasignación de partidas universitarias a otros rubros y el recorte de becas estudiantiles en forma directa e indirecta. Los recursos destinados a la educación, no sólo universitaria sino general, constituyen la mitad de lo destinado a deuda externa, afirmó Guido Buldurini, convocando a llevar al conocimiento de otros esta realidad en particular en las aulas universitarias. El papel de las agrupaciones estudiantiles respecto del conocimiento y articulación de problemáticas comunes de la educación superior y la ciencia y tecnología argentina es fundamental en un contexto de unicidad en el discurso mediático. A su parte, Flavio Sives, secretario general de ATE-Conicet La Plata, llamó a reconstruir el concepto de sindicato señalando la importancia de la organización de los trabajadores para la defensa de los derechos, señalando la baja tasa de sindicalización del sistema científico. Repensarnos como trabajadores implica reconocer las condiciones y demandas objetivas y subjetivas de trabajo y el papel gremial en la agenda de discusión además de la lucha. El INTI, institución que adquirió impulso en los últimos diez años, actualmente pasa una situación de desfinanciación y despidos concurrente con contrataciones millonarias a empresas, un doble discurso en los recortes presupuestarios para cargos frente a recursos destinados a contrataciones de servicios. El ingeniero Martínez Pulido convocaba a la creatividad, repensar la labor desde nuevos espacios que nos permitan incidir en el medio y coyuntura actuales. El secretario de innovación y desarrollo tecnológico de la provincia, Mariano Garmendia, se refirió a los preocupantes cambios recientes sobre los cambios ministeriales y a reconocer la reiteración de aspectos de un modelo de país remontado 40 años atrás. La coyuntura nos demanda un cambio de paradigma de la ciencia argentina que reconozca las deudas de un sistema científico con el desarrollo industrial del país, la modificación de las reglas de juego (el estatuto de Conicet se remonta también 40 años), así como la federalización de los recursos. Repensar un modelo de país que incorpore el sistema científico de forma federal es hoy un desafío inminente. En conclusión, todos los participantes de la mesa panel mostraron con datos el deterioro que sufre el sistema científico-tecnológico del país y cuáles son las consecuencias en el medio local. Desde el ACT y en torno a la fecha del día del investigador científico, consideramos necesario que la comunidad científica y universitaria tome conciencia de esta situación, analice de manera crítica la política nacional de ciencia y tecnología que lleva adelante el ministro Barañao y genere y acompañe acciones para evitar este camino hacia la desaparición del sistema argentino de CyT.

Natalia Czytajlo
Pablo Barrionuevo

P/ Ateneo Cientificos Tucumanos 


[email protected]


USURPACIÓN DE TERRENOS

Estuve leyendo la nota sobre la usurpación de terrenos en San Javier (9/4). Muy interesante. Es una descripción exacta de lo que está sucediendo en la villa. Mi familia tiene una casa que fue construida con el esfuerzo de mis abuelos hace 50 años. La principal característica de San Javier es que ha conservado la tranquilidad de siempre, principalmente por la disposición de los terrenos y el escaso desarrollo comercial del lugar, lo que la hace única. Últimamente es un descontrol. La verdad es que agradecemos mucho la divulgación de la problemática. Al ser casas de fin de semana, la comunidad no suele ser muy homogénea. La única posibilidad es que el delegado se maneje correctamente, en el marco de la ley y del reglamento de la villa. Cerca de nuestra casa, por ejemplo, se instalaron dos familias, pese a que se trata de terrenos fiscales. Sinceramente, hay mucha bronca y un poco de resignación. En general, los veraneantes no sabemos mucho cómo manejarnos, a dónde ir a buscar ayuda y dónde reclamar (que no implique cortar una ruta, quemar gomas o entorpecer a otro ciudadano). Pero sí anhelamos sumar voces para tratar de alcanzar una solución.

Bernardo P. Ricci

Alberdi 634

San Miguel de Tucumán

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios