Llegó la hora de lo más importante

La primera mitad del año pasó volando y quedaron algunos proyectos pendientes. La segunda parte de 2011 debe alinearse hacia las prioridades profesionales para cerrar un año con todos los deberes realizados. Según los expertos, esta asignación de tareas no necesariamente significa descuidar otras como las relaciones familiares, la salud y la gimnasia

12 Jul 2011
1

EL TIEMPO PASA...Generalmente, cuando tenemos metas laborales, lo esencial es planificar cómo usar, de la mejor manera, el tiempo, que es muy escaso. TURISMOENLONDRES.COM

"Se me fue volando el primer semestre. Me he quedado con algunas cuestiones pendientes que tendré que resolverlas en la segunda parte del año". Quien no ha dicho esta frase al ver cómo se cayeron -casi a la velocidad del la luz- las primeras seis hojas del calendario. E inicia el segundo semestre con materias pendientes en la oficina.

La administración del tiempo es uno de los principales problemas actuales. Quizás junto con el dinero, sean los recursos que las personas lo vivimos como los más escasos, plantea a LA GACETA José María Blunda, experto en Gestión de Personas. "No me alcanza el tiempo", es una frase que la escuchamos muy a menudo, en la actualidad. Sin descuidar que el ritmo de vida actual, sea un factor que hace más compleja la administración de este escaso recurso, no es menos cierto que siguiendo determinados principios tendremos mejores posibilidades para conseguir que la segunda mitad del año sea vivida de manera más funcional a nuestros proyectos, señala el especialista (su sitio en internet es www.joseblunda.com.ar). A continuación, las claves que los expertos en el tema destacan, según la perspectiva de Blunda:

Primero, lo Primero. Como titula Stephen Covey a su libro sobre la administración del tiempo, lo primero es reconocer cuáles son las prioridades para esta segunda mitad del año para luego asignarles el espacio que sus prioridades se merecen. Dice el autor que no se trata de vivir más rápido, sino de usar el tiempo en lo que es más importante. Escucho a muchas personas expresar por ejemplo que les encantaría tener una mejor salud física, pero que no tienen tiempo para hacer gimnasia. El sedentarismo y el estrés son dos de los principales obstáculos para tener salud y sólo con tres horas, de las 168 que tiene la semana, estará haciendo una gran inversión para su calidad de vida. Y no significa pagar el mejor gimnasio, sino empezar a organizarse para, por ejemplo, poder caminar durante tres espacios de tiempo en la semana. "He puesto este ejemplo para también manifestar que las prioridades no son sólo aquellas cosas que pasan por el trabajo y las responsabilidades de esta naturaleza. También lo son la salud, las relaciones interpersonales, o cambiar un hábito para crecer personalmente", dice Blunda.

Tomar decisiones en el corto plazo, considerando sus consecuencias en el largo plazo. Sin lugar a dudas que tenemos propósitos personales diversos y que estos requieren de diferentes plazos de tiempo para su logro. Cursar una carrera le lleva años, bajar de peso puede requerir de varios meses y terminar un informe para el trabajo puede significar una semana. Es necesario poder identificar los plazos de tiempo que requieren cada una de sus metas en este semestre, porque sobretodo aquellas metas que requieren de mediano o largo plazo será necesario que las tenga presente para no olvidarse de las mismas en la administración de su tiempo. Administrar tiempo es pensar que hacer hoy o esta semana y esto implica poder relacionar el largo plazo (años) con el corto plazo (que voy a hacer esta semana), porque muchas de los objetivos no se conseguirán en una semana pero es hoy, mañana o esta semana donde juego mi compromiso con esa meta.

Veinticinco semanas al servicio de sus objetivos. Hemos comenzado la segunda mitad del año, un momento ideal para actualizar prioridades y poner estos seis meses al servicio de ellas. Tenga en cuenta que 25 semanas son un período de tiempo bastante importante para tomar decisiones que nos pongan más cerca de nuestros propósitos. Por ejemplo, una de las metas que también se pone en juego en esta segunda mitad del año, es un merecido descanso y vacaciones a fin de año. Es bueno empezar a pensar ahora en julio dónde quiero y puedo veranear en enero, febrero o marzo para elegir un destino conforme a mis posibilidades, empezar a ahorrar y pagar en cuotas adelantadas y no vencidas mediante un mínimo ahorro mensual para este fin.

No deje que las cosas que no le gustan y que son verdaderamente importantes para su felicidad, sigan como están. Por favor, resístase a la idea que las cosas no cambiarán. Si el sedentarismo es un problema en su vida, si necesita recuperar una relación o cambiar el trabajo actual, empiece a analizar como estos meses que quedan van a servir para cambiar estos resultados. Cada uno es agente de cambio en su propia vida y es actuando como abrimos esa posibilidad. Cambiar requiere hacer cosas nuevas, diferentes. Es aquí donde el tiempo también tiene que ayudar a construir nuevas realidades.

Paso a paso. Los 180 días de la segunda mitad del año, pueden también ser vividos como 180 pasos que podemos dar para estar más cerca de lo que queremos. Es conveniente moderar nuestra ansiedad y vivir cada acción y momento como una oportunidad para acercarnos a nuestros objetivos, aceptando que los logros serán el resultados de muchos pasos y no de, en la mayoría de los casos, un golpe de suerte o fortuna. Para ordenar estos pasos, la herramienta más poderosa es la planificación.

Comentarios

Comentarios

Para poder comentar debes Ingresar / Registrarte