“Tócala de nuevo, Cacho”

Segismundo Bogart debe resolver un crimen, mezcla de policial y psicoanálisis

08 Sep 2017
1

PERSONAJES. Ricardo Podazza y Cyntia Bulva son dirigidos por Marcelo Oros.

DEBUTAN HOY

• A las 23, en El Árbol de Galeano (Virgen de la Merced 435).

Se la presenta como una mezcla casi perfecta entre una historia de psicoanalisis y una novela negra propia de los años 50, con elementos de picaresca, sorpresa y suspenso. “Tócala de nuevo, Cacho (catálogo de perversiones)” sube a escena hoy con las actuaciones de Ricardo Podazza y Cyntia Bulva, dirigidos por Marcelo Oros. El texto de Enrique Morales y Oscar Tato Tabernise fue estrenado hace 22 años en Buenos Aires y ya ha sido representado en España, Francia y México, aparte de distintos escenarios argentinos.

El misterio comienza con un caso policial que debe resolver un hombre aparentemente común, que muta en detective y vive situaciones bizarras en cada escena. Ese protagonista es Segismundo Bogart y decide autohipnotizarse. Desde allí aparecen todas sus perversiones, a través de las mujeres que investiga para encontrar un anillo perdido.

Oros define su puesta como una comedia psicopolicial para adultos: “me tomé la libertad de transitar por otros géneros, para que el público se sacuda un poco la cultura prejuiciosa desde una arista tan particular como es la comedia con temas candentes en la sociedad que vivimos”.

El director aclara que hace años estaba buscando al actor ideal. “No es para cualquiera”, dice. Hasta que encontró a Podazza: “él se sumó a investigar y a jugar con mucho análisis, porque la obra está nutrida y creada a partir de parámetros indiscutibles del psicoanálisis y pacientes clásicos descriptos por Sigmund Freud, que desfilan en siete personajes, uno más delirante y trastornado que el otro”.

Podazza resume a “Tócala...” como una obra loca, divertida y encantadora. ¿Cómo construyó su personaje? “Con una búsqueda de la sinceridad en todas las acciones e intenciones, más allá de las circunstancias que lo rodean -sostiene-. Definí cuáles son sus objetivos, qué busca en cada una de las escenas y situaciones, y la locura que tiene mi Segismundo. La conexión con Cyntia es fundamental en esta obra y es un desafío para ambos. Fui su maestro cuando era una niña y estar en escena con ella es un orgullo en este trabajo hecho con seriedad y profesionalismo absoluto”.

El actor ratifica la idea de Oros acerca de que los antecedentes exitosos de la obra en anteriores puestas no implican nada. “Quien sepa qué puede pasar en el teatro es un iluminado; de lo que estoy seguro es que es un trabajo hecho con seriedad y profesionalismo”, subraya.


Comentarios