En la ciudad desierta, los “reyes” de la noche fueron los taxistas