INTA Famaillá, integrando a todos los actores del medio rural

El director Roberto Sopena, dijo que enfrentaron un año de incertidumbres

16 Dic 2017
1

APERTURA. Técnicos y profesionales del INTA Famaillá despliegan actividades de extensión, tanto hacia los productores como hacia niños y adolescentes.

El 4 de diciembre de 2017, el INTA cumplió 61 años de trabajo para el desarrollo científico y tecnológico y el fortalecimiento del Sistema Agropecuario, Agroalimentario y Agroindustrial del país. Y en ese marco de extensa cobertura federal que caracteriza a la Institución, la Estación Experimental Agropecuaria Famaillá hizo sus aportes para beneficiar no sólo a los productores tucumanos y sus familias, sino a los de toda la región y países vecinos como Bolivia, Brasil, Uruguay y Paraguay.

En una balance del proceso transcurrido en el último año y de los desafíos que se avizoran a futuro, el director de la Institución, ingeniero agrónomo Roberto Sopena, sostiene que “fue un año que se inició con incertidumbres, en especial por los recursos presupuestarios que se necesitaban para sostener la estructura de funcionamiento y cumplir con los objetivos que nos trazamos en el marco de nuestros programas y proyectos de trabajo. Tratamos de continuar con nuestras actividades y compromisos asumidos en un marco de austeridad, previsión y prudencia”.

En cuanto a los avances alcanzados en las principales áreas que aborda el INTA, Sopena señaló:

Caña de azúcar: continuaron las investigaciones en mejoramiento de variedades, sanidad, manejo del cultivo -incluye la gestión sustentable de residuos de cosecha-, plantación mecanizada, herbicidas y eficiencia de cosecha, y acciones de cooperación con zonas productoras de Argentina y otros países.

Citricultura: se organizaron jornadas sobre manejo de viveros, sanidad, manejo de postcosecha y brechas tecnológicas que afectan la actividad. También, se cumplió un rol importante en la provisión de semillas certificadas para porta injertos libres de virus. En este sentido, el INTA Famaillá a través de su Asociación Cooperadora, produce entre 350 y 400 kg de semillas anuales, lo que transformó a la Institución en segundo proveedor de semillas cítricas del país.

Fruticultura: se avanzó con actividades de investigación y transferencia sobre las plagas y enfermedades de mayor prevalencia en el cultivo de arándano, además de generar y proporcionar información de tecnologías de postcosecha, y se desarrollaron trabajos de investigación y capacitación en producción de hortalizas, con énfasis en sanidad, nutrición, post-cosecha y agregado de valor.

Agroforestal: hubo trabajos de producción y provisión de material genético de especies de rápido crecimiento; domesticación de especies nativas de valor socioeconómico; ordenamiento territorial de bosques nativos; promoción de materiales genéticos y sugerencias para facilitar la adopción de los productores, con alternativas para consolidar sistemas agroforestales y producción de biomasa.

Miel: hubo investigaciones relacionadas a calidad de la miel, denominación/identificación de origen, calidad de propóleos, avances en la polinización y manejo sustentable de las abejas nativas.

Hidroponía: el Centro Demostrativo que funciona en La Cocha siguió brindando alternativas para producir plantines de alta sanidad y precocidad en especies hortícolas, tabacaleras y forestales, además de forraje hidropónico para alimentación de ganado. Esta tecnología recibió consultas de productores y nuevos emprendedores.

Todas estas acciones llegaron a los productores y la sociedad a través de diversas jornadas de capacitación sobre comercialización de flores y especies ornamentales, arbolado urbano, poda de frutales de carozo y pepita, plagas de cultivos (Lobesia, Drosophila, Langostas), promoción en el consumo de la miel y productos de la colmena, concientización sobre la conservación del suelo, comercialización de productos avícolas, brucelosis en rumiantes, producción porcina, piscicultura y alternativas productivas y de diversificación de chilto, maíz dulce, arroz, batata y stevia.

Por otra parte, la EEA Famaillá continuó brindando servicios de análisis de suelo, calidad de caña de azúcar, diagnóstico de sanidad de caña semilla; además de servicios de asistencia técnica y consultoría a empresas relacionadas a agroquímicos, evaluando activos destinados a la sanidad de cultivos de hortalizas, frutas finas y citrus.

Reconocimientos

Un punto central fueron los premios y reconocimientos obtenidos por técnicos y procesos de investigación e innovación en el territorio. Entre ellos, se encuentra el Reconocimiento del Proinsa para el Laboratorio de Suelos y Agua del INTA Famaillá; el Premio de la Fundación Argentina al Proapi por su trabajo con abejas nativas sin aguijón; y el Premio de Bioveg al trabajo de investigación sobre Bioinsumos del tipo Brasinoesteroides.

Otras actividades
- En 2017, el INTA retomó su participación en la Mesa de Gestión Ambiental de Cruz Alta para trabajar en la prevención y erradicación de la quema de caña.
- La Institución tuvo una activa participación en la integración del Observatorio Territorial de Lules.
- Junto al Senasa, el INTA trabajó para la formalización de porcicultores familiares. 
- El INTA apoyó la formación y fortalecimiento de las Cooperativas Huasa Pampa Sur, Pilco y Mayo (Proicsa).
- El INTA trabajo en coyunturas climáticas y sanitarias. 
> Otras actividades
- En 2017, el INTA retomó su participación en la Mesa de Gestión Ambiental de Cruz Alta para trabajar en la prevención y erradicación de la quema de caña.
- La Institución tuvo una activa participación en la integración del Observatorio Territorial de Lules.
- Junto al Senasa, el INTA trabajó para la formalización de porcicultores familiares. 
- El INTA apoyó la formación y fortalecimiento de las Cooperativas Huasa Pampa Sur, Pilco y Mayo (Proicsa).
- El INTA trabajo en coyunturas climáticas y sanitarias. 

Comentarios