El frío logró que los tucumanos usen el barbijo