Respetar los dos metros de distancia cuesta, pero debe hacerse