La fantasía vuelve con fuerza a la indumentaria y la decoración

Crece el auge de una tendencia que se extiende en indumentaria, decoración y accesorios. Es un llamado al recuerdo y a la infancia para los nostálgicos de los años 90 y de todo lo retro

13 Feb 2018

Conocida en las redes sociales como “Fantasidelic”, esta nueva tendencia en indumentaria y decoración trajo de regreso a nuestro armario y hogares un mundo lleno de fantasía, brillantina y dibujos animados. El concepto, detrás del extraño nombre, implica un “volver a la infancia” cargado de nostalgia, se trata de un sutil guiño que toca los recuerdos quienes eran niños en ‘80 o ‘90.

“Esta moda tiene un gran impacto pero de una manera sutil, la encontrás en los detalles. Más que nada en los colores, las estampas y las texturas nuevas, como el peluche en los zapatos y mochilas o las prendas color pastel y remeras básicas con estampas de dibujos animados de los ‘90”, comentó Rocío Arredondo, estudiante de Diseño de Indumentaria en la Universidad San Pablo T. Sólo basta con mirar las vidrieras de los locales tucumanos para darnos cuenta de la cantidad de unicornios y arcoíris presentes en los parches, los apliques y los pines para ropa. Sumado a las estampas de sirenas, texturas metalizadas y el regreso de personajes como Los Trolls, Hello Kitty, Barbie, My Little Pony, Alf, He-Man, las Tortugas Ninja y las versiones retro de superhéroes.

Todo se trata de darle un toque de magia a la realidad y poder disfrutar del retorno de aquellos programas de televisión y series clásicas que nos quitaron más de una carcajada o lágrima en otras épocas.

Colores y brillos

“Me parece genial la alegría que transmite la nueva tendencia, desde que comenzó el verano me encuentro con estampas de los Cazafantasmas, Snoopy, Popeye, Star Wars y Star Trek, la verdad que entre ellos no tienen nada que ver pero son temas que me identificaron en su momento“, dijo Juan Perea mientras compraba algunas calcomanías de Twin Peaks. Además, los diseños están presentes en medias, billeteras, llaveros y ropa interior.

“Para mí significa volver a la niñez y a esa magia. Los estampados, colores y brillos es como entrar en un mundo de fantasía. También entra en juego la morfología de las prendas, se puede jugar más y lograr cosas creativas. Implica abrirse a un mundo lleno de posibilidades saliendo de lo convencional”, afirmó Paula Salomón, estudiante de Diseño de Indumentaria, que se declara fanática de los unicornios.

“Está bueno que se reviva lo mejor del pasado y plasmarlo mediante remeras y accesorios. Que la gente lleve consigo al vestir una parte de sus gustos y preferencias para identificarse o simplemente sentirse cómoda”, opinó Hernando Cepeda, dueño del local de indumentaria Costa High.

¿Lo mejor? A diferencia de otras tendencias pasajeras, no hay una edad definida que restrinja el uso de estas prendas. Si bien las chicas prefieren los estampados en colores pasteles con frases y ellos, accesorios, los adultos también participan. “No podría definir la edad de los compradores porque todos vimos dibujos animados, forman parte de una de las etapas más felices de nuestra vida y siempre vamos a tener un buen recuerdo sobre ellos. Al comprar este tipo de ropa hay mucho sentimiento”, destacó Julieta Fernández Viña, dueña de un local de indumentaria. Y, por si creías que el desborde de brillos y colores iba a extinguirse, te comunicamos que el invierno se acerca y la moda jamás se da por vencida.

Invasión de magia

La movida de los brillos y los arcoíris no se detiene en la vestimenta y arrasa también en el maquillaje y en la decoración. “Está incluso en el ámbito de lo deco, los objetos de complemento y la decoración para fiestas. Es una locura contagiosa porque llama la atención y se va anexando a otras modas como la onda glitter, el make-up y las tendencias para el pelo rainbow”, destacó Agustina Jorrat, asesora de moda y bloguera. Al comienzo, Agustina era reacia a la tendencia pero luego compró varios accesorios y juegos como un slime rosa con brillantina. “Me hace pensar si surgió del fanatismo y gusto de la gente o te lo impone el mercado y te terminás convenciendo casi involuntariamente”, reflexionó.

“La moda influyó también en los colores de tinturas para el pelo y el nail art. Está presente en accesorios para la playa como las toallas con diseños de donas o flamencos”, agregó Rocío. Un hecho a destacar es que, si evaluamos el uso de la tecnología, el universo virtual está cargado de fantasía como lo son los filtros y las aplicaciones de edición para fotos y los GIF o los stickers en los mensajes de WhatApps.

Otras opciones para sumarse a la tendencia son los inflables para la pileta, las gigantes fundas para celular con forma de animales, frutas y peluches y el resurgimiento de videoconsolas portátiles como la Nintendo Game Boy.

Comentarios