Se unieron 400 corazones albicelestes

Alumnos de varias escuelas especiales cosieron una bandera de 90 metros. Ayer la presentaron con una fiesta popular

16 Jun 2011
Sonrientes y al ritmo del Himno de la Alegría, más de 400 chicos de escuelas especiales presentaron la bandera que formará parte de la "más grande del mundo". Tiene 90 metros y se unirá a la que está en Rosario, que ya lleva 18 kilómetros.

El acto se realizó en la plaza Belgrano y lo organizó el centro de día San Gennaro. Desde el año pasado varias instituciones de educación especial vienen confeccionando la bandera con colaboración de padres y alumnos de otros colegios y escuelas.

Apenas el locutor dijo: "¡hace su entrada la bandera más grande del mundo!", los chicos comenzaron a marchar agitándola mientras tiraban globos celestes y blancos. Los que esperaban al final del recorrido aplaudían animadamente.

Yésica Tabara y José Luis Rodríguez acompañaban la columna vestidos de gauchos, y a su turno animaron a todos bailando un típico gato.

"Nos gustó un montón ayudar con la bandera y estar con las madres y hermanos. Ellos han cosido también", contaron los chicos alumnos del centro San Gennaro.

Yésica relató que durante la semana estuvieron repartiendo escarapelas por las casas cercanas al centro y entregando invitaciones para el acto. Aunque muchos no se las recibían, reconocieron. Eso no los desanimó y se animaron a decir que ahora les gustaría hacer la escarapela más grande del mundo.

Sonaban las estrofas de Himno Nacional y el grupo de alumnos sordomudos de la escuela Próspero García cantó con las manos. "Para mí venir aquí es muy importante porque soy argentino y estoy muy orgulloso", contó Erik, mientras su maestra, Mónica Barcos, oficiaba de traductora.

"Para mí es muy lindo compartir este momento y sentir que somos todos iguales, que nadie aquí es diferente", añadió -con sus manos- Milena.

Erik sueña con el día en que deje la escuela para dedicarse a trabajar como carpintero o arreglando autos, porque le gustan las actividades manuales. Milena sueña con estudiar Bellas Artes y llegar a ser maestra de actividades prácticas.

La banda de la escuela para ciegos Luis Braille cerró el acto con música folclórica. Entre las actividades, esa escuela tiene talleres opcionales de música.

Marcos Millares, de 17 años, deslizaba con gran agilidad sus dedos sobre el teclado. "Me encanta la música y la locución", contó el joven, que pretende llegar a trabajar en una radio. Es de Simoca y todos los días viaja a la ciudad para ir a la escuela. "Simoca huele a tranquilidad y la ciudad a un poco de todo", cuenta entre risas. En sus ratos libres es DJ en cumpleaños y casamientos.

Noemí Comba, coordinadora del Centro San Gennaro, explicó que la experiencia, además de unir retazos de tela para formar la bandera, sirvió para fortalecer lazos con otras instituciones escolares. "Comenzamos en 2007 esta campaña. Nuestro sueño es poder llevarla el año que viene a Rosario (que cumplirá 200 años) para ser parte de la más grande del mundo", destacó.

Comentarios