El frío llegó para quedarse en Tucumán