La avanzada contra el cigarrillo inquieta a tabacaleros tucumanos

La superficie con tabaco en nuestra provincia se contrajo un 50% en los últimos años.

06 Jun 2011
1

PROBLEMAS DE PRECIOS. Los tabacaleros tuvieron inconvenientes este año para comercializar su producción. LA GACETA / OSVALDO RIPOLL

Los productores tabacaleros de Tucumán no temen que la ley antitabaco que acaba de aprobar el Congreso de la Nación los perjudique en forma directa, pero sostienen que la avanzada en general contra el cigarrillo obliga a replantear los destinos de la actividad.

"Con todas estas medidas, no le veo mucho tiempo al tabaco, de manera que el productor se va a ir alejando, pese a que no hay otra actividad que le brinde la seguridad y la rentabilidad que brinda la actividad tabacalera", dijo a LA GACETA el presidente de la Cámara de Productores Tabacaleros de La Cocha, Luis Bravo.

En la Argentina, la actividad tabacalera está contemplada y protegida por la Ley 19.800, aunque el sector se ve permanentemente amenazado por los impulsores del antitabaco y por la OMS, que presiona para que nuestro país se sume a un esquema mundial de controles del producto (ver "Una ratificación...").

"Por más prohibiciones que se vayan estableciendo en el mundo, la gente sigue consumiendo tabaco. La mayor parte del tabaco que se produce en la Argentina se exporta, y es por eso que no tendríamos problemas por la ley contra el cigarrillo. Pero si dejamos de producir y exportar, otros países se quedarán con los mercados hacia donde va nuestra producción", remarcó Bravo.

En Tucumán se destinan unas 4.000 hectáreas para cultivar tabaco del tipo Burley. Participan de la actividad unos 1.500 productores, la mayoría de los cuales son minifundistas que poseen un promedio de 2,5 hectáreas cada uno. En la última campaña, el sector obtuvo 6,2 millones de kilos y tuvo problemas en la comercialización. "La ley antitabaco tal vez no tenga impacto, pero en ella se asientan las compañías tabacaleras para bajarnos los precios", denunció la presidenta de la Cámara de Productores de Tabaco de Tucumán, Susana Migles. Según Bravo, este año se llegaron a pagar cuatro precios distintos por el mismo tipo de tabaco en Tucumán. "La Cooperativa Agropecuaria Tucumán compró 2,3 millones de kilos a $ 11 el kilo de clase ponderante, valor similar al que se pagó este año en Misiones. Massalin Particulares pagó un 6% más que el año pasado, hasta $ 10,75 el kilo, mientras que Alliance One ofertó un 10% menos que en 2010, al igual que la Cooperativa Independencia", subrayó el dirigente.

Retroceso

En general, la actividad tabacalera de Tucumán es avezada en soportar crisis, que se generan por problemas climáticos que dañan los cultivos y por los vaivenes de un mercado demasiado inestable. "En una década, la producción de tabaco bajó un 50% en Tucumán, y hay una marcada fuga de productores hacia otras actividades. El problema es que la mayoría de los tabacaleros tiene tan baja escala y toda una estructura montada para el tabaco, que resulta muy difícil que se puedan adaptar a otras opciones", indicó Bravo.

En el área tabacalera del sur de la provincia, avanzan tímidamente alternativas productivas como la frutilla, la cría de cerdos y pollos y la producción de hortalizas. El secretario de Desarrollo Productivo, Jorge Feijóo, comentó a nuestro diario que desde casi tres años se viene trabajando con opciones de diversificación productiva al tabaco, que incluye especialmente la producción de frutillas y de cerdos, con recursos del Fondo Especial del Tabaco. "Es nuestro programa más fuerte en el área tabacalera y estamos avanzando en forma incipiente, con alguna inserción entre los productores tradicionales", observó Feijóo.

Bravo señaló que ante el ataque permanente de los detractores del tabaco y del cigarrillo, más tarde o más temprano la actividad productiva terminará cediendo sus espacios. "Este año, la caña de azúcar avanzó bastante sobre nuestra área de cultivo", reseñó.

Migles se quejó porque la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ocupa en demasía sobre los riesgos que genera el tabaco, pero no pone énfasis en otros factores que perjudican la salud humana. "Todo lo que se consume en exceso puede ser un riesgo. La carne vacuna, las bebidas gaseosas, etcétera, pueden producir problemas de salud, pero sólo se ataca el tabaco", resaltó. "El problema de la diversificación que se propone es que no hay actividades productivas que generen la rentabilidad que logra el tabaco, en especial a los productores más pequeños, que son la mayoría. Los grandes, los que tienen mayor escala, ya están diversificando porque a ellos no los perjudica", remató Migles.

Comentarios