La pandemia aún mantiene cerradas las puertas hacia los tesoros del pasado