El parque Percy Hill, más joven que nunca: Días y horarios

Ayer se celebraron los 25 años desde que el jardín botánico fue recuperado y puesto en valor. En esta reliquia de Yerba Buena se suman más actividades: armaron una huerta y una biblioteca.

PROTEGIDO. Para resguardar esta muestra representativa de selva pedemontana, hace 25 años cercaron el predio. LA GACETA / FOTOs DE Analía Jaramillo PROTEGIDO. Para resguardar esta muestra representativa de selva pedemontana, hace 25 años cercaron el predio. LA GACETA / FOTOs DE Analía Jaramillo

Hay sombra, una brisa fresca y mucho verde. Ya antes de atravesar el portón del parque Percy Hill, en Yerba Buena, el canto de los pájaros envuelve el ambiente. Es cuestión de cruzar las rejas y avanzar por el camino para sentir el aroma a bosque. Entonces, es posible detener el tiempo, llenarnos de aire y sentir cómo era hasta hace unas décadas la selva pedemontana que ocupaba la Ciudad Jardín.

“Prácticamente no había casas en la zona cuando se pensó en este parque”, cuenta una guía ante la mirada atenta de Pablo, Guadalupe, Patricio, Simón y Agustina. Ellos son tataranietos de Percival Hill, el empresario que pensó en donar las tierras para que hoy existiera este valioso espacio natural. El terreno fue cedido por los descendientes de Percy Hill a la Municipalidad de Yerba Buena años después.

El Percy Hill, ese pedacito de edén que tiene la Ciudad Jardín, había sido inaugurado en la década del 70. Pero estuvo mucho tiempo descuidado. Ayer se cumplieron 25 años desde que fue recuperado y puesto en valor. Por ello, se realizó un acto a cargo las autoridades municipales y de las distintas organizaciones que colaboran en la tarea de proteger esta muestra representativa de selva de Yungas.

PASADO Y PRESENTE. Una guía habla con tataranietos de Percy Hill (izquierda). En el acto por los 25 años se descubrió una placa conmemorativa (derecha). PASADO Y PRESENTE. Una guía habla con tataranietos de Percy Hill (izquierda). En el acto por los 25 años se descubrió una placa conmemorativa (derecha).

El parque está más joven que nunca. Para disfrutar de esta hectárea con más de 730 árboles, hoy el paseo cuenta con bancos y merenderos. Hay carteles que indican toda la información necesaria sobre las más de 20 especies forestales que se levantan en el predio. Además, hay baños y un servicio de guías para los visitantes que quieran hacer un recorrido acompañados y aprendiendo sobre las distintas variedades de flora y fauna que se encuentran en el lugar. Recordemos que este jardín sirve de refugio a más de 80 especies de aves; algunas son autóctonas y otras no.

Según cuenta Pablo Quiroga, director de Medio Ambiente de Yerba Buena, se vienen concretando varios proyectos: uno es la creación de una huerta y el otro de una biblioteca para que cualquier persona que vaya al parque pueda sacar un libro y leerlo en un ambiente relajado, rodeado de una naturaleza incomparable.

Todas las mejoras apuntan al objetivo del jardín botánico, según dijo: ser un aula a cielo abierto. Con ese mismo fin, se promueven las visitas de estudiantes: al año van cerca de 5.000 alumnos de distintos establecimientos a realizar recorridos guiados.

Un poco de historia

Cuenta la historia que Percival Hill, de origen inglés, luchó para evitar la tala en el terreno de calle Perú al 1.100, y que propuso donarlo para que sea un importante pulmón de la ciudad. “Era un visionario, un pionero en cuidado del medio ambiente”, dice con orgullo Percy Hill. Él y María Victoria Hill Terán, que son nietos de Percival, ayer participaron del acto por la celebración del día del Jardín botánico- Parque Percy Hill, una fecha que se definió por ordenanza.

El parque Percy Hill, más joven que nunca: Días y horarios

Ellos están orgullosos de ver en lo que se ha convertido el sueño de su abuelo. “Que se valore la naturaleza y el medio ambiente es lo que quisimos en nuestra familia cuando donamos esta reserva para que la cuide gente capacitada a través de los organismos competentes”, resaltó María Victoria.

Percy, que vive actualmente en el centro, cuenta que a menudo visita el parque para entrar en contacto con uno de los pocos remanentes de la selva pedemontana que quedan en la zona. También para aprender sobre aves. “Hoy, que vemos cuánto ha crecido esta ciudad en cemento, nos damos cuenta de la importancia de haber preservado este espacio”, evalúa, mientras muestra orgulloso una remera que dice “Team Hill”.

El acto duró casi dos horas. Contó con la presencia del intendente Mariano Campero y funcionarios municipales. También asistieron docentes e investigadores del Instituto Lillo. Manuel Sancho Miñano, del Rotary Club de Yerba Buena, dio detalles de cuando el predio estaba abandonado y era tierra de nadie. En esos años se decidió que, aunque fuera una decisión polémica, la mejor medida era ponerle una cerca, un portón de acceso e iluminación al lugar para dar el primer paso en las tareas de revalorización.

A su turno, director de Medio Ambiente definió al parque: “este pedacito de selva es una reliquia en medio de una ciudad que crece día a día”. También sostuvo que es importante desde el punto de vista del patrimonio histórico. Cuando Yerba Buena era un cañaveral, hacia 1900, el actual jardín botánico era conocido como “el monte de las cocinas”. Esto porque en los meses de cosechas llegaban los obreros de los ingenios, con sus carretas y cocinas de hierro a leña, y armaban campamentos para comer bajo la copa de los árboles.

También hay varios mitos que circulan en torno al parque. Uno sostiene que Manuel Belgrano pasó por allí y el pequeño bosque del Percy Hill sirvió de amparo a los soldados del ejército libertador.

Días y horarios

El parque Percy Hill, ubicado en Perú al 1.100, se puede visitar de lunes a a viernes de 8 a 19 y los domingos de 15 a 19. No se cobra entrada. Rebeca Padilla y Mónica Vela Reina, guías del jardín botánico, cuentan que durante el año hay más que nada visitas guiadas para alumnos de todos los niveles. Además, dan clases de huerta ecológica. 

Distintos centros terapéuticos figuran también entre los que más recorren el predio. Hay vecinos que van a caminar, a leer o a pasear sus mascotas (siempre recomiendan que los animales lleven correa). 

Las autoridades solicitan la donación de libros para agrandar la biblioteca del parque. Los interesados pueden buscar información en el instagram @parque.percy.hill.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios