El VPH dispara el cáncer de cabeza y cuello

Otras causas son el alto consumo de alcohol y tabaco. El riesgo del sexo oral sin protección.

27 Jul 2017
1

LATENCIA. Puede pasar 20 años hasta que se manifiesta la enfermedad. demedicina.com

Hasta tres de cada diez casos de cáncer de cabeza y cuello en la Argentina se producen por el Virus del Papiloma Humano (VPH), afirmaron especialistas, que precisaron que otras causas son el tabaquismo y el alcoholismo. “El consumo excesivo de tabaco y alcohol aumenta hasta 40 veces las posibilidades de desarrollar esos tumores. En cuanto al VPH, la causalidad está relacionada con el sexo oral sin protección y la cantidad de parejas: a mayor número, aumentan las probabilidades de contraer el virus”, explicó Raúl Giglio, jefe de la Unidad Cabeza y Cuello del Instituto de Oncología Ángel Roffo, con motivo del Día Mundial de la enfermedad, que se conmemora cada 27 de julio.

El especialista precisó que otro factor que predispone a la enfermedad es el inicio temprano en la actividad sexual. “En algún momento de la vida, el 80% de las personas sexualmente activas tendrán contacto con el VPH. En el 96 % de los casos nuestra inmunidad lo rechaza, pero hay un 4% restante de la población en la que el virus queda acantonado en la amígdala, por lo que puede desarrollar un tumor”, detalló.

Los cánceres de cabeza y cuello son un grupo de tumores que generalmente comienzan en tejidos de la boca, nariz y garganta. La incidencia estimada en la Argentina es de 3.200 casos por año, mientras que la mortalidad anual es de alrededor de 1.906 argentinos, de los que el 77% son hombres y el 23%, mujeres.

“El período de latencia para la aparición del cáncer puede ser de 20 años, por lo que entre el contacto inicial con el virus hasta la aparición de la enfermedad puede pasar mucho tiempo. Por eso la vacuna contra el VPH es tan importante para la prevención”, retomó Giglio.

En cuanto a los síntomas de la enfermedad se destacan dos: uno son los tumores, y los otros son indicios persistentes en el tiempo, como afonía, dolor de amígdalas, úlceras en la lengua que no se curan y sangran o placas blancas en la mucosa de la boca que tampoco se curan. “Los tumores de cabeza y cuello también pueden manifestarse con sangrado por las fosas nasales, dolor de oído persistente y la aparición de un bulto en el cuello -explicó Giglio-. Un ganglio en el cuello es sospechoso cuando no remite dentro de los 15 o 20 días, por eso es importante consultar al médico ante cualquier indicio fuera de lo común”.

Comentarios