En Tucumán, la imprudencia viaja arriba de una moto