Cortejos fúnebres tumberos: numerosos allanamientos y cuatro detenidos

"Son fenómenos que hoy resultan inexplicables; estas personas están al margen de la ley", contó el fiscal Washington Navarro Dávila. En lo que va del año hubo al menos cinco incidentes de este tipo.

03 Abr 2018

La Justicia ordenó la realización de numerosos allanamientos consecutivos para dar con los promotores de los cortejos fúnebres tumberos, modalidad que viene ocurriendo en la provincia desde hace tiempo.

En lo que va del año hubo al menos cinco incidentes de este tipo. Y el último se dio en el mes de marzo, en San Martín y Camino de Sirga, en Yerba Buena. Allí, en medio de una de estas caravanas se produjeron robos y agresiones.

En una charla con "Las 12 en 30", el programa del mediodía de LA GACETA, Washington Navarro Dávila, uno de los fiscales del fuero penal de la jurisdicción capital, contó que el objetivo de los operativos era encontrar a los culpables y desalentar a los que organizan este tipo de despedidas.



"Sin que se haya registrado la denuncia de algún damnificado, se abrieron dos causas y hasta al momento hay cuatro personas detenidas. Se hicieron varios allanamientos y, en una vivienda, se logró secuestrar numerosos celulares, una pistola calibre 9 milímetros (las armas reglamentarias que utiliza la Policía) y diferentes cartuchos. En otra casa también se secuestraron municiones, una notebook, partes de motos y trasmisores de taxi", explicó el titular de la Fiscalía V.

"Fue un procedimiento sumamente importante, porque los celulares que se encontraron van a ser puestos en la página web del Poder Judicial, en el sector que dice Ministerio Público Fiscal, para que las personas que sufrieron algún hurto puedan ver los IMEI y así puedan recuperarlos", agregó.

Además, Navarro Dávila señaló que entre las personas detenidas hay un policía retirado, quien quedó a disposición de la Justicia junto a su hijo, que habría hecho disparos al aire tras la muerte de Andrés Ledesma, el joven de 18 años que fue ultimado a balazos en avenida Coronel Suárez al 1.000.



Sobre los cortejos fúnebres tumberos, Navarro Dávila dijo: "son fenómenos que hoy resultan inexplicables; son como un efecto contagio: ocurren en un lugar y los imitan. Estas personas están al margen de la ley".

Últimos casos

Este año, el primero de los casos fue protagonizado por los amigos de Víctor Raúl Robles, el joven que murió en un enfrentamiento con un policía en la avenida Kirchner al 1.900. En febrero, decenas de personas llevaron el féretro al estadio de Atlético, donde entonaron cánticos y realizaron disparos al aire, según se escuchan en videos que se viralizaron en las redes. Fue el primer llamado de atención.



Otra balacera se produjo el jueves 8 de marzo en el velorio de Andrés Ledesma. En las imágenes se puede ver a un grupo de personas dándole el último adiós a Ledesma. Primero se siente el estruendo de fuegos artificiales y luego aparece una persona realizando disparos al aire con un arma de fuego.



En Aguilares también hubo episodios violentos. Los restos de Alexis “Bolero” Gómez, que murió después de haber sido herido de un balazo en un enfrentamiento entre barras de Deportivo Aguilares, fueron llevados al estadio del “Celeste” y paseados por distintos sectores de esa ciudad. En el trayecto se escucharon varios disparos de armas de fuego, según afirmaron testigos.

También los dirigentes de Atlético denunciaron que desconocidos, después de romper un portón de acceso, ingresaron al estadio Monumental, de 25 de Mayo y Chile, para despedir los restos del niño Facundo Ferreira, quien recibió un balazo en la nuca en un incidente con la Policía en El Bajo. Los empleados del club fueron amenazados por las personas que participaron en el cortejo.

Víctor Garrocho resultó con una herida de bala en uno de sus brazos cuando acompañaba a su hijita de tres años en el jardín maternal “Pollitos Azules” que funciona en la Jefatura de Policía. La bala, según declaró la víctima, habría salido de una de las armas que se dispararon en el velorio de Facundo. “Es necesario que estas despedidas terminen. Podría haber ocurrido una desgracia”, dijo María Florencia Núñez, esposa del agente Garrocho.

Comentarios