Diez tips para que tu huerta urbana rinda mucho más

Una ingeniera agrónoma da una serie de recomendaciones básicas para cultivar vegetales en el balcón.

02 Feb 2018
1

DIFERENTES SOPORTES. Las huertas también pueden sobrevivir en macetas, pero con cuidados específicos. Plantas.facilisimo.COM

Cada vez más tucumanos se preocupan por cultivar algunas verduras y hierbas aromáticas, con el objetivo de asegurarse la calidad de los alimentos, que no tengan agroquímicos peligrosos o pesticidas. La docente e ingeniera agrónoma Claudia Cruz revela 10 tips para que tu huerta, ya sea que esté en un pequeño jardín o en macetas en un balcón, te rinda mucho más.

“No hay nada más rico que comer un fruto hecho por vos mismo. Sabés de dónde proviene, que se le aplicó, cómo se cosechó y se lo cuidó”, expresa Cruz, que dicta talleres de huerta urbana en espacio reducido para sacar el máximo provecho posible de los cultivos.

Sugerencias

- Propiciá la diversidad

Es recomendable combinar especies (de raíz, de frutos, de flores, de hojas o aromáticas) aprovechando los espacios. Por ejemplo lechuga (de hoja) con zanahoria (de raíz). En este caso en la parte aérea estará la lechuga y, en la parte subterránea la zanahoria; de esta manera se elimina la competencia entre ellas. Las especies aromáticas que podés utilizar pueden ser: tomillo u orégano, que contribuyen a mantener los insectos fuera de la huerta. Otra asociación provechosa son el tomate y el copete (flor de jardín). El primero es muy susceptible a los bichos y el segundo produce una sustancia que aleja esos bichos. Además, las flores atraen las abejas polinizadoras, lo que ayuda a la formación de los frutos.

- Plantá hortalizas de estación

El verano por lo general es época de cosecha. Pero las que pueden prender son: los tomates, los pimientos, las berenjenas y los zapallitos. La lechuga y la acelga se las puede cultivar todo el año pero en el verano hay que cuidarlas del calor excesivo. Conviene consultar el calendario de siembra para saber cuáles son las opciones más provechosas.

- Optá por especies productivas

Preferí tomate, lechuga o chauchas, es decir especies que rindan en pequeños espacios. La idea de la huerta es que te abastezca. Si cultivás papas, tené en cuenta que son hortalizas que se consumen en mucha cantidad y que necesitan mucho espacio. Podés tener alimentos variados en poco espacio, sólo hay que analizar cuáles convienen.

- Usá contenedores espaciosos

Las -macetas, cajones o canteros deben ser espaciosos, sobre todo para las plantas de gran porte. Hay que poner una capa de tierra de, por lo menos, 30 cm de profundidad.

- Utilizá tierra abonada

Lo mejor es emplear la tierra que ya viene con nutrientes, como la que venden en los viveros. Una vez al año (cuando finaliza el ciclo de la planta) se recomienda enriquecerla, sobre todo si tenemos macetas o canteros. Para esto, hay que agregarle un poco de compost o lombricompuesto -sustratos orgánicos- para aportarle ese plus nutritivo que necesita y así aumentarle calidad de vida a la tierra y a la planta.

- Exposición al sol

Dejá la planta expuesta a la luz solar durante varias horas. El mínimo es cinco por día de exposición directa.

- Sombra

Al mediodía se deben cubrir las plantas para que los rayos del sol no caigan sobre ellas en forma directa. Una media sombra a modo de toldo puede ser de ayuda.

- Riego

Debe ser diario. En algunos casos, como cuando las plantas son jóvenes o pequeñas (como los almácigos), hay que regarlas mañana y tarde. Hay que tratar de no inundarlas, sino que la tierra quede húmeda, de un color oscuro, que indique que está mojada.

- En altura

Cuando estás manejando almácigos, es mejor ponerlos sobre algo elevado. De esa manera se los puede manipular con más facilidad y, de paso, se los protege del calor de las superficies. No conviene dejarlos en el suelo, a menos que sea sobre un cajón de madera que tenga una corriente de aire por debajo.

- Corrientes de aire

Hay que resguardar las hortalizas de esas fuertes corrientes de aire que suelen producirse en terrazas y balcones. Las enredaderas son una buena opción para atajar el aire, como así también algunas estructuras entramadas de caño o madera.

Comentarios