Contenido patrocinado

El desafío de invertir en medio de la tormenta

12 Sep 2018

Por Alejandro Bianchi, Gerente de Inversiones de InvertirOnline.com

Primero fue la crisis de la Lira turca. Después tuvo aroma carioca: además del salto del Real, asoma la presión electoral en Brasil como una de las tantas ráfagas que generan cortocircuitos en la economía local. Mientras los vaivenes de los países emergentes inquietan la estabilidad del peso frente al billete estadounidense y el Banco Central despliega el operativo de desarme de “bola de Lebacs”, el mercado bursátil observó con desconfianza el anuncio del presidente Mauricio Macri. En plena escalada del dólar, la incertidumbre reina en la city. Sin embargo, también asoman oportunidades: con astucia e inversiones tácticas se pueden obtener beneficios en Letes, bonos o acciones.

Por el cambio de expectativas, hoy los bonos del tramo corto de la curva rinden casi lo mismo que aquellos de mediano o largo plazo. Para los más conservadores, aún más cortos que estos bonos podemos encontrar a las letras del tesoro (Letes), que hoy tienen un lugar destacado como herramienta de inversión, ya que tienen un nivel de riesgo muy bajo y forman parte del plan del BCRA para desarmar la “bola de Lebacs”. Tanto los bonos cortos como las Letes, tendrán buenas perspectivas si se logra renegociar el acuerdo que firmó la Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para adelantar los fondos prometidos.

Este contexto de alta volatilidad debe ser aprovechado. Hoy las letes rinden un 5% en dólares y con un vencimiento menor al año. Es una tasa que, para obtener en otra plaza uno debe extender su horizonte de inversión a más de 7 años.

En el horizonte, las variables que aparecerán tampoco serán positivas. En septiembre y en diciembre, la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) subirá nuevamente la tasa de interés hasta el 2,5%. Este dato es perjudicial para los países emergentes. El aumento del Real (que probablemente continúe en alza) y los comicios presidenciales de octubre en Brasil, aportan un escenario complejo para el tipo de cambio local. En resumen, hacer inversiones a largo plazo es poco recomendable, y mantenerse en pesos puede ser algo arriesgado si la trayectoria del real lleva al peso a tocar nuevos mínimos.

Una alternativa a considerar para los inversores más agresivos sería la de entrar en acciones. Las acciones bancarias han recortado en dólares más de un 70% de su valor en lo que va del año y ahora cotizan a ratios muy atractivos de precio sobre ganancias (8 veces).

Dicho esto, en la Argentina nuevamente se está desarrollando un escenario favorable para que aquellos que hasta ahora no se animaron a ir más allá de la compra de divisas o del plazo fijo. Para que puedan animarse a dar un salto y se convertirse en verdaderos inversores. En sintonía con ello, cada vez es mayor la posibilidad de acceder a estos instrumentos financieros desde la comodidad de la casa, con una computadora, tablet o smartphone. Un fiel reflejo de esto es el Desafío “El Inversor del Año” que acaba de lanzar InvertirOnline.com, y que se llevará a cabo del 3 al 28 de septiembre. En el mismo, de manera gratuita y desde cualquier dispositivo, el público podrá fácilmente aprender a invertir en bolsa sin necesidad de arriesgar su propio dinero.

Para los aficionados, la propuesta premia a los que logren el mayor rendimiento de su cartera con $100.000 virtuales del Simulador de Inversiones. Como condiciones hay que invertir el capital en Acciones, Bonos y/o CEDEARs durante la competencia, realizando al menos 5 operaciones efectivas.

El creciente interés en las finanzas y en las operaciones, refleja cada vez más el entusiasmo de los jóvenes por participar de este tipo de competencias, por lo que esperamos con las mejores expectativas a los participantes de este nuevo Desafío el inversor del año 2018.

Practicando con el simulador, además de poder ganar importantes premios como un viaje a NY para dos personas, la persona podrá evaluar de qué se trata y cómo hubiera sido su rendimiento en el caso de haber invertido realmente en el mercado de capitales. De esta forma, ese mundo que nos parece -muchas veces- excesivamente complejo, pero con el que tenemos que batallar de forma inevitable, se hará mucho más accesible y atractivo para el inversor.