IN MEMORIAM

La muerte de la actriz y directora Alicia Zanca sacudió a la escena nacional

Compartir
DYN

El corazón de una luchadora dijo basta y se detuvo ayer. Tras sobrellevar una cruel enfermedad -le habían diagnosticado cáncer de colon- falleció Alicia Zanca. Tenía sólo 57 años.

El mundo del espectáculo se vio conmovido con la noticia de su muerte. Dueña de una belleza singular, fue una incansable actriz de teatro, su pasión, terreno en el que había encarado la labor de directora con singular suceso.

Había estrenado hace poco el clásico "Bodas de sangre", que dirigía, en el teatro El Vitral. Además, fundó una Escuela de Teatro que llevaba su nombre, y su actividad no había decaído a pesar de la enfermedad que soportaba desde hace un tiempo.

Zanca había nacido en 1955 en Buenos Aires. Supo, desde siempre, que iba a dedicar toda su vida al teatro. Y así lo hizo hasta sus últimos días. Su talento se puso de manifiesto desde un primer momento, a tal punto que fue nada menos que Agustín Alezzo quien la integró al elenco de "Las brujas de Salem", cuando aún era una adolescente.

Tiempo más tarde, y según ella siempre recordaba con afecto, fue incorporada al Elenco Estable del Teatro San Martín. Sólo tenía 21 años y muchos sueños para hacer realidad.

A finales de los 70 llegó al cine. Y en la televisión fue protagonista de éxitos tales como "Dos a quererse", novela que aún está en el recuerdo como uno de los clásicos de este genero. "Nunca hice el cine que me gustaría hacer", confesó en una entrevista a LA GACETA, en 2000.

En múltiples escenarios se lució en el rol de actriz, en obras como "El jardín de los cerezos" o "Romeo y Julieta". Recogió el aplauso y el reconocimiento de la crítica.

Se fue Alicia Zanca, una madre coraje dedicada por entero a sus hijos mellizos, una señora actriz que le puso el pecho a la vida.

Más como esto