El grado de inversión aún está lejos

15 Oct 2017

ENFOQUE

El economista jefe de la calificadora de riesgo Moody’s, Gabriel Torres, afirmó que “todavía falta mucho” para que la Argentina alcance el grado de inversión y condicionó esa posibilidad a que haya una continuidad en las políticas públicas más allá del signo político de quien ocupe la Casa Rosada. Además, en una entrevista con la agencia de noticias DyN, el encargado de la calificación de Argentina, dijo que la política de endeudamiento del Gobierno puede ser un problema a futuro si, en paralelo, no se baja el déficit fiscal.

-¿Qué expectativa recogen del inversor respecto de la Argentina?

-Hay una esperanza de que la Argentina está haciendo ciertos cambios institucionales, políticos, económicos, que van a perdurar en el tiempo, pero la gran pregunta que queda pendiente y permea todo análisis sobre Argentina es qué va a suceder en el futuro y si se va a mantener.

-¿Qué impacto puede tener entonces el resultado electoral del domingo 22?

-Lo tiene, diría, indirectamente. Nosotros no tenemos ninguna preferencia en que gane un partido u otro. Lo que miramos es si las políticas públicas siguen un camino que nosotros consideremos positivo para el crédito, desde el punto de vista del riesgo crediticio. En ese sentido, si el Gobierno se encuentra que está en proceso de implementar toda una serie de reformas, algunas de la cuales son costosas para la población, y percibe que tiene apoyo, eso podría ser positivo.

-¿Hay espacio para continuar con el tipo de políticas que implementa el Gobierno?

-Creo que sí. La gran pendiente es bajar el déficit fiscal, que es alto, un problema para la Argentina en particular, porque no se puede financiar domésticamente y se tiene que financiar externamente. Creemos que el Gobierno está buscando, en inflación, en lo institucional y en lo fiscal, según el último Presupuesto, continuar con la mejora que ha empezado.

-¿La política de endeudamiento del Gobierno puede ser un factor de preocupación?

-Si continúa con este camino y no se baja el déficit, sí. Hoy creemos que el Gobierno tiene todavía flexibilidad. Tiene una deuda que es un poco por encima de 50 puntos del PBI, de la cual más de la mitad es intrasector público, lo cual le da mucha flexibilidad, porque hasta podemos debatir qué es deuda y qué no es deuda ahí, pero está aumentando la deuda con el sector privado y está aumentando la deuda en dólares. Por lo tanto, si eso no cambia, puede ser un problema.

-¿En qué plazo podría ser un problema?

-No puedo decir una fecha exacta, pero si estamos teniendo esta misma conversación, con estos mismos números, de acá a un año, eso sería para nosotros una luz roja. Estamos esperando a que, por lo menos de acá a un año, por lo menos se dé una tendencia leve hacia la mejora, de que por ejemplo el déficit sea un poco más bajo que este año.

-¿Cómo ve Moody’s la actividad desplegada por el Banco Central y la cuestión inflacionaria?

-Para nosotros, el gran tema es que hay una política inflacionaria, que no existía antes. Así que ese ya es un paso enorme. No nos estamos enfocando en que se incumpla la meta de este año, sino en la tendencia. Y la tendencia es hacia la baja de la inflación.

-¿Puede la Argentina alcanzar el grado de inversión?

-Cualquier país puede, pero para dar un punto de referencia: Argentina está en el escalón 16 en nuestra escala de 21 escalones, donde de uno a 10 es grado de inversión. Es decir, Argentina está a seis escalones del grado de inversión, pero todavía falta mucho.

- ¿Qué debería ocurrir o qué debería hacer el Gobierno para ello?

-Para que vaya mejorando la calificación, lo que nosotros vamos a estar mirando es que continúe lo que llamamos la estabilización macroeconómica, es decir, que baje la inflación, que la economía crezca en forma sostenible y que baje el déficit fiscal, y por tanto se estabilice la deuda. Eso es lo principal. Y luego ya en el mediano y largo plazo, ver que pueda haber un cambio de gobierno, que puedan venir elecciones, y no se cambie esto fundamental. Lo que estamos esperando de acá a un año es que la economía continúe creciendo, que crezca no solo en 2017, sino también en 2018, y esto es crucial, porque la Argentina hace años que no crece dos años seguidos. Luego, que haya algún tipo de indicación de que el déficit está en baja y que haya una tendencia, ya el año que viene, de que el Presupuesto del año 2019 también muestre eso, y que la inflación esté a la baja.

Comentarios