Las dudas ponen en aprietos al presidente de Perú

La firma brasileña era clienta de Kuczynski.

30 Ene 2018
1

LIMA.- El presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski, tiene al menos cuatro casos para aclarar respecto de sus nexos con empresas privadas y sus participaciones en el Gobierno, según un resumen de ayer del diario “Perú 21”.

Las dudas se refieren a la participación de Kuczynski en obras en que estuvo implicada la constructora brasileña Odebrecht, con la que tuvo nexos que antes pretendió desconocer y por los que estuvo cerca de ser destituido en diciembre por el Congreso.

Según “Perú 21”, que se nutre de otras investigaciones de prensa, las sospechas se centran en financiamientos logrados para Odebrecht por el ahora mandatario cuando fue jefe del gabinete ministerial, ministro de Economía y presidente del órgano estatal encargado de atraer inversionistas durante el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).

La situación se ha complicado para Kuczynski tras probarse que entonces Odebrecht era cliente de una consultora suya, algo prohibido por ley. El jefe de Estado dijo que entonces se alejó de la empresa, pero no hay documentos que lo confirmen.

Indemnización

En tanto, la Justicia peruana exigirá el equivalente a unos U$S 1.000 millones a la empresa brasileña Odebrecht en concepto de reparación civil en favor del Estado por los daños y perjuicios causados al país por sus prácticas de corrupción.

El procurador especial para el caso Odebrecht, Jorge Ramírez, estimó el resarcimiento en consideración a tres proyectos desarrollados por la constructora en los que hubo prácticas de corrupción: el Gasoducto Sur Peruano, la carretera Chacas en Áncash y los tramos 2 y 3 de la ruta Interoceánica Sur, según la prensa local.

Ramírez lamentó que la compañía brasileña haya ofrecido tan solo pagar U$S 66 millones de indemnización, aproximadamente el doble del monto que presuntamente pagó en sobornos.

“Nosotros esperamos que la empresa Odebrecht cambie de actitud, no es posible que ofrezcan ese monto de reparación civil; considero que ellos tienen que reflexionar y si quieren enmendar espero que propongan un monto mayor”, afirmó el procurador.

El portavoz de Odebrecht en Perú, Rodrigo Vilar, respondió a esta propuesta con una nota en la que subrayó la extrañeza de esa petición, que de hacerse realidad apuntaría a que la reparación sería “30 veces superior al total de los pagos ilícitos”.

Así, esa cifra superaría “la suma de todas las reparaciones acordadas” con los otros siete países -Brasil, EEUU, Suiza, República Dominicana, Ecuador, Panamá y Guatemala- con los que Odebrecht tiene un acuerdo de colaboración.

“En todos estos países fueron utilizadas para el cálculo de la reparación metodologías alineadas con prácticas internacionales, basadas entre otros puntos en el valor de los ilícitos practicados, la eficacia de la información brindada para las investigaciones y la capacidad de pago de la empresa”, dijo Vilar.

En tanto, Odebrecht apuntó que esta y otras iniciativas del gobierno y la Fiscalía peruana conspiran contra la lucha anticorrupción, al disuadir a las empresas a que reconozcan hechos delictivos y a querer colaborar con la Justicia.

El caso Odebrecht es el mayor escándalo de corrupción de América Latina por los sobornos entregados por la compañía brasileña en distintos países para adjudicarse millonarios contratos en obras públicas, incluyendo pagos para financiar las campañas electorales de candidatos políticos. (DPA)

En Esta Nota

BrasilPerú
Comentarios