Riera fue el padre del bono y la intervención acabó con Domato

Ya en 1986 se estimaba que el número de empleados públicos nuevos era de 30.000.

10 Dic 2003
1

LOS COMIENZOS. Fernando Riera llevó de vice a José Domato en las elecciones del 83. Luego, el ingeniero lo sucedió en el cargo.

Fernando Pedro Riera fue el gobernador número 53 en la historia política de Tucumán. En su primer año de gestión tuvo que salir a tomar créditos de la banca privada a tasas usurarias, debido a la elevada inflación que asolaba en el país y por la caída de la coparticipación nacional. En ese lapso comenzó la empleomanía, con más de 2.000 nombramientos. Ya en 1986 se estimaba que el número de empleados públicos nuevos era de 30.000. Por la falta de dinero y de financiación para el pago de sueldos y obligaciones del Estado se crea el Bono de Cancelación de Deudas.
El empeoramiento de la situación económica, social y política en la provincia propició el pedido de juicio político en contra del caudillo de Bella Vista y de su ministro de Economía, Osvaldo Cirnigliaro, pero la intentona fue frenada en Diputados. En tanto, la salud de Riera se deterioraba.
En ese año electoral, el PJ no logra el consenso para su candidato a gobernador, José Domato, y Cirnigliaro produce un quiebre interno. Aparece en escena Antonio Bussi, también como candidato, de la mano del partido de Exequiel Avila Gallo (Defensa Provincial Bandera Blanca). En aquella época el gobernador era elegido a través del Colegio Electoral. En la última actuación de este instituto democrático en la historia política tucumana (1987) fue consagrado Domato, tras tumultuosas sesiones y sospechados acuerdos. Para que les ganara a Rubén Chebaia (UCR) y Antonio Bussi, lo apoyaron los electores de Cirnigliaro.En su gestión, Domato no pudo "gobernar a puertas abiertas", como lo había prometido en su campaña proselitista, debido a los paros y a las protestas callejeras por los atrasados salariales de empleados públicos y jubilados.
El descalabro financiero del Estado provincial era tal que los presupuestos se aprobaban con enormes déficits. La provincia estaba invadida por bonos y por letras de cambio que casi no eran aceptados en la plaza. Para colmo, la actividad azucarera vivía su peor momento y terminaba abruptamente el Plan Alconafta.
Aún así, Domato no admitía fácilmente sus errores. Cuando en los 90 se revelaron casos de desnutrición y de hepatitis por agua contaminada en la provincia, optó por denunciar: "la Nación está trasladando sus situación de quebranto a las provincias". En enero del 91 la crisis provincial era incontrolable y el presidente Carlos Menem dispuso la intervención federal.

EXCESO DE EMPLEADOS

1983
JURAMENTO:
Fernando Riera asume el 11 de diciembre. En las elecciones de octubre ganó la fórmula Riera-José Domato (PJ); en la capital había vencido Rubén Chebaia (UCR).

INAUGURACIONES: el ingenio Concepción inaugura su planta de alcohol anhidro para la mezcla de alconafta, que desde el 1 de mayo era el único combustible que se vendía en la provincia.

1984
INFLACION Y DEUDAS:
la inflación en el país sigue (688% el total del año), y el dólar "paralelo", que en enero estaba en $ 30, llegaría a $ 206 en diciembre. Se crea el Siprosa. El Estado provincial sale a tomar créditos a altas tasas para pagar sus obligaciones.

VISITA PRESIDENCIAL: en marzo se hunde un tramo central del puente sobre el Río Salí y en agosto llega Alfonsín para inaugurar la nueva sede municipal.

1985
CAMBIOS EN EL GABINETE:
con el plan Austral en marcha, la tasa de desempleo y subempleo en marzo llega al 21,2%. La huelga y los paros pululan. Manuel Navarro renuncia en Economía y lo reemplaza Osvaldo Cirnigliaro.

NACEN EL BONO Y EL PLUS MEDICO: en marzo nace el plus médico y en julio se crea el Bocade. Se pone en marcha el sistema de maquila y la ciudad capital festeja 300 años.

1986
EMPLEOMANIA:
en el orden nacional se cae el Plan Austral y en Tucumán se agudizan los problemas para abonar los sueldos. Se denuncia que desde 1983 se designaron 30.000 empleados y que la planilla llega a 87.822 personas. Inauguran el nuevo aeropuerto.

JUICIO POLITICO: en octubre Riera pasa por su peor momento. Piden su enjuiciamiento político y el del ministro de Economía, pero en Diputados no prosperará.

