De hombre común a héroe impensado

Liam Neeson repite su composición de un padre llevado al límite.

18 Ene 2018

El irlandés Liam Neeson se ha concentrado en personajes de rostro pétreo en los últimos años. El actor dejó de lado otros costados dramáticos (como su protagónico en “La lista de Schindler”) que le valieron nominaciones a los premios Oscar, al Bafta británico y a los Globos de Oro, y se encasilló en filmes en los que la fuerza física, la destreza en las armas y la violencia explícita ocupan casi todo el argumento.

Su 1,93 metro de altura y su buen estado pese a tener 65 años son puntales para su despliegue en esos roles. Pese a sus esfuerzos, todo lo que haga en esta línea sonará repetido, en especial por su interpretación de Bryan Mills en la saga “Búsqueda implacable”.

Esta vez llega con “El pasajero”, otro policial donde se pelea con quien tiene a mano. El argumento parte de una persona común y corriente que en el trayecto habitual del tren que siempre toma de regreso a su casa, luego de ser echado de su trabajo como vendedor de seguros, se entremezcla en una conspiración criminal con mucho dinero de por medio. La amenaza alcanza a todos los que comparten el convoy y se proyecta a sus seres queridos. Para evitar los males que acechan, deberá convertirse en el héroe menos pensado.

En la dirección de este thriller aparece el catalán Jaume Collet-Serra, radicado en Estados Unidos desde 1992 y que se formó en el cine de suspenso norteamericado. Esta es la cuarta película que hacen juntos el protagonista y el director, una sociedad que comenzó en 2011 con “Desconocido”, y se prolongó tres años más tarde con “Sin escalas” (en vez de un tren, todo pasaba dentro de un avión) y “Una noche para sobrevivir”, estrenada en 2015.

En Esta Nota

Estrenos de cine
Comentarios