Cartas de lectores

09 Feb 2018
1

¿LA COLCHA CORTA?

Señor Gobernador de Tucumán: ocúpese de una buena vez en garantizar la seguridad de un millón y medio de personas que somos sus gobernados; basta de soñar en pagar cientos de millones de pesos en honorarios a famosos arquitectos; basta de gastar miles de millones de pesos en construir un centro cívico, un moderno estadio de fútbol y basta de “malgastar” miles de vidas y bienes en todo el territorio provincial víctimas de la inseguridad que, diría, hace bastante tiempo vive en permanente alerta roja. Una solución sería invertir esos miles de millones de pesos quintuplicando el número de policías uniformados en las calles, las 24 horas del día, y terminaríamos con la teoría de la “colcha corta”: hoy cubrimos la zona 1 y dejamos libre la 2; mañana cubrimos la 3 y dejamos libre la 4: ¿por qué?, porque no tengo suficiente personal. Hoy, con los uniformados que disponemos nos protege un agente cada 650 habitantes y los delincuentes están en las calles, y actúan a sabiendas de que las zonas están desprotegidas no por culpa de los excelentes y sacrificados policías obligados al uso de la “colcha corta”. Las noticias policiales dan cuenta de hechos graves de los que curiosamente son víctimas gente del pueblo, nunca autoridades ni políticos, porque estos a toda hora gozan de vigilancia, a ellos siempre los cubre la “colcha corta”. El actual ministro de Seguridad, de brillante carrera en la Gendarmería Nacional, es un soñador o es un suicida al aceptar el cargo a sabiendas de que no podrá cubrirnos con esa “colcha corta”.

Ángel Ricardo Salguero

[email protected]


GRACIAS, SAT

Es extraño, ¿no?, que en esta provincia uno tenga que dar las gracias a algunos funcionarios que cumplen con su función, pero es así, gracias al interventor de la SAT, porque demostró, a poco de asumir, que con ganas se pueden resolver viejos problemas que la gestión anterior, en 20 años de manejo de la SAT, ni los tocó: se cambiaron las cañerías en la calle 12 de Octubre desde avenida Mate de Luna hasta Santiago del Estero. El chorro limpio y puro salpica en la bacha y dejamos que nos empapen todo el cuerpo las gotas que alegres saltan en el aire. Hasta ahí todo bien, ingeniero, pero mi abuela sabía decir: “no te rías mucho que después vas a llorar” y parece que eso es cierto. Porque en algunas horas del día quedamos totalmente sin agua; ahora creo entender: nos cortan a nosotros para repartir la limosna a otros barrios tan necesitados como el nuestro. ¿Hasta cuándo los servicios de agua, electricidad y gas funcionarán con limosnas, no pueden elaborar un presupuesto que de solución definitiva al tema? De todos modos gracias. Ahora, regresados de vacaciones la mayoría de los funcionarios, reiniciaremos nuestro andar por los pasillos de la SAT pidiendo por la extensa zona de la plazoleta Mitre (calles San Juan, Lucas Córdoba, Mendoza, etcétera). Nosotros, que conocemos los vericuetos de la SAT, que nos sentamos en todas las sillas en este largo año y medio de reclamos, lo haremos ahora por nuestros vecinos.

Antonio Salazar

12 de Octubre 450


San Miguel de Tucumán


SUBA DEL BOLETO

¿Podrían los señores empresarios del transporte público de pasajeros dar a conocer públicamente: a) cantidad de unidades por línea de colectivos; b) monto del subsidio nacional que reciben por cada unidad; c) precio final que abonan por gasoil; d) cantidad de empleados en blanco, por empresa, con aportes patronales al día, AFIP, etcétera? Esta información podría permitirnos: a) entender el porqué del elevado precio que solicitan se fije por el boleto urbano de pasajeros; b) entender el porqué de las eternas esperas entre unidad y unidad; c) entender el porqué del estado calamitoso de las unidades. Ojalá el Concejo Deliberante de San Miguel de Tucumán este a la altura de las circunstancias.