1987
AÑO ELECTORAL:
el PJ gana en 17 provincias. En Tucumán, la interna del PJ otorga la candidatura a Domato y Cirnigliaro se escinde, con su Frente de Acción Provinciana (FAP). Por su parte, Defensa Provincial Bandera Blanca (BB) lleva a Antonio Bussi como candidato. En los comicios, el PJ logra el 24,59% de los votos; el FAP el 19,28% y BB el 18,3%. La UCR, a pesar de ser la más votada (32,38%), no tiene mayoría propia de electores. El primer intento de designar gobernador fracasa por falta de acuerdo entre el PJ y el FAP, y porque los electores de BB votan en blanco.

GESTION TRAUMATICA

1987
FARRAGOSA SESION:
Domato es elegido en una tumultuosa sesión, con los votos del FAP.

LA ELECCION DE SENADOR: el 9 de diciembre jura Domato, luego de una imprevista asamblea legislativa que elige senador nacional a Cirnigliaro, pese a que faltaban más de dos años para que terminara el mandato de Olijela Rivas. Para la intendencia de capital es elegido Raúl Martínez Aráoz (UCR), tras un acuerdo con FAP y BB.

MAS TITULOS: la asfixia económica del Gobierno obliga a una nueva emisión de bonos y de letras de cambio. Esto provocó la saturación del circuito financiero provincial, hasta sus límites. Se inaugura la peatonal Muñecas.

1988
LA DEUDA:
la deuda provincial, que en el 87 era de 300 millones de australes, trepa a los 1.000 millones a fines del 88. Se estima que circulan bonos por 130 millones y letras de tesorería por 290 millones.

CANJE, REFORMA Y LEY DE LEMAS: aparece la operatoria fet de canje de bonos por efectivo. La Legislatura declara necesaria la reforma de la Constitución de 1907. Aprueban la Ley de Lemas.

1989
PAROS, HUELGAS Y SAQUEOS:
los docentes llegan a parar 71 días, casi el 43% del tiempo de clases del año. Se estima que circulan en la provincia más de 500 millones de australes en bonos. En mayo se producen saqueos a comercios.

NACE FUERZA REPUBLICANA: entre abril y julio los precios subieron el 1.471%. Antonio Bussi crea Fuerza Republicana, una escisión de Bandera Blanca. En la elección presidencial y de diputados, FR obtiene 108.363 votos, contra 142.268 del Frejupo y 52.252 de la UCR.

LEY ELECTORAL: en setiembre Domato veta la Ley Electoral y establece por decreto el sistema de la elección de legisladores y constituyentes. En noviembre se realizan las elecciones. FR logra mayoría para la Convención Constituyente. Se suspende la elaboración de alcohol anhidro y cae el Plan Alconafta.

1990
LA NUEVA CONSTITUCION:
la Convención Constituyente, tras chocar con la Corte Suprema, concluye sus sesiones y aprueba la nueva Carta Magna provincial. Domato se niega a publicarla "hasta que la Justicia resuelva las impugnaciones judiciales". En marzo, Ramón Ortega acepta ser candidato del PJ.



PUNTO DE VISTA
Tucumán está cada vez peor por el fracaso de su dirigencia

Hugo Ferullo
ECONOMISTA - PROFESOR DE LA UNT Y DE LA UNSTA

La economía de Tucumán, que representa menos de un 3% del total de la del país, no tiene demasiada importancia en la generación de los grandes resultados macroeconómicos nacionales, que en los últimos 20 años se caracterizan por su enorme variabilidad.
Este período incluye dos crisis extremas de inestabilidad: la hiperinflación de fines de los 80, y el default y la devaluación con que se inició el nuevo milenio.
En estas dos décadas, los negocios privados de la economía tucumana se acomodaron al contexto nacional de manera previsible.
La ganancia de competitividad externa que trajo aparejada la devaluación, por ejemplo, ayudó a la recuperación del sector agrícola y de sectores que compiten con las exportaciones, como la producción textil.
No hay en esto demasiada especificidad que pueda asignarse a Tucumán. Lo mismo ocurre con el auge del sector financiero durante la convertibilidad, con el gran aumento del desempleo, con la disminución del nivel de pobreza a principios de los 90, fenómeno asociado a la estabilidad, y con su crecimiento sistemático desde la segunda mitad de la última década, a medida que se profundizaba el desempleo. El crecimiento desmesurado del empleo público obedece a la incapacidad del sector privado de dar empleo al conjunto de trabajadores que ofrecen su fuerza de trabajo, en un país donde el seguro de desempleo es inaccesible para el grueso de los desempleados.
Los indicadores socioeconómicos muestran que estamos cada vez peor en comparación con el conjunto del país. En Tucumán opera cada vez más la desconfianza y esto tiene que ver con la decadencia y con el fracaso estrepitoso de la dirigencia política a lo largo de estos 20 años.