Cartas de lectores

24 Dic 2017

Inundaciones en el sur

Leyendo la columna de opinión “Enredados e inundados”, de LA GACETA de ayer, por demás clara y precisa, llego siempre a la misma conclusión y pregunta: ¿quién miente? El oficialismo o la oposición, idas y vueltas, cada uno con sus representantes en programas televisivos sólo culpándose, tanto José Ascárate y Sisto Terán usando municiones verbales uno contra otro totalmente irrelevantes e infructuosas y que nada aportan. De esta forma el tiempo pasó y el único siempre perjudicado es “el pueblo”, quien paga las consecuencias de la furia de la naturaleza. Los políticos en sus casas, en sus despachos, en avión, el vecino con agua hasta el cuello. Los ambientalistas de Conciencia Ambiental Tucumán estuvimos en el lugar, acompañados por periodistas, hicimos notas a los vecinos y visitamos los ríos Gastona y Marapa y la realidad es que nada se hizo, esto es una “crónica de una muerte anunciada”. Es totalmente real lo que puede suceder en la zona, toda la gente en el sur sabe que se volverán a inundar, hasta las organizaciones religiosas ya están trabajando con esta mentalidad, no es irresponsable decirlo, irresponsable es no haber hecho nada. Entonces hicimos otra diligencia, nos reunimos con vecinos de La Madrid, La Invernada y otras zonas del sur y fuimos con nota en mano a ver al obispo Rossi. Nos atendió deferentemente, se mostró muy preocupado y prometió hacer los enlaces con quien corresponda para ver si así se hace algo. En nuestra visita al Obispo estuvieron todos los medios de comunicación. En cuanto a la política, veo comentarios que dicen que los vecinos se inundaron porque no lo votaron a Macri o a Cano, que sigan votando por Manzur o Jaldo, a tantos comentarios a los ambientalistas nos resta decir: la fuerza y furia descomunal de la naturaleza no pide ficha de afiliación, no distingue colores políticos, sólo cobra el daño que los hombres provocan. Al final todo será lo mismo, el pueblo completo de Tucumán siempre solidario y los que deben resolver, dando vueltas y vueltas, pensando en vaya a saber qué.

Pedro Martínez

Conciencia Ambiental Tucumán

Sistema educativo

Que buena noticia es la incorporación de padres al sistema educativo. Algo que debería haber ocurrido siempre y que, sin embargo, políticas nefastas lo mantuvieron lejos de la escuela. Observar esta planificación para el año 2018 es ver hecha realidad una propuesta que, desde la Comisión de Padres de Alumnos de Tucumán, se lo sugerimos al Ministerio de Educación en el propósito que no se degrade el sistema educativo. El acercamiento de la familia a la escuela no sólo será beneficioso en lo relacionado a planes de estudios, sino que será de una real valía para luchar contra la violencia escolar, flagelo que también golpea con dureza en nuestra provincia. Por ello, alcanza hoy un significado especial la frase con la que cerramos el testimonio de nuestra lucha educativa y que dejamos depositada en la Cápsula del Tiempo en plaza Mitre de la ciudad de Concepción en octubre del año 2016. “No se desarrollará el país, si no es sobre las bases de una educación de calidad y en igualdad de oportunidades para todos”. Padres, ésta es nuestra hora.

Eduardo Carrizo

Las Heras 35, Concepción-Tucumán

A tener paciencia

“El que tenga sus reales, hace muy bien en cuidarlos, pero si quiere aumentarlos, que a la ley no se haga el sordo”. (Atahualpa Yupanqui). La AFIP mira a Mercado Libre, gigante tecnológico de Galperín, inefable empresario que simpatiza con las impopulares y dañinas reformas expulsadas por PRO-Cambiemos y que debe al fisco cientos de millones de pesos. El ministro de finanzas, Caputo, maneja cuantiosos fondos en uno de los paraísos fiscales más secretos del mundo: Islas Caimán. La UE publica el listado y llama la atención a paraísos fiscales. Todos sabemos que estos auspician y permiten la evasión fiscal, el no pago de impuestos. También se conoce que la mayoría de los Ceos que conforman el actual régimen gobernante son titulares de cuentas secretas en Panamá y Paradise Papers. Producto de la fuga de capitales. ¿Y el contrato social? El señor Macri pide: “hay que pagar los impuestos” ¡paradójico! El mismo señor, no hace mucho, decía: “lograremos la pobreza cero, derrotaremos la inflación, no habrá ajustes ni tarifazos, trabajadores activos y pasivos no pagarán impuestos a las ganancias, daremos miles de puestos de trabajo, continuará el fútbol gratis para todos, etc.” La realidad nos marca hoy que: jubilados y pensionados, los más vulnerables serán la columna vertebral que sostendrá la cuantiosa deuda que se está construyendo. Entre otras cosas, el monopolio de las comunicaciones, sin la ley de medios audiovisuales, está homeopáticamente acallando las voces de los que piensan diferente al régimen de los Ceos. ¿Dónde están los propagadores de la célebre frase: “estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”? Ahora bien, a los cristianos, indiferentes al segundo mandamiento, a los admiradores de Teresa de Calcuta, hasta el momento en que pide: “dar hasta que duela, y cuando duela, dar más todavía” y que votaron a los Ceos confiando en sus promesas, pido que expresen no diez, tampoco cinco, sino una, sólo una medida con que los Ceos hayan beneficiado a los más vulnerables. Estamos perdiendo derechos, al punto tal que ahí las puertas de tarifazos de transporte, gas, luz, combustibles etc. Como jubilado damnificado, en su momento, esquivé una suerte de monte Taigeto; como viene la mano, veo que no me salvaré del monte de las ánimas. Hay quienes dicen, “esperá, tené paciencia.” ¡Ja! ¡Esto es el colmo! ¡Cómo se divierten con el síndrome de Estocolmo!

Hugo Vallejo

M. Estrada 3.850, San Miguel de Tucumán

Un año difícil

Se nos va un año más. 2017 quedará en la historia como un año muy difícil. La política, sus nuevo actores, el naufragio del ARA San Juan, el caso Maldonado, ese despliegue absurdo de compatriotas tratando de obstaculizar al gobierno democrático fuera y dentro del recinto donde se elaboran las leyes de la nación. Piquetes con encapuchados permanentemente pertrechados en la Capital Federal. Compatriotas sin laburo, algunos percibiendo los famosos Planes Mejores sueños."Otros laburando 12 horas todos los días, pagando impuestos abusivos, tarifas de servicios públicos, imposibles de abonar. Encima con la Espada de Damocles en sus espaldas. Otros solicitando el helicóptero para el viaje final del presidente de la nación. Fue un año surtidito. Las elecciones poco sirvieron. El pueblo no quiere democracia. No la respeta. Borges lo dijo: somos incorregibles. Con el gobierno anterior todos adquirimos Split para combatir las inclemencias del tiempo. Ahora no lo podemos usar. El gas, la luz eran casi gratuitos. Hoy las tarifas se actualizaron. Y sonamos. Tenemos estos aparatos y en el hogar sólo sirven de adorno. Nadie se anima a encenderlos. El Gobierno nacional con errores. Argentinos encapuchados con armas caseras que hasta son anheladas por los países del primer mundo, ese famoso ingenio argentino me lleva a pensar que intentaron tomar el poder. Que pretendieron derrocar a las autoridades elegidas democráticamente por los argentinos. Peleas entre legisladores, que aparentemente más les interesa su estatus personal que el país en su conjunto. Ex funcionarios presos por presunta corrupción, parte de los medios que también le agregaron un condimento extra al desasosiego hacen a que este año que está finalizando haya sido muy difícil. Peronistas, radicales, fuerzas de izquierda, Cambiemos, cada una de ellas puso su granito de arena para activar este volcán, donde vivimos los argentinos. Unos, denostando hasta la manera de vestirse del presidente. Otros defendiendo el régimen anterior a palos y garrotes. Y al final los aporreados, los vapuleados, somos los que conformamos el pueblo argentino. Hoy se intenta desde un punto de vista darle solución a esta disyuntiva. Quizás no sea la mejor. Con un Congreso trabajando a full, con fuerzas políticas diversas, se podría ir puliendo estas desavenencias y lograr que los jubilados que cobran la mínima–-supongamos- sean realmente protegidos dando solución a los problemas más urgentes que tiene la nación. Seamos pacientes. Tengamos memoria. Cualquier bebe de pecho conoce esta situación. Vivimos en uno de los mejores lugares del planeta. Hagamos honor a ello. Si dentro de dos años no nos convencieron, la democracia nos da las armas para producir el cambio. No por mucho madrugar, amanece más temprano. Un saludo venturoso a cada argentino.

Hugo César Navarro

Avda. Francisco de Aguirre 1.582, San Miguel de Tucumán

¡Hola, Nochebuena!

En estos días hay una sensación que nos hace sentir como si las cosas de la vieja casa comenzaran a cobrar vida para arrimarnos recuerdos. Qué dulce emoción ir al encuentro de aquellos años, a esos diciembres en los que el almanaque se empeñaba desde mediados del mes en acelerar la llegada del fin de año. Ayudaban a acercar la fecha esos almanaques que el almacenero de la esquina les regalaba a sus clientes y la pantalla con un cabito de madera que sostenía un cartón chico con el retrato de alguna de las estrellas del cine argentino. La mamá se encargaba de ir aumentando el número de gallinas en el gallinero, por supuesto, con la intención de hacerlas engordar para después “sacrificarlas” en Nochebuena. Claro que el papá también aportaba lo suyo cuando aparecía por el hogar presumiendo con la adquisición de un chanchito, que también pasaba a recibir especiales cuidados que apuntaban a presentarlo como la estrella del menú navideño. A medida que se acercaba el 24 de diciembre, se incrementaban las preocupaciones en la casa. Como era “una ley” que toda la familia estrenara ropa de salir y calzado, se diligenciaba el crédito para comprar en algunas de las grandes tiendas y había que buscar un garante. Lo cierto es que el final era siempre feliz porque todos terminaban estrenando. Había casos espectaculares en los que alguna mamá recibía de regalo del Niño Dios una cocina Carú, una plancha eléctrica o un prendedor de lujo para la blusa o el vestido de salir. Cierre los ojos y apunte sus emociones hacia la Nochebuena de aquellos años y experimentará ese sentimiento tan especial que los sacudía al escuchar el sonido de las campanas de la iglesia del barrio, llamando a la misa del gallo. Además del sentimiento religioso, era la oportunidad para lucirá la ropa y el calzado nuevos. Al volver de la iglesia, la mamá comenzaba a servir la cena. Se reflejaba todo el amor que había puesto en brindarles a los seres queridos una mesa “con todo” en la Nochebuena. Todo lo que se servía era de fabricación propia y resultaba un verdadero manjar para el paladar de la familia. Los chicos se desesperaban por ir a tirar los cohetes chinos que venían en ristra, los petardos, los buscapiés y la espectacular dinamita que los muchachos más grandes hacían reventar contra la pared, mientras un “cuete” volador se escapaba hacia el cielo de una botella de sidra vacía. En esos tiempos, no había celulares y eran muy pocos los vecinos que tenían teléfono en la casa. Para desear felicidad no quedaba otra alternativa que ir personalmente a dar los buenos augurios. Pasada la hora de la cena y de los brindis, se sacaban las sillas para sentarse en la vereda. Había tanta cordialidad ente vecinos que la barriada parecía una sola familia.

Héctor Costilla Pallares

Banda del Río Salí

Comentarios