Una historia de amor a dos voces en la obra “Lucía y él”

La obra de Ramiro Trejo presenta un día en una relación de pareja, con el público de testigo.

16 Sep 2017
1

SIN SECRETOS. Lidia Barros y Lucas Romero construyen su vínculo marital a partir de las cosas en común.

ÚLTIMA FUNCIÓN

• A las 22 en La Colorida (Mendoza 2.955).

La intimidad de un matrimonio joven queda al descubierto en “Lucía y él”, la obra que baja hoy de cartel en La Colorida, con las actuaciones de Lidia Barros y Lucas Romero y dirección de Ramiro Trejo. El público se transforma en espectador y al mismo tiempo testigo de una historia que transcurre durante un día y que devela cosas que atraviesan a todos los que amaron y aman.

Hay momentos que parten de una canción, de vivencias compartidas, de ciertas lecturas, expresadas en una puesta minimalista con un planteo escénico realista. “A partir de esa idea iniciamos el abordaje, y de las imágenes propuestas, el texto y las actuaciones se desprenden las posibilidades de interpretación que llevan al espectador hacia diferentes lugares”, explica el director.

- ¿En qué ámbito se desarrolla la historia?

- Invitamos al público a visitar su hogar para presenciar esta convivencia marital. Nos relatan cómo se conocieron, las cosas que comparten, lo que esperan uno del otro; y de esta forma muestran quiénes son ellos. Pero a esta definición de sus personas se llega también por lo que el otro le aporta.

- ¿Hay un desafío al público para que se ponga del lado de algún personaje?

- Ante situaciones cotidianas, mas aún si son críticas o límites, uno tiende a adoptar una posición. Pero, ¿qué sucede si uno como espectador no puede o no quiere estar de ningún lado? ¿Si de repente nos encontramos como un curioso observador pasivo de una realidad que atormenta, en la que nos vemos impotentes de reparar? A veces conocemos una pareja y nos gusta algo de uno y nada del otro, pero cuando ambos quieren mostrar y demostrar lo que hacen y son nos volvemos jueces y hasta verdugos.

- ¿La creación siempre surge de la destrucción?

- Cuando algo se destruye (o lo destruyen) quedan dos caminos, y el mejor es continuar, de eso se trata el vivir. A veces, es necesario que algo muera para que el resto pueda seguir viviendo. Considero que no es sólo desde la destrucción que se da la creación; también se da con la modificación o la transformación de lo ya existente. Y elegir desde donde crear depende de cada uno según el posicionamiento o el punto de vista.

Otras propuestas

La agenda teatral se completa hoy con propuestas que evidencian la paleta de opciones estéticas y artísticas que hay en Tucumán, con dramas, comedias y musicales.

La mayor parte de la oferta se concentra a las 22: en El Pulmón (Córdoba 86), Carlos Alsina presenta su última obra, “El discreto encanto de la compra venta”, en la que aborda la explotación laboral y donde dirige a Sandra Virgolini, Anahí Rodríguez y Ana Sala; en el Teatro de la Paz (9 de Julio 162), el grupo Entre Bambalinas repondrá “Que los cumplas feliz”; en Sala Ross (Laprida 135), Jorge de Lassaletta dirige “Mariposas después de la lluvia”, el texto de Rafael Nofal; en el Centro Cultural Virla (25 de Mayo 265), Martín Giner vuelve a poner en escena “Un tonto en una caja”, con la cual representó a Tucumán en la Fiesta Nacional de Teatro; y en El Refugio del Varón (Suipacha 460), Gonzalo Véliz presenta “El circo de los Marsili”. A la misma hora, en El Círculo de la Prensa (Mendoza 240) comienza la fiesta previa a “La parka”, el musical de Jorge Pérez Lucena.

El humor psicológico mezclado con el policial de “Tócala de nuevo, Cacho (catálogo de perversiones)” se verá desde las 23 en El Árbol de Galeano (Virgen de La Merced 435), con Ricardo Podazza y Cynthia Bulva.


Comentarios