San Cayetano, en tiempo de pandemia