Marta Susana Villafañe

[email protected]


Yupanqui y otros mitos

Sé que lo que acá expreso va a levantar polémica, pero es como decir que la verdad ofende. Con respecto a la carta sobre Atahualpa Yupanqui del 5 del corriente, me retrotrajo ciertas mentiras que uno descubre con el paso de la vida y termina por desilusionar sin llegar a creerlo. De las 300 composiciones del señor Chavero (Atahualpa), un tercio de las zambas fueron creadas por su segunda esposa franco-canadiense Nannette Pepin Fizpatrick (fue autora de 65 canciones, entre las más conocidas) bajo el seudónimo de Pablo del Cerro; es como llegar a decir que el tango “Cambalache” fuera hecho por un japonés. Mi profesor de guitarra, en mi infancia, fue un gran poeta y músico tucumano: Fernando Portal, creador de una zamba clásica, “Pastor de Nubes”, junto con Manuel Castilla. Dentro de esa enseñanza, una fue la famosa tonada “El Corralero”, del cual casi 50 años después me entero que no es una zamba nuestra sino chilena -es una popular canción folclórica , escrita por el compositor trasandino Sergio Sauvalle, que pasó por México y fue importada por Hernán Figueroa Reyes. Dentro de las otras tantas desilusiones de la vida, una de ellas es que siempre nos enseñaron que un gran cono de la Antártida es parte argentina. Y no es así. La Antártida es un continente que es de patrimonio universal, nadie puede ir a reclamar terreno allí; sólo se pueden instalar bases científicas, con sus respectivas banderas, pero nadie puede reclamar nada. Para cerrar el tema de Atahualpa Yupanqui, cabe recordar que hace unos años en Tucumán murió su hija, a la cual nunca reconoció como tal.

Jorge Gianserra

[email protected]


TUCUMÁN Y LOS TURISTAS

Además de las impactantes imágenes que ofrece hoy Tucumán a los turistas en horas del día, están los siguientes paisajes que, entre otros, se les brinda en horas de la noche en la periferia de la capital, al menos: motos con escape libre haciendo picadas, taxistas que buscan a los bocinazos a los clientes que los llamaron y no los encuentran, despertando de esta manera a todos los habitantes del barrio, y uno que otro trasnochado que en cualquier momento de la noche pone a funcionar los parlantes de su equipo musical casero o, lo que es peor, del que lleva en el baúl del auto que estaciona en donde se le da la gana hasta esperar la madrugada, como diciéndole a la gente: “¡Arriba! Es hora de levantarse y de acabar con la fiaca”, siendo que quienes descansan a las pocas horas trabajan. Es de esperar que en el invierno, cuando la ciudad de Tucumán sea más visitada, quienes lleguen encuentren en sus ciudadanos el buen humor y la buena disposición que el necesario descanso reparador demanda, para una mejor atención de quienes en su breve paso sólo buscan vivir gratas y placenteras jornadas.

Daniel E. Chávez


Pasaje Benjamín Paz 308


San Miguel de Tucumán


CALLE MENDOZA AL 900

El reciente cambio de mano de calle Mendoza al 900 no deja de sorprender, sin saber qué es lo que se busca con esta medida. Siempre pensé que quien diseña el tránsito debiera ser campeón de ajedrez. Para evitar que le pongan jaque mate. Y en este caso lo logra, pero al revés. A menos que yo no vea algo que es positivo, advierto que una calle vacía de vehículos desemboca en un río crecido que son las calles Catamarca 100-200 y Mendoza al 1.000, colapsadas por cambio. ¡Un semáforo de tres vías! Ya cuando dieron vuelta Mendoza al 800 generaron un hermoso y sucio espacio para verduleros ambulantes y estacionamientos callejeros y quedó con poco tránsito. ¿Qué vehículo puede salir de una calle peatonal? O el que no dobló al Oeste por San Martín, por distraído, aprovecha este cambio de mano para retomar, o alguien que dejó su auto en Junín al 200. Es decir, muy pocos. Sin mencionar lo que significa tratar de entrar en Salta desde Mendoza. Y de los peatones para cruzar, ¡ni hablar! Un remolino de autos. Y con los respetuosos conductores, nadie sabe de dónde lo chocarán. Sería interesante saber cuál es el objetivo. Mientras tanto, el ansiado túnel de calle Mendoza es inservible. ¿Para qué entrar por ahí si no pueden llegar a calle Salta? Explicarlo es complejo. Imaginen entenderlo.

Daniel Mas 


[email protected]

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios