Un régimen totalitario

Lawn Tennis sufrió el mismo destino que todos los que intentaron frenar a Tucumán Rugby: fue derrotado 29-10 en el parque. El “Verdinegro” tomó más distancia del resto.

05 May 2019

A estas alturas ya habría que preguntarse si Tucumán Rugby es susceptible de derrota, o más bien de derrocamiento. Porque en apenas siete fechas, el equipo de Yerba Buena ha establecido un régimen totalitario en el Regional “Antonio Gandur”: su voluntad es la ley y todo aquel que haya intentado oponerse a ella fue derrotado. Incluso Lawn Tennis, que después de ganar los seis partidos que había disputado, tenía no sólo la confianza suficiente para intentar frenarle el paso al “Verdinegro”, sino también la oportunidad de relevarlo del mando. Sin embargo, sufrió la misma suerte que los anteriores insurrectos: fue vencido casi sin objeciones por un equipo que prácticamente no regala oportunidades, y que sabe muy bien aprovechar las que le entrega cada uno de sus adversarios. El 29-10 hasta encerró un bonus ofensivo, elemento poco habitual en duelos entre rivales de esta magnitud.

Es que lo de Tucumán Rugby fue muy completo. En el primer tiempo fue el protagonista absoluto frente a un anfitrión que no tuvo problemas en cederle ese papel: Lawn Tennis se desentendió de la fase ejecutiva y apostó sus primeras fichas a buscar el fondo y presionar con una defensa arriba a la espera del error rival. Sin embargo, Tucumán Rugby no regaló nada y con la pelota en la mano, la movió hasta que encontró los espacios. Con dos tries de Tomás Albornoz (que de fullback también la descose), Lucas Cartier y Augusto López Salas, se llevó al descanso un parcial de 26-10.

Lo único de Lawn Tennis había sido el try penal que forzó una vez que entendió que esperando le iba a crecer la barba y salió a buscar. Y ya con esa presión adoptó una actitud mucho más vertical en el complemento, mientras Tucumán Rugby -ya con el estómago lleno- entraba en modo muro de concreto. Lo intentó el “Tennis”, por adentro y por afuera, pero no fue posible hallar una fisura en esa defensa, al punto de no poder sumar ni un punto en esa segunda etapa.

Lince, el dueño de la calle

El clásico de la avenida Silvano Bores quedó para Lince, que le ganó 31-12 a un cada vez más lejano Cardenales. Curiosamente, el “Purpurado” había sido claro dominador en la primera parte, pero no logró definir lo que generó, y los “Grises” sí lo hicieron en la segunda parte, en la que jugaron con otra cabeza y se bancaron el tremendo duelo físico que le propuso su rival.

El que tampoco levanta cabeza es Huirapuca: desconocido, diezmado, con ausencias, fue derrotado en su propia casa por Santiago Lawn Tennis, al que le alcanzó con un juego ordenado y un Augusto Mirolo muy efectivo en los lanzamientos a la hache para llevarse un 32-26 muy valioso.

Jockey de Tucumán sigue solo en el fondo tras una nueva derrota, esta vez a manos de Old Lions en Santiago, por 26-12. Los santiagueños ahora acompañan a Lawn Tennis en el segundo lugar. Además, Jockey de Salta le ganó 21-17 a Gimnasia y Tiro.

Hoy completarán la fecha: Universitario-Natación y Universitario de Salta-Los Tarcos.

Comentarios