La ceguera no es un obstáculo para sentirse libre y feliz