Cartas de lectores

21 Nov 2017

El daño a las PyME argentinas

Esta semana he recibido de un hipermercado local dos catálogos de ofertas que abarcan unos 350 productos, de muebles en los más variados estilos y calidades, pero no encontré en ellos ninguno de origen argentino; cinco o seis son de Brasil y el resto de origen chino, algunos de dudosa calidad. Este verdadero tsunami oriental demuestra la poca importancia que los gobiernos les dan a la industria nacional y a las PyME argentinas, que no pueden competir en igualdad de condiciones con los productos chinos por el alto costo laboral argentino y la pesada e insostenible carga impositiva que atenta grandemente en la producción nacional. Mientras esto último no se revierta es imposible desarrollarnos a pesar del espejismo económico que a diario nos encandila y no ofrece ningún venturoso porvenir ante esta marea de importaciones que tanto daña a esa economía de los argentinos.

Francisco Hugo Palazzo

[email protected]


Los servicios del PAMI

Con respecto al editorial de LA GACETA (19/11) que se refiere a las prestaciones del PAMI y del Subsidio de Salud, puedo hablar del primero porque lo conozco y lo sufro. Es una verdadera decepción. Cuando uno va hacer algún trámite se siente como material descartable, que cuanto antes “se deseche” mejor para las obras sociales públicas y privadas, porque así se deja de generar gastos que han sido pagados por adelantado con tantos años de aportes. Todo está centralizado en Buenos Aires. Parece que en el interior no hay personal ni profesionales ni medios técnicos eficientes que puedan solucionar las demandas de los afiliados. Todo tiene que ir a la central, donde están “los genios de escritorio”, los que mediante absurdas disposiciones generan una maraña burocrática que debemos padecer los jubilados. Y para conseguir el final de un trámite, debemos pasar por largas colas, papeleo, respuestas equivocadas y hasta algún trato descortés, como ocurre algunas veces. Lo único que hacen bien y con mucha rapidez en la central son los negociados que son muchos en la historia del PAMI. Agradezco al editorialista que haya puesto sobre la mesa un tema que requiere soluciones urgentes y prácticas que se den donde se origina el problema y sin burocracia, y con la mira puesta en el bienestar de nuestros queridos abuelos.

Ángel Alfredo Carranza

Rivadavia 444, torre 4

San Miguel de Tucumán


Por fin apareció “El chorro”

Asumió la gerencia de la SAT hace unos días el ingeniero Fernando Baratelli y ya hay una señal de cambio. En nuestra tan castigada zona de la Plazoleta Mitre (calles 12 de Octubre, San Juan, Mendoza, Lucas Córdoba y más) ya no es el hilito de agua que sale de las cañerías; ya es “un chorro”. Nos pasamos horas mirando ese fenómeno tan esquivo y lejano, pero ojo, al rato nomás no hay agua; pero algo está pasando. ¿Qué pasó? El ingeniero Baratelli tiene una “varita mágica” y tocó los caños maestros de la distribución del agua y el agua apareció; o simplemente puso a trabajar sus neuronas y se preocupó para tratar de resolver el problema. La prudencia de su discurso menciona dos verdades: las cloacas se contaminan por las descargas pluviales que cientos de vecinos de San Miguel de Tucumán vuelcan en las redes cloacales. Pero también sostiene que las cañerías vetustas perdieron su vida útil. Por eso pregunto: en 14 años de la gestión anterior, desde diciembre del 2003, ¿no se hizo nada para acompañar el crecimiento poblacional y de la obra pública? ¿Qué hicieron todo este tiempo? Hoy, seguramente cambiar las cañerías no es tan fácil, pero si hubieran realizado de a poco los cambios durante esos 14 años, hoy la situación no sería la misma. Por eso, me permito sugerirle al ingeniero que escuche las explicaciones puntuales de los vecinos y sabrá realmente cuáles son los problemas y dónde se esconden los obstáculos que entorpecen la correcta distribución del agua.

Antonio Salazar

[email protected]


Una nueva plaza pública

Aunque parezca mentira, lo que parecía una ilusión es una realidad. Hace tiempo se levantó la villa llamada “piolín”, y ahora se está realizando una obra magnífica, como es una plaza. El paseo significará, evidentemente, un precioso espacio verde, un “pulmón de ciudad” en la avenida Ernesto Padilla al 100 (altura Crisóstomo Alvarez 2.800). En sus orígenes esta zona se llamó “Loteo Los Alamos”, cuando iba a ser el Barrio Médico, lo que explica que existan tantas casas de profesionales de la salud en sus alrededores. Y precisamente por ello es que nos permitimos, los vecinos de la zona, sugerir a las autoridades municipales que podría llamarse “Plaza doctor René Favaloro”, y rendir de esa manera un tributo a tan eminente científico que brindó tanto con su dedicación, saber y ejemplo a nuestra patria. Todos los vecinos sentimos una gran satisfacción y agradecimiento a las autoridades comunales por esta obra, que seguramente será un espacio de esparcimiento y una posibilidad de mejorar la calidad de vida de los habitantes de la zona y de toda la ciudad. Si bien aún no está finalizada, no dudamos de que quedará hermosa con su iluminación, su pérgola, la cancha de básquet, una pista de salud, juegos infantiles, merenderos y una pista de patinaje, entre otros entretenimientos. Consideramos que es una obra maravillosa; por eso felicitamos y agradecemos a las autoridades.

