Historia remota del vuelo en Tucumán

En 1911 llegó el primer avión y en 1919 surgió el Aero Club. Por Carlos Páez de la Torre (h). - Redacción LA GACETA.

26 Sep 2009
1

PRIMEROS TIEMPOS. Frente al aparato del Aero Club, aparecen algunos directivos. El penúltimo desde la derecha es el fundador, doctor Nicanor Posse. LA GACETA

Corría julio de 1911, cuando un avión apareció por primera vez en el cielo de Tucumán y se posó en el flamante parque 9 de Julio. El piloto era Marcelo Paillette. El suceso causó enorme revuelo. Pero habría que esperar dos años más para que se repitiera la experiencia, con el aparato de Castailbert, que también realizó exhibiciones en Monteros.
En 1914 llegó otro avión, tripulado por el español Piñero. Ejecutó varios vuelos a beneficio y aterrizó en Villa Nougués. Pero, en el  festival del 12 de febrero, destrozó la hélice al tocar tierra y su máquina se dio vuelta. Con el piloto ileso, fue el primer accidente aéreo en Tucumán. Ese mismo año 1914 llegó Bartolomé Cattáneo, quien deslumbró con piruetas sobre la capital.
Todo esto despierta gran entusiasmo. Un grupo encabezado por el doctor Nicanor Posse, decide fundar en 1919 el Aero Club Tucumán. Compran un avión Airco, "El Halcón Tucumano", y contratan a un  piloto inglés, el capitán Holland.
Este tuvo tres accidentes de los que salió ileso, pero el aparato terminó destrozado en el último.
El club adquirió entonces un Caudron, "El Aguila". A su mando, el intrépido alemán Max Holzen cautivó a Tucumán con maniobras arriesgadas: "looping", caídas de ala, cruce entre las torres de la Catedral. Luego vino el teniente francés Jorge Sariotte. El es quien por primera vez hizo un vuelo nocturno sobre la ciudad, el 9 de julio de 1920.
Después de Sariotte, el club contrató al italiano Emilio Gaya, y en 1924 empezaron los "cursos de pilotaje", dirigidos por Salvador Gaudioso Molina. De allí saldría el primer grupo de pilotos tucumanos: Próspero Palazzo, Santiago Travi, Ernesto Nougués, Eduardo Bernasconi, Antonio Carlino, Armando Romanelli, Eduardo Fourcans y Aurelio Schwartz.
Comentarios