Wilson Pico trae su experiencia en el ballet

El coreógrafo y bailarín ecuatoriano presenta tres obras en su debut local.

07 Sep 2017

ACTÚA HOY

• A las 22 en la sala Orestes Caviglia (San Martín 251).

El mundo de la danza contemporánea en Ecuador sufrió un vuelco a partir de la irrupción del coreógrafo y bailarín Wilson Pico, quien este año cumple medio siglo sobre el escenario. Desde su país se proyectó hacia el continente y es considerado un referente internacional en el género experimental, área en la cual tuvo su propio cuerpo de baile a partir de 1972 tras abandonar el estilo clásico.

“El Ballet Experimental Moderno se desprendió de la Casa de la Cultura de Ecuador, y me hice cargo de la coreografía. Abandonamos las salas que había en Quito y nos íbamos a actuar a lugares inesperados, como calles, prostíbulos, mercados, plazas y cárceles. Bailábamos en sitios donde nunca antes se había hecho. Cuando se desarma el grupo en 1975, retomo mi actividad solista y creo nuevos trabajos”, recuerda en una entrevista realizada por la Universidad de las Artes.

Precisamente de ese año son dos de las obras que presentará esta noche en la sala Orestes Caviglia, en su primera visita a Tucumán: “La beata”, donde el personaje es la encarnación y la víctima del fundamentalismo religioso, y “Mujer”, que relata un día de la vida de una persona sometida por siglos al poder, ambos con música de Philip Glass. El repertorio se completa con “Boca-Ira”, con partitura musical de Jan Garbarek.

Pico es el autor de más de 180 obras para solos y para grupos, en los cuales incorporó la temática de lo nacional popular con presencia de lo marginal; imágenes cotidianas urbanas y lo mágico ancestral. Desplegó su arte en toda América Latina y en buena parte de Europa y Asia, donde impartió clases. “Puede ser que a una persona le sirva una sola y única técnica toda la vida, lo mismo que a un zapatero o sastre. A lo caduco se lo puede mirar por lo reiterativo o por la falta de creatividad”, afirma.

Comentarios