Germán y José Torrens, Margarita Ponce de León y Mirta Inés Bonfiglioli, entre otras firmas

[email protected]


Ideologías y pasado político

El diputado nacional Pablo Garretón (PRO) promete, en las redes sociales, gobernar sin peronismo. ¿Acaso no sabe que el frente Cambiemos en la provincia está integrado por hombres del Justicialismo? El intendente de San Miguel de Tucumán y todos sus funcionarios, salvo algunos radicales y otros del PRO, la gran mayoría provienen del peronismo; su compañera de banca recientemente electa, Beatriz Ávila, fue legisladora provincial del justicialismo que gobernó 12 años la provincia bajo el mandato de José Alperovich también lo es. Creo que su manera de pensar y decir es irresponsable. Trata de descalificar las formaciones ideológicas de muchos que elegimos los partidos políticos para nutrirnos social y culturalmente. Debería el diputado repasar el pasado político de muchos compañeros de su propio color, donde encontrará militantes del bussismo y luego de revisar, qué siente. Creo que este pensamiento vulgar del representante de los tucumanos en el Congreso de la Nación proviene del hecho consumado de que borró al radicalismo del escenario popular, partido que aceptó ser parte de un gobierno y terminó siendo nada en el mismo. Aceptó que dirigentes como Elisa Carrió se animen a descalificar a Raúl Alfonsín y mis correligionarios usen el silencio como respuesta. Ese accionar soberbio lo repudio, porque ese sentir es parecido al que usaron aquellos autores de los matices más oscuros de la historia argentina, cuando se dedicaron a excluir el pensamiento político. Debería leer y respetar las corrientes que fueron raíces en la República Argentina: el radicalismo, el socialismo y el justicialismo.

Williams Fanlo

[email protected]


29 días en el hospital

“No tenemos la solución a todos los problemas del mundo en nuestras manos, pero frente a nuestros problemas tenemos nuestras manos”. Esta preciosa frase de la madre Teresa de Calcuta se encuentra en la entrada de la sala IV de neumonología del Hospital Nicolás Avellaneda, donde mi padre, Miguel Ángel Robledo, estuvo internado 29 días por una afección pulmonar. 29 días que no pasaban más. 29 días de angustia, aflicción e incertidumbre; para mí el peor de todos los sentimientos. 29 días en que el tiempo se paseaba con sigilo por esos pasillos. 29 días con sus silenciosas noches. 29 días en que cada gota de suero parecía empeñada el calmar lentamente su dolor. 29 días de un aprendizaje con nuevas palabras que pegaban al paladar; palabras que creí nunca iba a usar, como estudios, placas radiográficas, análisis, insulina, infección, mejoría, etcétera. 29 días en que se cruzaron en nuestras vidas personas que tal vez no volvamos a ver, pero que dejaron cada día su calidad humana plasmada en su trabajo. Gracias a los médicos, que tienen en sus manos la bendición de curar. Gracias a los que hacen los estudios y a los enfermeros, entrenados para ejercer la paciencia. Gracias a los que sirven las comidas, a los que limpian, gracias por su noble labor. Gracias a los guardias por su flexibilidad ante la preocupación. Gracias a toda mi familia y a mis amigos por darnos fuerzas siempre, en especial a mis hermanos Miguel y Juan por habernos mantenido unidos todo este tiempo. Pero sobre todo gracias a Dios por permitir que mi padre ahora esté sano y se recupere en su casa para seguir con su vida y sus sueños.

Marcos Antonio Robledo

[email protected]


La Vuelta de Obligado

Respecto del artículo del señor Villafañe sobre la batalla denominada la Vuelta de Obligado (20 de noviembre de 1845), esta fue una de las más tristes derrotas locales: 600 víctimas entre héroes muertos y heridos, y cerca de 30 en el caso de los barcos extranjeros que siguieron de largo. Nuestros cañones no alcanzaban a los barcos, los de ellos nos sobrepasaban. El responsable de esta tragedia, Rosas, en tanto, tomaba mate en su residencia de Palermo.

Patricio Avellaneda

[email protected]

Comentarios